No es ninguna novedad que los antibióticos son de esos medicamentos imprescindibles para tratar infecciones de todo tipo. Lo que no se suele decir muy a menudo es que, más allá de los que podemos en las farmacias, existen los antibióticos naturales, y muchos de ellos son tan efectivos como los químicos.

Hemos elegido entre los muchos antibióticos naturales (plantas medicinales, hortalizas o tubérculos, etcétera) los más potentes y destacados. Al mismo tiempo, es bueno saber que son muy fáciles de encontrar, preferiblemente de origen ecológico .

Ajo, ese gran antibiótico natural

El ajo es uno de esos antibióticos estrella en el boticario de medicamentos naturales. Además, tiene la ventaja de que se puede encontrar en cualquier tienda de alimentos. Sus usos antibióticos van desde las infecciones de muelas hasta cualquier tipo de infección cutánea, para combatir parásitos intestinales y más. Por si fuera poco tiene propiedades antifúngicas, antiprotozoarias y es un potente analgésico.

Jengibre

El jengibre es ideal para tratar infecciones del aparato respiratorio, ya sean gripes, tos o cualquier tipo de infección de garganta.

Al igual que el ajo, es un destacado analgésico, antibacteriano, antiespasmódico,

antifúngico, y sus propiedades antiinflamatorias son geniales cuando además del malestar propio de una congestión hay dolores de pecho o anginas.

Romero

El Romero es uno de los antibióticos naturales más buenos que existen. Com sucede con el resto de la familia de las labiadas, además de aromática es una planta medicinal muy valiosa.

Uno de sus principios activos es el carnosol o ácido carnosólico, antimicrobiano muy potente que hace de esta planta una de las más importantes para tratar todo tipo de infecciones internas y externas.

Orégano

El orégano va muy bien para las infecciones del aparato respiratorio, ya que además de ser un antibiótico natural, tiene propiedades antiinflamatorias y antihistamínicas.

Tomillo

Al igual que el romero y el orégano, el tomillo es un antibiótico natural potente y es una de esas hierbas que no deben faltar en nuestra despensa. La infusión de tomillo para las infecciones de garganta es realmente milagrosa.

Es un antimicótico, además de antibiótico y antiinflamatorio. Ha demostrado ser realmente eficaz para contrarrestar las infecciones de la boca y la vagina del hongo Candida albicans.

Fresas

Es una de las frutas más populares. Se puede considerar dentro del grupo de bayas, sin embargo, destaca porque, a diferencia de las frambuesas, zarzamoras y arándanos, la fresa tiene las semillas por fuera. Es rica en vitaminas A, D y K , por ello, permite la prevención de resfriados y, gracias al alto contenido de agua que contiene, es una buena alternativa para hidratarse. Su consumo permite exfoliar, suavizar y limpiar la piel. Además, combate el estreñimiento y cuenta con propiedades antiinflamatorias.

Cebolla

Contribuye a evitar resfriados, ya que fortalece las defensas del cuerpo. Funge como un excelente diurético, debido a su alto nivel en potasio, combatiendo la retención de líquidos y favoreciendo la digestión. Su jugo permite hidratar la piel, quitando las manchas y eliminando el acné. También reduce el azúcar en la sangre y los niveles de colesterol.

Shiitake

Tiene un alto contenido de fibra y proteínas. Es anticancerígeno, previene infartos y mejora el estado de las arterias. Se recomienda para enfermedades respiratorias y puede contribuir en combatir infecciones víricas de los pulmones. Favorece la producción de células defensoras y apoya en el buen funcionamiento del aparato digestivo. Es rico en vitamina B y D, hierro, magnesio, selenio y zinc.