La Escuadra de Gastadores del Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54, haciendo “vista a la derecha”

En la colección fotográfica del Archivo del Reino de Galicia hemos encontrado estas interesantes instantáneas, sin datar, que recogen diversos instantes de la celebración de un desfile militar en la avenida de los Cantones de La Coruña.

Pese a no poder asegurarlo con absoluta certeza, creemos que se trata de la Jura de Bandera de los Reclutas del llamamiento de 1912, celebrada en nuestra ciudad el domingo, 17 de marzo de ese año.

La prensa local se hace eco, tanto en la edición de ese día, como en la de los previos, de la celebración del solemne acto de Jura en el paseo de Méndez Núñez, lugar habitual hasta 1914 donde se desarrollaba anualmente esta ceremonia.

Antes de continuar conviene colocarnos en contexto y para eso recurrimos al Anuario Militar de 1912, cerrado en enero de ese año, donde figura la guarnición de la plaza de La Coruña y los mandos que ejercían autoridad sobre ella.

La Coruña, capital indiscutible de Galicia, era cabecera, como lo fue durante muchos años, de la Capitanía General de Octava Región Militar que extendía su jurisdicción a las cuatro capitales de provincia gallega, disponiendo de guarnición de diferente entidad, además de en La Coruña, en las plazas de Lugo, Orense, Pontevedra, Ferrol, Vigo, Santiago y Tuy.

Ostentaba el mando de la Región Militar el Teniente General Amós Quijada Muñiz, fallecido, en el ejercicio del cargo, el 26 de abril de 1913. La jefatura del Estado Mayor de la Región recaía en el General de Brigada Ramón Rodríguez de Ibarra y el Gobernador Militar de la plaza de La Coruña y Subinspector de Tropas de la Región era el General de División Juan Ampudia López.

En La Coruña se ubicaba el Cuartel General de la 1ª Brigada, perteneciente a la 14ª División de Infantería (Pontevedra), cuyo mando lo ostentaba el General de Brigada Abelardo Arce Baúl y de esta Brigada se encontraba acantonado en la ciudad el Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54, con su base en el Cuartel de “Alfonso XII” o de “Atocha”.

Además de este laureado Regimiento, la guarnición de la plaza contaba con la presencia del Regimiento de Cazadores de Caballería “Galicia” nº 25, acuartelado en El Corralón-Zalaeta; el Regimiento de Artillería 3º de Montaña, con su Plana Mayor y dos Baterías en el Cuartel de San Amaro y el resto en la plaza de Melilla; la 8ª Comandancia de Tropas de Intendencia y la 8ª Compañía de Tropas de Sanidad Militar.  

Siguiendo el relato de la prensa, la Santa Misa se ofició, a las once de la mañana, estando situado el altar, decorado con trofeos militares, en el kiosco de la Música de Méndez Núñez, frente al Obelisco levantado en honor al político Aureliano Linares Rivas, en cuyas inmediaciones se situó la Música del “Isabel la Católica”.

Batidores del Regimiento de Cazadores “Galicia” nº 25, antes de iniciarse el acto

El Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” formó con un solo Batallón que se colocó, en el paseo central, frente al altar; detrás, dos Escuadrones del Regimiento de Cazadores de Caballería “Galicia” nº 25. A la izquierda del “Isabel la Católica” formaron las fuerzas pertenecientes a la 8ª Comandancia de Intendencia, 8ª Compañía de Sanidad y Cuerpo de Carabineros.

La formación de Reclutas se dispuso al lado de la Epístola y las Banderas y Estandartes de los Cuerpos de la guarnición -Infantería, Caballería y Artillería- se situaron, con sus respectivas escoltas, frente a los jurandos.

Suponemos que, por una omisión involuntaria, el redactor, no refiere la colocación que adoptaron las Baterías del Regimiento de Artillería de Montaña, presentes en el acto, que en otras ocasiones se situaban en la carretera que unía el Pabellón de Lino con los jardines.

El mando de la línea lo ostentaba el Gobernador Militar interino, el General Arce Baúl, jefe de la 1ª Brigada de la 14ª División de Infantería.   

Prestaron solemne juramento ante la Bandera de la Patria 152 Reclutas del Regimiento de Infantería, 130 de Caballería, 115 de Artillería y 62 de Intendencia.

