Comenzando por los feministas que han montado Irene Montero y sus coriáceas y Doña Carmen Calvo y las suyas

 Un repaso exhaustivo del “Contubernio económico” realizado por Julio Merino, que se ha montado la Izquierda para comprar con dinero público a media España

 El nuevo negocio político que nace y crece al calor del dinero público gracias a la extensión de la llamada “ideología de género”

 

 

Señores, lo de los “chiringuitos” del feminismo y de la LGTBI es para que se  cayesen las columnas y el templo. Es increíble la lista de asociaciones, plataformas, grupos y entidades sin fin que se han montado a lo largo de la geografía española para crear un “clientelismo” verdaderamente de escándalo. No debe extrañar que algunos economistas digan ya que el gran negocio de España está construido en torno a la mujer. De ahí que no resulte extraño que la socialista Carmen Calvo y la comunista Irene Montero estén en permanente conflicto por el control de ese mundo.

Cientos de millones de euros, tal vez miles, dedicados a tareas inútiles en muchos casos y asociaciones que no son otra cosa que pantallas para esconder los verdaderos objetivos de esa riada de euros.

LA “LGBT + (IQAK)” ES UNA MINA DE ORO

Y los datos están al alcance de quien los quiera recoger en el “Club de los Viernes” o en las mismísimas “Fuentes Oficiales del Ministerio de Igualdad”.

Investigar lo que hacen y lo que distribuyen los “entes” montados por los Partidos a través de las Comunidades Autónomas es tarea de agentes 007

  • Institutos de la mujer.
  • Institutos de igualdad.
  • Direcciones generales de igualdad y mujer.
  • Direcciones generales de participación y equidad.
  • Direcciones generales de economía social.
  • Consejerías de igualdad.
  • Consejerías de libertades públicas.
  • Consejerías de participación ciudadana.
  • Agencias de la igualdad.
  • Secretarías autonómicas de inclusión.

 

Al final todos estos organismos consumen una cantidad ingente de recursos destinados a mantener grandes plantillas y regar de subvenciones a asociaciones y fundaciones amigas.

Y es casi imposible seguirles la pista a los millones conseguidos por el sistema que las Instituciones Oficiales siguen.

El truco consiste en recibir muchas pequeñas cantidades desde múltiples instituciones. Sólo tenéis que recordar el entramado de entes subvencionadores relatados en el primer punto.

 

España es el quinto mejor país del mundo para ser mujer

 

 

Así se manipula la realidad y los entes creados

Si uno atiende a los mensajes feministas propagados por los medios -medios bien regados de publicidad institucional-, las mujeres en España viven en un estado de miedo continuo. El problema es que la realidad es muy diferente. En los siguientes gráficos figuran las víctimas de los principales tipos de delitos violentos.

Nota: Se computan datos provenientes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Foral de Navarra y policías locales que proporcionan datos al Sistema Estadístico de Criminalidad. No se incluyen datos de la Ertzaintza ni de los Mosos d’Esquadra

 

No conviene olvidar que España tiene la segunda tasa más baja de homicidios de la UE (0,63 por cada 100.000 habitantes) solo por detrás de Austria (0,47), La media de la UE es de 0,99 homicidios por cada 100.000 habitantes. Y muy lejos de la media mundial que es 5,4.

España es el tercer país de la UE-15 con el índice de criminalidad más bajo, aquí se cometen 44,3 infracciones penales por cada 1.000 habitantes frente a las 61,3 de media de la UE, o las 147,9 de Suecia el “primero” del ranking.

Si atendemos a los delitos violentos solo en los casos de agresiones sexuales las mujeres son las grandes perjudicadas.

En cuanto a violaciones, España tiene una tasa de 2,69 violaciones por cada 100.000 habitantes, muy lejos de las 64,06 que registra Suecia, las 42,89 de Noruega o las 29,42 de Dinamarca, países nórdicos que la izquierda en general suele usar como ejemplo para todo.

Con los datos en la mano, no parece que la mujer deba tener una especial protección, muy al contrario, si alguien debería pasear con miedo por la calle son los hombres y no lo hacen, porque se sienten razonablemente seguros. Se sienten seguros porque tal y como demuestran los datos, cada vez se producen menos delitos, las tablas muestras una clara mejoría en el período seleccionado, mejoría que es aún mayor si retrocedemos 20 o 30 años.

Sin embargo las subvenciones a asociaciones y fundaciones bajo el pretexto de ayudar a las mujeres, se han convertido en un próspero negocio. Negocio mantenido desde nuestros pequeños reinos de taifas a los que cariñosamente llamamos comunidades autónomas. Un negocio al que han dedicado 103.867.476,73€ en 9.712 subvenciones desde 2014.

Nos complace reproducir por su interés, aunque los datos estén muy superados los últimos años, el informe que Joaquín Hernández publicó en “Vozpopuli” el 13 de julio de 2019, cómo funciona económicamente el colectivo LGTBI:

"La pelota está en el tejado de la Administración Pública, nosotros haremos todo por seguir ofreciendo el servicio a la comunidad que hemos ofrecido hasta ahora, y confiamos en que si pasa algo, la gente reaccione", dicen a Vozpópuli desde Cogam, la ONG madrileña pionera en representar al colectivo LGTBI y protagonista en la organización del Orgullo.

