En primer lugar, corregir mi error en el anterior artículo sobre Cataluña. Les conté como nos han enseñado a bailar pasodoble (la música de la tauromaquia), aparte de otros bailes tradicionales españoles en el primer colegio en que estuve (en la comarca de la Ribera del Ebro; en pleno interior rural catalán). En lugar de escribir “nos han enseñado”, había puesto “no han enseñado”. Espero que, y por el propio tono y propósito del artículo, haya habido lectores que se dieran cuenta del error, por el que pido perdón a todos los lectores y al propio medio.

En esta segunda parte les contaré como ha sido mi experiencia, en los dos colegios a que he ido (habrá otro sobre la secundaria); intentando esclarecer ciertos aspectos y disipar las posibles sospechas de adoctrinamiento en Cataluña (insisto, hablo de mi experiencia), que les he de decir que en ciertos medios se imputa a la enseñanza, sin disponer de pruebas y sin disponer de testigos con una visión objetiva.

Antes que nada, subrayar que en esta etapa, no por un motivo especial, el 99% de los profesores que he tenido han sido catalanes y con el catalán como lengua materna. De entrada, aparte de algún caso aislado (y no en una clase normal), nadie nos ha hablado de una nación catalana, una supuesta historia de una Cataluña independienteuna supuesta causa patriótica catalana en la Guerra de Sucesión,  ni ninguna otra de la invención de algunos independentistas.

En cuanto al contenido del plan de estudio, a groso modo (y lo que yo recuerde), ha tenido la siguiente composición: 1) 4o de Primaria: Geografía de Cataluña y España; instituciones a nivel nacional y autonómico actuales; sectores de la economía. 2) 5o de Primaria: Historia antigua general; Historia Medieval; geografía continental y mundial. 3) 6o de Primaria: Historia Moderna y Contemporánea de España y mundial.

Es de interés lo que dimos en 6o de Primaria (yo personalmente en un colegio de Cambrils, con una profesora catalana). Hemos repasado toda la historia de España (también del arte; además de la cultura), desde los Reyes Católicos hasta la actualidad (pasando por Carlos I y Felipe II; Felipe V; la Constitución de Cádiz; el XIX; la Guerra Civil y el Franquismo). En ningún momento nos han hablado de una nación catalana ni de su supuesta historia nacional independiente. Tampoco se nos ha enseñado la Guerra Civil a partir de la distorsionadora división entre “buenos y malos” (yo en mi carrera he visto como ningún conflicto tiene “buenos o malos”, si no que concurren diversas circunstancias que empujan hacia el conflicto); habiéndose explicado esta parte de una forma totalmente correcta;  sin maquillarse aspectos relacionados con un bando determinado. El curso en cuestión ha sido extraordinariamente provechoso, y con una capacidad de síntesis por parte de la profesora, realmente admirable.

A nivel general, y por lo que he visto (hablamos de la primaria), si ha habido, éstas han podido tener que ver mayormente con el factor temporal y por el diseño del propio plan. Tampoco es necesario explicar ha niños detalles que no corresponden a su nivel educativo.

A partir de los que les he explicado, ustedes mismos han de formularse sus propias conclusiones, intentando no dejarse llevar por prejuicios (como SÍ me ha pasado, y de forma constante, a mí mismo).