Nos hacemos eco de una tristísima noticia que nos ha llegado de la Tribuna del País Vasco. El famoso restaurante guipuzcoano Mugaritz, con 2 estrellas Michelín y en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo, ha presentado en Madrid un siniestro plato llamado “Feto en su líquido amniótico”, que quiere emular al cocido madrileño, cuando en realidad es una excusa para burlarse de la indefensión del no nacido.

Es un gel de habas con una almendra en la cabeza que cruje al morderla. Andoni Luis Aduriz, creador de este aberrante plato, dice que quiere sorprender con un tipo de belleza alternativa que sorprenda a las personas educadas en los formalismos. Estas repugnantes ideas están enmarcadas en la nueva temporada que tendrá como temática la belleza del esperpento.

Sin lugar a duda se trata de los signos de los tiempos posmodernos, en donde se trivializa con descaro contra los símbolos más sagrados como Dios y los santos o la vida humana. No se trata tanto de mala educación o mal gusto, de decadencia en las costumbres, sino que va más allá de cualquier límite ético y religioso, en donde se intuye una transgresión de carácter preternatural.