De entrada tengo que decir que yo no creo en eso de los astros, ni en las cartas, ni en los dados de la suerte, ni en brujas (aunque las "haylas") ni en los milagros (salvo en aquellos de Jesús), pero lo que les voy a contar no es ningún cuento... tanto es así que aquí me tienen, en esta Nochevieja del 2020, esperando con angustia que suenen las 12 campanadas que anuncien el nuevo año, o sea el 2021, y me libre de mis dudas.
                   Bueno, les cuento lo de mi "Carta Astral".
           Hace unos 50 años llegó a "Pueblo" un matrimonio (mitad argentino-mitad alemán) ofreciendo hacer para los lectores la "Carta Astral" y para que yo apoyara su proyecto ante el Director me hicieron la mía, sin yo saber ni siquiera lo que era eso... y a los pocos días me entregaron un librote de páginas enormes y llena de gráficos, flechas, mapas, brújulas y cosas raras y unos cuantos folios escritos. Yo ni los leí... y al final no se les contrató, porque por la cosa querían cobrar una Cibeles. Pero, pasó el tiempo (coño, más de 30 años) y un día, en uno de los cambios de domicilio que me tocó vivir en Madrid, me topé en un cajón de la biblioteca con el fajo de folios de mi virgen "Carta Astral" y por curiosidad le eché un vistazo... y ¡joder! a medida que iba viendo y leyendo los pelos se me iban poniendo como escarpias, porque todo lo que la extraña pareja habían señalado entre astros y planos, y círculos y esferas, como posibles sucesos de mi vida y la de los míos se había cumplido casi con exactitud de días o meses... y entonces sí quise saber lo que era realmente una carta astral y por internet supe que "una carta astral es un diagrama usado por los astrólogos que representa, desde una perspectiva geocéntrica, las posiciones planetarias, con la finalidad de realizar bajo un cierto número de técnicas interpretaciones psicológicas e incluso predecir el futuro de las personas"...(¡toma ya!)

                    ¡Dios, pero lo que se me quedó más grabado es que me anunciaban que yo moriría un año que terminase en CERO  o que cumpliese años terminados en CERO!... así que ya pueden imaginarse cómo pasé el año 2010, que además cumplía 70, al menos hasta que sonaron las 12 campanadas anunciando la llegada del nuevo año, que ya terminaba en UNO, y yo seguía vivo y festejando el error de mi pareja argentino-alemana... y cómo estoy esperando que se nos vaya del todo este 2020 (que además ha sido un verdadero "anno horribilis") y más cuando pienso que mi admirado Don Miguel de Unamuno se murió cuando ya tenía en sus manos las 12 uvas del nuevo año.
                     Claro, que también me consuela saber   (así me consolaron los míos aquel 31 de diciembre del 2010) que si pasaba tendría una prórroga de otros 10 años, y como así ha sido ahora no las tengo todas conmígo hasta que cruce  la línea roja de las 12 de esta noche (¡ y me quedan 3 horas!.
                     ¡¡¡ Jó macho !!!... con mi "Carta Astral".
                     Bueno, pues que ustedes lo pasen bien este año que entra, o al menos mejor que este que se va. ¡¡Esperemos!!!.