El Juramento fue recibido, ante la Enseña del “Isabel la Católica”, por el Teniente Coronel Mayor del Regimiento, prestándolo los Reclutas ante sus respectivas Banderas y Estandartes, salvo los de Intendencia que lo hicieron ante la del de Infantería.

Cabe en lo posible, aunque no lo refleje la prensa, que también prestaran juramento Soldados de la 8ª Compañía de Sanidad, del Cuerpo de Carabineros e incluso de la Guardia Civil como en anteriores ocasiones.

A la conclusión de la Jura, las fuerzas participantes desfilaron ante el Capitán General que se encontraba situado, a caballo, delante del kiosco de la música de Méndez Núñez, retirándose por la avenida de la Marina y Rúa Nueva a sus respectivos cuarteles.

A la solemne ceremonia concurrieron, además de las primeras Autoridades militares, diversas autoridades civiles.

Por lo que refiere la prensa, la climatología deslució en alguna medida el acto debido a la presencia de la lluvia en algunas fases de la ceremonia, si bien la afluencia de coruñeses, como se advierte en las fotografías, fue notable, llenando las calles por las que discurrieron las tropas tanto al incorporarse al acto como con ocasión de su ulterior desfile ante el Capitán General.

Los Batidores del 3º de Artillería de Montaña, al paso frente a la Autoridad

El motivo de considerar como fecha válida la de marzo de 1912, lo fundamentamos en lo siguiente:

En primer lugar, como se advierte en la primera de las fotografías, la Escuadra de Gastadores del Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54 viste con el capote de color gris que fue reglamentario desde el 11 de septiembre de 1909 hasta el 19 de mayo de 1911, si bien, era costumbre que los cambios en las prendas de la uniformidad tuviesen un tiempo de cadencia con lo cual es perfectamente factible que, todavía, en 1912, incluso en 1913, siguiesen utilizando el capote de color gris.

Por otra parte, deteniéndonos a observar las fotos con detalle, se aprecia que los Guardias del Cuerpo de Seguridad, que cubren cordón en la carrera del desfile, visten con polaina corta negra que se corresponde con el nuevo uniforme del Cuerpo presentado en La Coruña en enero de este mismo año, 1912.

Finalmente, otro indicio que nos sirve para aproximarnos al año de datación de las fotografías lo encontramos en las columnas de soporte del tendido eléctrico del tranvía cuyos trabajos de colocación comenzaron en 1911 concluyendo en 1913, en que definitivamente la tracción eléctrica sustituyó a la animal en las líneas existentes.

Incluso, si nos detenemos a visionar las fotografías comprobaremos que las calles presentan claras muestras de lluvia e incluso en algún balcón se observa a sus ocupantes con los paraguas abiertos, en consecuencia, hay que descartar el año de 1911 como el de datación de la foto debido a los datos meteorológicos que refiere la prensa coruñesa y que señalan que, aquel día, el sol brilló de forma espléndida.

Otro dato que nos aproxima a la fecha es la identidad del General que manda la línea que, en 1911, fue el General de División Juan Ampudia López, Gobernador Militar de La Coruña y Subinspector de Tropas de la Región Militar, en tanto que, como hemos visto, el mando en 1912 los ostentó el General de Brigada Arce Baúl, Gobernador Militar interino, Jefe de la 1ª Brigada de la 14ª División que a fecha noviembre de 1912 ya no se encontraba destinado en La Coruña lo que tampoco hace factible que la fecha sea la de 1913 en que tampoco llovió.

Soldados del Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54 con mulos a su paso por el lugar que ocupa el Capitán General

Las fotografías que recogen el paso de la Escuadra de Gastadores del Regimiento de Infantería “Isabel la Católica” nº 54, la de los Sodados del mismo Regimiento con mulos, al igual que la de los Batidores de Regimiento de Artillería 3º de Montaña están tomadas en la Cantón Grande coruñés, dando espalda a la plaza de Mina, y se corresponden con el desfile celebrado tras la Jura; por el contrario, la de los Batidores del “Galicia” nº 25 de Cazadores de Caballería, está tomada en la avenida de la Marina, dejando tras ellos las Casas de Paredes, cuando la fuerza se incorpora al acto.

Las anuales Juras de Bandera constituían, en La Coruña, una jornada festiva, plena de fervor patriótico, que provocaba que miles de coruñeses se volcasen a las calles para victorear el paso de las tropas.