Primicia, para mis amigos, camaradas, hermanos y para quién quiera leerme.

 

¿Serán estos versos, sin medición, descolocados, sin rima, pero salidos de mi corazón, de mi alma; “Políticamente correctos”?

 

¡Hace ya unos 25 años y como desahogo propio, escribía, unos versos, salidos de mi mente atormentada, por ver a mi España decadente, robada y postrada. Salieron de mi corazón, salieron de mi alma!

 

Los tenía entre mis papeles, en tantísimos escritos patrióticos, que he escrito desde mi juventud, desde mi infancia. Allí en la oscuridad, olvidados, pero hoy han visto la luz y  los expongo al público, para quien quiera leerlos y opinar sobre ellos, lo haga:

 

¡MI ADORADA PATRIA!

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

 

¡Ay! mi ESPAÑA querida, cuanto sufro por ti.

 

Triste destino te espera, tus gentes te han abandonado,

no sin antes haberte insultado, escupido, vituperado, maldecido

 y chupado como sanguijuelas, tu bendita sangre,

otrora derramada en buena lid, en luchas, honores y lealtades,

sembradas y regadas, por todos los continentes.

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Admirada y bendecida por siglos de oro.

Tú ingente historia plagada de héroes.

Tú imperio respetado, querido y temido.

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Descubriste un nuevo mundo,

el orbe fue tuyo, lo tuviste a tus pies,

no lo pisaste y sí lo elevaste hasta el infinito.

 

Paseaste tus títulos, blasones, escudos,

Estandartes y gloriosas Banderas,

conseguidas en encarnizadas luchas y

batallas, reconocidas por doquier.

 

Siempre sola ante la adversidad, que supiste

defenderte con orgullo, con valentía,

contra todos los enemigos, a los que venciste,

a pesar de traidores que esperaban su festín,

en la máxima oscuridad, por la espalda

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Tus letras de oro brillan como las estrellas,

y están escritas en el Libro de la Historia.

 

Tus entrañas han dado innumerables valientes,

fieles a tu espíritu, a tu grandeza,

soldados y caballeros, todos ellos héroes,

durante siglos te han protegido,

amado y admirado.

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Todo tu esfuerzo ha sido en vano.

Es época de traidores, cobardes y mujerzuelas.

Todas ellas han ensuciado tu nombre, tu historia,

tú religión, tu espíritu, …., tu ser.

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

También has parido, sin quererlo, ni desearlo;

Bastardos, politiquillos de todo pelaje,

renegados y malnacidos,

carentes de dignidad, virilidad y valentía.

Ladrones, perjuros, ateos, traidores y mezquinos.

Verdaderos afeminados, te han hecho parecer

una desconocida. Estás sucumbiendo ante

una chusma, guiada por los más bajos instintos.

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Para poder cometer esta Alta Traición, esa Villanía

Esos gusanos, se valieron de una verdadera Revolución.

Disimulada y cacareada como la gran “Democracia”,

“La Carta Magna”, en manos ensangrentadas.

 

 

La más “maravillosa” Constitución mundial, decían.

Una obra parcial y maldita, realizada por traidores, marxistas,

revanchistas, separatistas, …, mal llamados Padres de la Patria,

cuando en realidad eran Padrastos del País ó más bien,

de diecisiete Países, en desigualdad de derechos;

Unos históricos, otros de nuevo cuño y el resto,

los más importantes de la historia, menospreciados y vejados

 

Mi querida ESPAÑA, mi ESPAÑA amada

Su Gloriosa Bandera, ha sido quemada, proscrita, arriada,

para que las tribus, sacaran e impusieran sus TRAPOS.

Su idioma maldecido y suplantado, en beneficio

de lenguas triviales, que nunca saldrán de sus límites,

A pesar de la complicidad de todos los medios; estatales, periodísticos y afines.

Su Religión, la que Evangelizó a medio mundo,

compartida con otras dispares y contrapuestas.

El complot ha sido unánime y los beneficios para los malhechores

 

¡¡Pobre ESPAÑA, la ESPAÑA mía!!

Tu Bandera arriada, por Trapos inventados

Tú Himno silenciado, acallado, … y encima,

oscurecen su bellísima letra o dicen que no tiene.

Tú SAGRADA UNIDAD destruida y repartida entre tribus de taifas

Tú Religión, escupida por ateos y agnósticos, sin principios.

Tú Educación, marchita y prostituida.

Tu Inmensa Historia, olvidada, despreciada,

amputada, manipulada y repudiada.

Tú, Idioma sustituido por lenguas caseras, cavernícolas, desconocidas.

 

¡Ay! mi ESPAÑA querida, cuanto sufro por ti.

Mi histórica y Vieja Patria,

No mueres por anciana, sino por enfermedad.

Te han contagiado sádicas mujerzuelas.

¿Dónde está, ese añorado antídoto que te salve?

 

Tú, mi España, amada, que te alzaste al cielo, por tus miles de

Héroes y Heroínas, que por ti, dieron su Bendita sangre.

Tú, que curaste sus heridas físicas y mentales.

Tú, que les diste riqueza y esplendor.

Tú, que les otorgaste el perdón.

Tú, que estuviste siempre a su lado,

cuidándoles, mimándoles, queriéndoles,

para que ahora te paguen con falsas monedas,

como fariseos, cobardes, perjuros e indeseables.

 

Mi querida España, mi España amada

¡Ay! mi ESPAÑA querida, cuanto sufro por ti.

 

 

 

A LA PATRIA - José de Espronceda