El discurso agresivo de Vox, más cerca que nunca de entrar en el gobierno de la Comunidad de Madrid, con lo que considera un "chiringuito sectario", ha puesto en el ojo de la tormenta a esta organización sin ánimo de lucro contra la que también ha cargado en las últimas horas el PP. "Es un chiringuito de estómagos subvencionados que ya no representan a casi nadie", dijo el dirigente popular y reconocido homosexual, Iñaki Oyarzábal, refiriéndose a los organizadores del Orgullo, tras el 'veto' anunciado por la propia Cogam a que participen con carrozas propias en la cabecera de la manifestación del Orgullo Gay aquellas formaciones que alcancen pactos con la "extrema derecha" que, entienden, encarna Vox.

“Si retiran las subvenciones, tendrán que explicar si es por motivos políticos o técnicos"

Grande-Marlaska: “El dolor tras mi salida del armario fue personal e intransferible”

Felizmente casado con el funcionario Gorka Gómez, profesor de inglés y español en un centro para adultos, nos recibe en la sede del ministerio

 

"No pensamos en lo que pueda pasar, es cierto que nuestro personal y nuestros proyectos penden en gran medida de subvenciones públicas, pero también lo es que las subvenciones son a iniciativas que han pasado una evaluación técnica. Si retiran las subvenciones, tendrán que explicar si es por motivos políticos o técnicos", responden desde Cogam a este periódico.

La entidad sin ánimo de lucro, fundada en 1986 y declarada de "utilidad pública" en el Boletín Oficial del Estado durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, remarca que lleva tiempo prestando un "servicio" a gente "a la que no llega lo público": "Atendemos a cada vez más personas que, ante el tono agresivo y los mensajes de odio que están adoptando algunos políticos e instituciones, desisten de recurrir a los organismos públicos, como así también a personas que se encuentran en una situación irregular y que por tanto, prefieren recurrir a nosotros". 

La ONG tiene un patrimonio neto que en 2017 superó por primera vez el millón de euros. Sus ingresos dependen, en su mayor parte, de subvenciones públicas, tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento de Madrid - este último le subvenciona por organizar actividades en torno al Orgullo, entre ellas, la manifestación principal del sábado, al igual que a la 'más joven' Federación Estatal del LGBT -.

Solo en 2017, los ingresos por la vía pública de Cogam ascendieron a los 285.945 euros. "La realidad es que atendemos a un colectivo minoritario, no se nos puede comparar en términos de financiación privada con otras ONGs, como la Asociación Española Contra el Cáncer o Cruz Roja", justifica un portavoz. "Nuestros ingresos propios permiten financiar nuestro local central y nuestros gastos corrientes, como las pruebas rápidas de VIH que ofrecemos, pero es cierto que precisamos de las subvenciones para financiar nuestro personal y las herramientas necesarias para sacar adelante los proyectos".

Entre esos proyectos aparecen programas de asesoramiento para afrontar el 'positivo' de las pruebas VIH, de atención psicológica y jurídica a las personas del colectivo LGTBI y trabajadores del sexo, y de charlas, cultura y educación, en más de 80 institutos de la Comunidad. "Hemos repartido medio millón de condones, atendido con periodicidad semanal a más de 700 trabajador@s del sexo, ayudado a cientos de enfermos de sida, impartido charlas para más de 5.000 alumnos, atendido a miles de personas en información, manteniendo reuniones semanales de grupos específicos, realizando actividades de ocio (más de 1.000 personas han acudido a las marchas senderistas)", dice la ONG en su web en la presentación de su memoria de 2016. 

Según precisan desde la entidad a este periódico, Cogam emplea a entre dos y siete "técnicos" cada año para que tutelen los proyectos. Un máximo de cinco encarnan la partida de "personal" a la que la ONG destinó 103.064 euros en el ejercicio 2017. "Son trabajadores sociales que merecen un sueldo digno", remachan desde la entidad. 

"Un recorte de las subvenciones afectaría de manera significativa al funcionamiento corriente de la Asociación"

Precisamente las cuentas de ese ejercicio, el 2017, son las que han llevado a la auditora Panaro Audit a advertir de que, "el 66% de los ingresos totales de la Asociación, corresponden a subvenciones (...) surge el riesgo de que el funcionamiento ordinario de la Asociación dependa, fundamentalmente, de las asignaciones presupuestarias anuales que los Organismos Públicos conceden en forma de subvenciones y convenios de colaboración... Un recorte de las mencionadas aportaciones afectaría de manera significativa al funcionamiento corriente de la Asociación".    

Así, desde la ONG respondían sobre ese riesgo haciendo hincapié en el 'elevado' grado de cumplimiento de los objetivos correspondientes a las subvenciones recibidas, las perspectivas de la dirección en torno a la obtención de nuevas subvenciones y el desarrollo de actividades que ayuden a la obtención de ingresos que no dependan de los organismos públicos: donaciones y ahorro.

"Somos conscientes de que puede llegar el momento en que no recibamos subvenciones y por eso poco a poco hemos empezado a prepararnos para una eventual época de vacas flacas", afirma un portavoz. Ya las cuentas del ejercicio 2017 reflejan un excedente de actividad de 105.767 euros. 

Continuará...