La Comunidad de Madrid va a poner en funcionamiento a partir del próximo lunes un total de 250 nuevas plazas en 35 Centros de Día de la región, que proporcionan atención especializada a personas mayores en situación de dependencia. Así lo ha anunciado la consejera de Familia, Juventud y Políticas social de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, durante su visita al Centro de Día Casa de las Flores, una de las instalaciones que se beneficia de este incremento de plazas.

“Estos espacios son muy importantes para los mayores dependientes, ya que gracias a ellos pueden mejorar su bienestar físico y emocional, aliviar la presión sobre los familiares cuidadores y prolongar su permanencia en su entorno habitual”, ha señalado la consejera, que ha podido intercambiar impresiones con algunos de los usuarios y de los profesionales que les atienden.

Estas 250 nuevas plazas, que suponen un coste anual superior a los 2,3 millones de euros, están repartidas por un total de 35 residencias ubicadas en 18 municipios de la región (Alcobendas, Alcorcón, Alpedrete, Aranjuez, Arganda del Rey, Griñón, Leganés, Madrid, Móstoles, Navalcarnero, Parla, Rivas-Vaciamadrid, San Martín de Valdeiglesias, San Sebastián de los Reyes, Valdemoro, Velilla de San Antonio, Villanueva de la Cañada y Villarejo de Salvanés).

Con esta actuación, la red cuenta ya con un total de 7.471 plazas sostenidas con fondos públicos en 159 Centros de Día de la región. Según los datos de información estadística del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, la Comunidad de Madrid ocupa el primer puesto en número de personas atendidas en estos recursos, por delante de Andalucía y Cataluña.

Los usuarios de este servicio de atención especializada diurna son personas de más de 60 años con graves limitaciones de su autonomía personal, una edad que se reduce a 55 años en el caso de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer.

Los Centros de Día, concebidos para prevenir el deterioro físico y cognitivo, contribuir a conservar y recuperar la autonomía personal, mantener a los mayores en su medio habitual de vida y apoyar a las familias, les ofrecen servicios de manutención, cuidado personal, control y protección, actividades lúdicas y rehabilitadoras, atención geriátrica y transporte.