A Barcelona fui

el pasado domingo

para asistir a misa tradicional.

A Barcelona fui

el domingo desde Palma

para darle alimento a mi alma.

En la modesta capilla

de La Fraternidad*

ofició el Padre Utrilla,

dándonos un sermón

de divina inspiración.

Después de misa comí

con mis buenos amigos

Javier Navascués y José Luis Escobedo

en encuentro necesario

de correligionarios.

Y mi estancia concluí

con José Luis visitando

la Sagrada Familia de Gaudí,

que gracias a su guía

con ojos más cultos vi.

Volveré, volveré,

volveré si Dios quiere otros domingos

a Barcelona desde Palma

para darle alimento a mi alma.

 

*Fraternidad Sacerdotal San Pío X