• La Asociación de Cocineros y Reposteros entregará desayunos, comidas y cenas a familias sin recursos por causa del COVID-19
  • Han recibido garbanzos, aceite, espárragos y pistachos procedentes de una de las fincas del IMIDRA 

La Comunidad de Madrid ha donado más de 100 kilos de alimentos a la Asociación de Cocineros y Reposteros de Madrid (ACYRE Madrid). De esta manera la entidad podrá elaborar 400 menús, entre desayunos, comidas y cenas para 1.200 familias madrileñas sin recursos y paliar, así, los efectos de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 en la región.

El Ejecutivo regional ha entregado un total de 60 kilos de garbanzos, 30 litros de aceite, 15 kilos de espárragos y medio centenar de latas de pistachos procedentes de cultivos del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) en la finca La Chimenea (Aranjuez). De esta manera, ACYRE Madrid elaborará menús solidarios para reducir los efectos de la crisis provocada por la pandemia en las familias madrileñas con menos recursos.

La mayoría de estas familias están integradas en diez asociaciones que forman parte de la campaña #Ayundandodesdecasa puesta en marcha por la RED INNICIA, así como a una entidad que trabaja en el barrio madrileño de Lavapiés. Para llevar a cabo todo el operativo, ACYRE Madrid cuenta con el trabajo diario de voluntarios de su escuela, el restaurante Taramara y la pastelería La Barra Dulce.

Dentro del plan de apoyo al campo madrileño puesto en marcha por la Comunidad de Madrid, el IMIDRA también ha donado 451.000 plantones de diferentes especies hortícolas para que los agricultores puedan optimizar la producción de sus plantaciones destinadas al consumo. Además, y con agricultores de la región, han participado en tareas de desinfección de espacios públicos mediante la adaptación de tractores para esa labor. 

Los plantones, -200.000 de cebolla, 132.600 de tomates autóctonos de la región, 100.000 de pimientos, 12.000 de berenjena y 6.600 de melón- se pueden sembrar de forma inmediata. Junto a los plantones, el Gobierno regional también ha facilitado a los agricultores bioestimulantes sostenibles, desarrollados por una empresa española que colabora con el IMIDRA.