Gentucilla "competente" vendiéndote la moto. Hasta ahora las mentiras (versiones oficiales) de los arrastrados expertuzos se asumían pastueñamente tras realizar un balance inconsciente de las ventajas (para toda la peña) y los inconvenientes derivados. Hoy, la sumisión respecto a la chusma "experta" se transformaría en perentoria necesidad para sobrevivir a las actuales y falsas "amenazas", pandémicas o no. Aciago tránsito en escasas décadas: del sometimiento voluntario a la exigencia de esclavitud.

Yo soy la "verdad", dijo la OMS

Comencemos a tirar del hilo. Primero, otra vez, cómo no, Organización Mafiosa de la Salud, putita de todas las mafias: tabaquera, farmacéutica, médica, química, nuclear. La camorra sanitaria, de linaje onusino, el 13 de febrero del pasado año, 2019, organiza un aquelarre. Se pretenden colocar los cimientos de la censura perfecta, la que aparenta no serlo. A la cuchipanda asisten los más distinguidos gallifantes de la letales "nuevas tecnologías". Facebook (tras adquirir en su día la razonablemente libre Whatsapp, más reyes del mambo), Google, Twitter, Amazon, Apple, Youtube, Dropbox, Twillio, Salesforce, