Hoy domingo vamos con toda la artillería. Tengo la dicha de entrevistar nuevamente a nuestro director, Eduardo García Serrano, que como siempre que habla, de la Patria hace su nombre engrandecer. Espero que los lectores al oír del cañón el estampido les haga su sonido enardecer. Eduardo hace balance del primer año de El Correo de España y habla sin tapujos de la actualidad española repartiendo estopa a quién se lo merece.

Aunque ya era director de El Correo de Madrid, ¿Cómo valora este primer año al frente de El Correo de España?

El primer año de cualquier empeño es siempre el de despegue. Con la magnífica tripulación de ECDE alzar el vuelo ha sido una maniobra digna de pilotos como Ramón Franco, García Morato o Ruiz de Alda. Espero que en breve ECDE sea digno de ser considerado el Plus Ultra y la Escuadrilla Azul de la prensa patriótica. Esa es nuestra vocación y nuestro destino.

“La Monarquía actual es como una escopeta de perdigones en la batalla de Stalingrado”

 

Aunque usted no es de los de llorar, si que es cierto que hay que denunciar con contundencia el miserable veto en las redes sociales que objetivamente ha castrado vilmente el crecimiento de la página con el consiguiente perjuicio...

No, ni yo ni ninguno de los que hacemos ECDE somos unos llorones. Estamos sometidos a un cerco financiero, a un boicot publicitario y al democrático silencio de las RRSS. Todo ello lastra el ritmo y los plazos de nuestro crecimiento. No nuestro crecimiento. Nos perjudica pero no nos derrota. Sabíamos a lo que nos enfrentábamos. La ruindad de los que nos boicotean, nos cercan y nos silencian está en su naturaleza, en sus mapas genéticos, en la profesión de sus mamás y en la ignota personalidad de sus papás. Los que hacemos ECDE no buscamos césares entre la chusma, ni caballeros entre los gallanes ni decencia profesional en el burdel subvencionado de la prensa española. No lloramos ni nos lamentamos. Luchamos y trabajamos.

Al margen de esto obviamente ECDE no podría competir nunca en números con los medios masivos subvencionados del Sistema, pero sí ser líderes en veracidad, valentía y calidad.

Yo no busco competir con la puta de Babilonia, que es la bien llamada prensa de derechas. Como dijo el Caudillo de los republicanos al inicio del Alzamiento “lo tienen todo menos la razón”. La puta de Babilonia, efectivamente, lo tiene todo menos la razón, aunque tengan a Marhuenda. Por tontitis democrática se han convertido en los segundones de la prensa de izquierdas. Nosotros escribimos y luchamos en el territorio de la Verdad y de la Historia, ellos chapotean en el albañal de los dogmas de las mentiras de consenso. A ellos les va económicamente muy bien, a sus bolsillos quiero decir, y nosotros las pasamos canutas, entre otras cosas porque los apoyos con los que contamos se pueden contar con los dedos de la mano... de un manco.

“No busco competir con la puta de Babilonia, que es la prensa de derechas”

El Correo de España tiene ya un buen número de firmas de prestigio y no cesa de incorporar nuevos autores para seguir mejorando. ¿A quién ficharía si pudiera? ¿O ya le gusta la plantilla con la que cuenta?

Tenemos magníficos colaboradores. Cuando no tienes dinero para fichar tienes que marcar el paso al ritmo de esa maravillosa marcha militar que es Los Voluntarios, y a sus compases van viniendo cada vez más plumas (estilográficas, ojo) a ECDE. A mí, personalmente, me gustaría que se incorporase el gran Fernando Paz.

¿Qué influencia real tiene El Correo de España en la opinión pública española? Usted me decía que está convencido de que nos lee mucha gente, más de la que creemos, que luego nos silencia como si no existiésemos...

