La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha notificado hoy al Ministerio de Sanidad cinco nuevos brotes de COVID-19 con 32 casos positivos y 60 contactos.

De los cinco brotes, dos se han producido en residencia de mayores y otros dos en albergues, y el quinto en el ámbito familiar/social. Una de las personas afectadas ha requerido ingreso hospitalario.

El primer brote se ha identificado en un centro socio-sanitario de Valdemoro con siete casos positivos de infección de COVID-19, todos residentes, y tres personas en seguimiento como contactos próximos de estos casos. Una de las personas con PCR positiva ha requerido ingreso hospitalario.

El segundo brote se ha producido en Madrid capital e igualmente en un centro sociosanitario, y ha generado siete casos positivos y 21 contactos en seguimiento. Todos los casos son usuarios estables del Centro.

El tercer brote se ha detectado en otro centro socio-sanitario ubicado en Torrejón de Ardoz, con el resultado de cuatro casos positivos y 18 personas en seguimiento. De los cuatro casos, una persona es un trabajador del centro y los otros tres casos positivos, residentes del mismo.

El cuarto brote notificado se ha producido en un centro socio-sanitario e igualmente en Torrejón de Ardoz, con cuatro casos y 13 personas identificadas como contactos próximos. Todas las personas con infección positiva a COVID-19, es decir, los cuatro casos, son usuarios del Centro.

El quinto brote se ha originado en Madrid capital y conjuntamente en los ámbitos familiar y social, con 10 casos positivos de COVID-19 y cinco personas en seguimiento como contactos. Los afectados son dos familias que acudieron a la misma actividad social.

El objetivo de la detección precoz es, una vez son confirmados los casos, transmitírselo a los técnicos de Salud Pública de manera inmediata, para que el seguimiento y control de los contactos sea inminente, determinando las medidas oportunas de control de los contactos, y evitar así la posible propagación y que dichos brotes sean de menor incidencia.

Desde la Comunidad de Madrid se recuerda a los ciudadanos la importancia de la responsabilidad individual en la adopción y control de las medidas higiénico-sanitarias para evitar la propagación de los contagios: La obligatoriedad del uso de la mascarilla, la frecuente limpieza e higiene de manos, bien con agua y jabón, o con gel hidroalcohólico; y la concienciación de que es una enfermedad que nos afecta a todos, independientemente del rango de edad.