Señores, este fue uno de los muchos artículos que escribí en el “Heraldo Español”, que yo había fundado y que dirigía, por su similitud con lo que está pasando aquí y ahora 40 años más tarde. 

PUES, aunque ustedes no lo crean tengo que confesar (y lo confieso) que yo no estuve presente en el incendio de Roma que provocaron los cristianos aquellos de la "extrema derecha"... pero, sí he leído que cuando Séneca se acercó a Nerón para recriminarle su acción (sí, porque todo el mundo sabía que lo de la "extrema derecha" sólo era un pretexto y un ''montaje político" para desviar la atención de los romanos del desgobierno y el caos que se les venía encima) el ya César se limitó a decir entre cánticos y música:

-¡Oh, Séneca, Séneca... ¿por qué te atormentas? ¿No lo ves? ¿No ves que aquí no pasa nada? Roma está ardiendo, pero Roma es grande, y el mundo entero se asombrará de este gesto.

Señores, seamos serios... (y usted, señor dibujante, no sea tan pesimista ni tan desestabilizador) que ¡aquí no pasa nada!

España se está hundiendo en el abismo, pero España es grande y el mundo entero aún está asombrado de ver cómo hemos sido capaces de sacudirnos el yugo de la Dictadura y entrar en el paraíso democrático sin tener que quemar ni una iglesia ni un convento.

Señores, seamos serios... que ¡aquí no pasa nada! y lo que pasa sólo son invenciones de unos cuantos locos de la "extrema derecha" que siguen aferrados a sus privilegios y a sus bicocas.

Pero...

Nada, hombre, nada. Puras invenciones de unos cuantos agoreros que añoran las cadenas de la Dictadura y las torturas de la policía franquista.

Oiga, pero usted no me podrá negar que el terror...

Naturalmente, que no. Pero, tampoco usted me podrá negar que eso del terrorismo no es exclusiva de la gran Democracia española... porque usted sabrá que hasta los Estados Unidos tienen también su cupo de terrorismo. Créalo: esto de la ETA y del GRAPO es como un juego de niños... ¡ya verá, ya verá como acaban cansándose! Y entonces todo irá sobre ruedas.

Oiga, pero ¿y el paro?... porque el paro alcanza ya cotas peligrosas...

¡Nada, hombre, nada! Eso del paro es el cuento de la lechera. De cuando en cuando hay que remover las cifras para que no decaiga el espectáculo. Si lo sabré yo. ¿Y lo divertido que resulta hacer cábalas sobre lo que podremos hacer cuando no tengamos paro?... ¿eh? Usted eche cuentas y verá. Yo le aseguro que el día que no haya paro haremos más pantanos que Franco… ¡y si no al tiempo! Además: ¿para qué sirven los pantanos?

 

Captura_de_pantalla_2021-02-08_a_las_21.20.21 

OIGA, pero ¿y la corrupción? Porque no me negará usted que ahora se lo están llevando en seco… Hombre, no es para tanto. Millón arriba millón abajo, el hecho es que alguien tenía que pagar el haber traído la Democracia. ¿O no? Pues, lo justo es que pague el pueblo. ¿No querían libertad? Pues, la libertad, como los tomates, hay que comprarla. Además: usted ¿qué quiere? Que nos hayamos pasado media vida en la cárcel y ahora nos pudramos sin un duro en el bolsillo... Oiga, que somos de izquierdas pero no "gili..."

Por favor, no. Deje usted tranquilos a los lectores. ¡Eso, en Televisión española! ¡Eso para la Carmen Maura!

Mire, a ver si nos aclaramos, porque ustedes los "ultras" siempre están con las mismas: que si el terrorismo, que si el paro, que si el caos económico, que si la corrupción, que si los partidos políticos, que si los marxistas, que si los atracos, que si los robos, que si las violaciones, que si el divorcio, que si el aborto, que si Suárez, que si los traidores, que si los camaleones... Pues, ¿sabe lo que yo le digo?.... ¡que a ver si salen menos a la calle y leen más periódicos! ¡Ah, y televisión! Sí, eso es lo que tienen que hacer: ver mucha TVE.

Que ¡aquí no pasa nada!... aunque a ustedes les fastidie. Que aquí lo único que está pasando es que, por fin... ¡ay, por fin! podemos disfrutar de la libertad y de la Democracia.

Oiga, pues el pueblo no dice lo mismo que usted.

¿El pueblo? Y a nosotros ¿qué nos importa el pueblo? El pueblo, ¡que vote! que es su misión.

Oiga, pero eso no es lo que ustedes decían antes…

¿Antes? Pero, ¿es que usted me ha tomado a mí por tonto? Antes se dijo lo que había que decir y ahora se hace lo que hay que hacer… ¡La Historia no la hacen los pueblos, sino los revolucionarios!

O los pillos ¿verdad?

 Captura_de_pantalla_2021-02-08_a_las_21.20.21

NATURALMENTE, ya no quise seguir el "diálogo" y me fui casi convencido de que mi perro no era un perro.

Y digo "casi" porque me quedaba por ver lo que decían las "Derechas". ¡Claro, que cualquiera adivina aquí y ahora quiénes son las "Derechas"!

Oiga, amigo mío, a usted lo que le pasa es que se ha quedado anclado en el siglo pasado. ¡Hay que evolucionar , amigo mío, hay que evolucionar!

Pero, bueno, respóndame a mi pregunta: ¿España va bien o va mal? ¿Se hunde o no se hunde?

¿Lo ve usted, amigo mío, lo ve usted? Lo que a usted le pasa es que usted no ha evolucionado, que sigue en las montañas nevadas. ¿Que hay terrorismo? Naturalmente, pero menos del que esperábamos. ¿Que hay paro? Naturalmente, pero esas son las reglas del juego. ¿Que hay autonomías?... Naturalmente, pero para eso está la Corona, para agrupar en un solo Estado las distintas y diversas nacionalidades: ¿Que hay corrupción?... ¡Pues, como siempre!... Desengáñese, amigo mío, desengáñese: todo lo que está ocurriendo es normal. Es el precio de la Democracia... porque no querrá a estas alturas volver a la Dictadura y al general, ¿verdad?

Pero, bueno, ¿por qué no me responde a mi pregunta? "Esto", es decir lo que queda de España, ¿se hunde o no se hunde?

Oiga, amigo mío, ya está bien de catastrofismos... ¿Sabe lo que le digo? Que a mí "plin"... porque si las cosas ocurren como usted dice yo cojo el avión y me marcho. Mire, para que se entere: aquí no pasa nada.

 

BUENO, hombre, bueno. No se ponga usted así. Que a lo mejor el que está equivocado soy yo y que todo eso del terrorismo, del paro, de las independencias, del caos económico, del avance marxista, de la corrupción democrática y hasta lo del señor Suárez son figuraciones mías... ¡o a lo mejor es que lo he soñado!

En fin, que aquí no pasa nada… y si pasa es que yo lo he soñado.

Por cierto, ¿habré soñado también esta enfermedad que hoy me atosiga? ¿Será que mi pierna derecha no se ha enterado de que, de verdad, ha llegado la Democracia y que aquí no pasa nada?

Bueno, pues si España va cojonudamente (con perdón); si la Democracia ha llegado y si la libertad es para todos... ¿qué hago yo aquí y por qué no atiendo el consejo de los médicos?

Pues ¿saben lo que les digo? Que en vista de lo visto me marcho a curar mis males y aquí paz y después gloria. Así que no cuenten conmigo en una temporada.

Que ¡aquí no pasa nada! Y si pasa ¿a quién le importa?