En la España Nacional, entre sus gentes nos leen muchísimo, pero lo hacen en silencio porque a sus dirigentes no les gustamos nada. Sus pastores políticos también nos leen, pero a escondidas porque les recordamos constantemente lo que fueron y lo que dijeron no hace tanto tiempo.

Los de VOX son monárquicos, liberales, demócratas, constitucionalistas, antifranquistas por omisión y europeístas identitarios.

 

Aunque usted vibra infinitamente más con una camisa azul, que con una corbata verde...¿Le fastidia mucho el veto de VOX a este medio o en cierta manera le es indiferente?

Me es indiferente. Nunca he esperado nada de VOX, jamás he coqueteado ni política ni profesionalmente con ellos. Los conozco muy bien porque asistí a su gestación desde el inicio de la misma en Intereconomía. Yo les gusto tanto a ellos como ellos a mí. Es mutuo. La España que yo pretendo no es la que busca VOX, ellos son monárquicos, liberales, demócratas, constitucionalistas, antifranquistas por omisión y europeístas identitarios. Yo soy falangista, ¡qué le vamos a hacer! Por cierto, como lo fueron la mayoría de ellos hasta ayer. Y no me pidas nombres porque mi sentido de la lealtad ampara hasta a mis examigos y excamaradas.

¿Cree que los patriotas deben prescindir definitivamente de Vox y organizarse para plantear una alternativa política verdaderamente valiente contra el Sistema?

La respuesta a esa pregunta la dio José Antonio Primo de Rivera en los comicios de febrero de 1936: “En estas elecciones votad lo que os parezca menos malo”. Yo me acuso sin pudor de que le habría desobedecido. Yo, claro. Pero allá cada cual con su conciencia.

Ante las traiciones de los obispos españoles, ¿qué camino debemos seguir los católicos españoles para defender la Verdad con gallardía? ¿Es momento de plantarse y combatir a esta jerarquía modernista?

Soy católico practicante. Hace muchísimos años que, en Misa, abandono el templo durante la homilía porque escuchar las memeces progres del sacerdote que oficia la Eucaristía me hace pecar mucho de palabra y de pensamiento. Sobre todo de pensamiento y, claro, así no puedo comulgar. La Iglesia se ha convertido en un sanedrín de fariseos permanentemente arrodillados ante el César y no ante Dios. Hasta en eso España fue sabia, pues hoy la manera más decente de ser católico es siendo anticlerical.

El Frente Popular, junto con bilduetarras y demás calaña antiespañola, está demoliendo cada día nuestra patria...¿Cree que pueden volverse más descaradamente agresivos a corto plazo o es un proceso de demolición lento y contante?

Estamos llegando, si es que no lo estamos ya, al punto de no retorno de ese proceso de demolición que ha llevado a España, con la entusiasta colaboración de los españoles, a ese osario de las naciones que dejaron de serlo, como son los Balcanes.

¿Piensa que acabará cayendo esta monarquía borbónica o le interesa al Frente Popular que siga esta república coronada en decadencia, como si contra el rey se viviera mejor?

Hoy la Monarquía no es más que un pingorote, un firulete, un mascarón de proa que el Sistema utiliza como salvoconducto ante el mundo. Pero nada más. Cuando su labor de atrezo ya no sea necesaria, caerá. En una España decadente y degradada, confederada en un conglomerado de cantones asimétricos, la Monarquía tiene la misma utilidad que una escopeta de perdigones en la batalla de Stalingrado.

Dentro del caos que es la política española. ¿Hay algún tema que le preocupe especialmente?

Sí, el pueblo en el que no me reconozco que asiste idiotizado y jacarandoso a la disolución de su Patria.

Para finalizar si se impusiese una dictadura comunista cruenta, ¿Vería lícita la posibilidad de abandonar España o prefiere morir con las botas puestas?

Para mí el exilio no es una posibilidad, porque como decía Dantón “uno no puede llevarse a la Patria en las suelas de los zapatos”.

c71ff61e-0ed0-4dfb-8bf9-919b1f49bb4d