Estimado partido Vox:

Me llamo Eloísa López Abril, tengo veintitrés años y soy afiliada de Vox.
Desde que Vox surgió en el panorama político me identifiqué con él, pues era el único que defendía todo lo que pensaba y creía. Por eso, antes incluso de que Vox irrumpiera en el Congreso de los Diputados, me afilié al partido con el primer sueldo de mi primer trabajo. Estoy muy orgullosa de ello.

Como ya sabrán y tendrán más que comprobado, la educación española se distingue por su sectarismo ideológico y su penosa enseñanza en una amplia gama de contenidos. Ha sido gracias a la educación de mis padres y a la posibilidad de escuchar información veraz en medios ajenos a la subvención y supervisión partidista, lo que me ha permitido tener una visión objetiva y crítica con respecto a todas las mentiras que nos cuentan a diario. Gracias a esto he podido revelarme ante la velada y criminal intención de: disolver nuestra Nación, desprestigiar nuestra Historia, acabar con nuestras Creencias y Tradiciones, introducirnos una ideología marxista profundamente nociva (aquí incluyo las ideologías de género, LGTBI, racistas, etc)...

Por eso les ruego que no abandonen la lucha contra ninguna de estas causas, ya que son los únicos que las abanderan y que tanto necesitamos defender.
Por tanto, y para llevar esto a cabo, deben de apoyarse en los medios que realmente les defienden. Ni que decir tiene que los públicos y los de izquierdas no les apoyan, muy al contrario, llevan constantemente el cuchillo entre los dientes. Pero hay otros, como El Mundo, ABC o Libertad Digital, que tampoco lo hacen (la publicidad institucional es demasiado jugosa).
Pero, en cambio, tienen a otros que en verdad les dan voz, como El ToroTv, Rebelión en la granja, Estado de Alarma, El Correo de España...

Sobre todo me he dirigido a Ustedes porque ha llegado a mis oídos que tenían vetado al Correo de España. Espero que esto no sea cierto, y en caso de serlo, espero que cambien inmediatamente. Puedo asegurarles que es un periódico que comparte muchas de sus propuestas, que les defiende y apoya, que cuentan las cosas con rigor histórico y sin complejos (lo que tanta falta hace), que si en algún momento les critica va a ser para bien (no para hacerles daño, sino para que recapaciten en los errores que puedan cometer), etc. En fin, creo que he dejado clara mi postura. Ya bastantes enemigos tenemos en frente para que entre nosotros nos hagamos daño.

Espero que esta carta llegue a los responsables que se encargan de la gestión de los medios de comunicación.
Gracias por leerme y mucho ánimo para esta empresa tan importante que tenemos por delante.

Un afectuoso saludo,

Eloísa