Tip y Coll realizaron una actuación televisiva (creo que titulada "El Jefe"), donde Coll iba a solicitar un empleo a una oficina de la Administración. Recomiendo que visualicen dicho video (tiene una duración realmente asequible) porque, tal vez desde que fue emitido, nunca haya estado de tanta actualidad como ahora. 
 
Resumiendo, después de una pequeña entrevista en el habitual tono de estos humoristas, salía por la puerta de un despacho anexo a la estancia donde se desarrollaba la acción, el Jefe, que era un flamante burro con su chistera y perifollos al que saludaban efusiva y servilmente todos (Tip hasta le da un beso en el grupa cuando se iba). 
 
Traigo a colación este humor del ridículo, o del esperpento, porque en su época resultaría disparatado pero resulta que el esperpento se ha hecho realidad. Estos manirrotos cleptomanos que nos malgobiernan son unos inútiles que no saber hacer nada, pero agravan su falta de diligencia en los asuntos públicos con la imposición de unas políticas sectarias y liberticidas. Los burros cuya laboriosidad y relación con el hombre son legendarias no son capaces de hacer cosas malas, salvo que te den una coz o una mordida de burro por algún tipo de desavenencia, se dedican a ayudar al hombre, comer cebada y echar boñigas una vez digerida. Estas sabandijas gubernamentales, lo del verbo trabajar es contrario a su religión, en cuanto al comer y beber ahí si que no se privan de nada, y respecto de las boñigas las exhalan continuamente por la boca cada vez que la abren para mentir y vomitar sus desquiciados mantras ideologicos. En sus pervertidas mentes sólo caben la corrupción, la avaricia y la ignominia. 
 
Y, si es tétrico el panorama político, todos los emasculados mamporreros que les bailan el agua son aún peores, porque los primeros saben, a la perfección, a lo que están, pero los otros prostituyen su dignidad por un plato de lentejas o un puñado de euros. 
 
Leí u oí recientemente un cierto halago de un periodistillo hacia Iglesias, el hipócrita, por sus "reflejos parlamentarios" en una sesión de control en el Congreso que ante una intervención de Macarena Olona le respondía diciendo que, en la próxima ocasión, vendría armado con la palabra. ¡Que muestra de repugnante cinismo! Este carnuzo que ha alentado a sus bastardas huestes contra VOX por activa, pasiva y circunfleja, que ha insultado y menospreciado tanto a sus cargos electos como a sus votantes se pone "divino" en una sesión en el Congreso. 
 
Pues sí su arma es la palabra ¿para que lleva un guardaespaldas armado para hacer una sencilla compra doméstica en una tienda? y ¿porque tiene una compañía de la Guardia Civil para custodiar su casoplon o de cobertura personal en sus mal merecidas vacaciones? El día que llegue al averno esta alimaña hipócrita, Satanás vomitará de asco. 
 
P.D.: A la fecha de escribir esta Carta al Director, viernes 18 de septiembre, leo un titular, en un periódico digital, proveniente del entorno de Moncloa diciendo que Sánchez rescataria a la Comunidad de Madrid y que el gobierno de dicha Comunidad era un gobierno fallido ("Apartate que me tiznas, le dijo la sarten al cazo"). Estos asesorcillos del malpresidente quieren hacer pasar a esa sabandija viscosa y repugnante por el sursuncorda cuando la realidad es que es un fatuo impresentable al que da mala gana ver y oír. Si yo fuese Ayuso, cuando lo viese, en la reunión prevista para el lunes 21 de septiembre, le cantaba las infinitas felonias y traiciones que ha tenido el Ejecutivo hacia dicha Comunidad y, después, lo mandaba a hacer puñetas. Acto seguido convocaba elecciones en Madrid y así de paso le mostraba al emasculado de Casado, y sus flojainas acólitos, lo que es una persona con carácter (Ayuso, con sus defectos, se está mostrando como uno de los pocos restos de vida inteligente en ese partido de zombis melifluos que es el PP). Tal vez no ocurra pero es un pensamiento estimulante, al fin y al cabo, en 1808, todo empezó en Madrid ante la vergonzosa pasividad, y complacencia con los franceses, de las élites políticas, eclesiásticas y militares (estos socialpodemitas son aún peores porque quieren destruir a sus propios compatriotas y a su propio país). 
 
Por cierto que Madrid siga la desquiciada política sanitaria que habia instaurado el malgobierno, con restricciones de movilidad, confinamientos y limitaciones horarias creo que es un camino que no conduce a ningún lugar. Que este malgobierno haya hecho las cosas tan mal, desde hace más de seis meses, con estrategias equivocadas que han provocado muertes y ruina no debe ser nunca el guión a seguir (más vale fijarse en los países exitosos en el tratamiento de la pandemia), máxime cuando el malgobierno trata de desenterderse del problema, que han generado con sus medidas "superdrasticas" "jo tía", para endosarselo a las Comunidades autónomas.
 
¡No eran tan chulos, pues que apechuguen estos canallas! 
 
Los idiotizados esbirros de Podemas han convocado manifestaciones contra los confinamientos (imagino que será solo en Madrid, para fastidiar a Ayuso, a pesar de que se hayan instaurado en muchos otros lugares). Esta claro que la hipocresía de su amo se les ha contagiado a estos descerebrados alienados.