-------------

No soy demócrata porque veo

del demos la calidad.

(Si hubiese una mayoría

de justos entonces sí

que demócrata sería).

No soy demócrata porque el número

de tontos es infinito, como dice la Biblia.

No soy demócrata porque democráticamente

a un asesino se decidió

dejar libre y matar a Dios.

No soy demócrata porque la democracia,

Borges dixit, es un abuso de la estadística.

No soy demócrata porque creo

que todo orden cabal

una jerarquía debe respetar.

No soy demócrata, en fin,

porque a las pruebas me remito:

allí donde hay democracia

el Demonio encuentra el lugar

perfecto para sembrar

su cizaña y el caos.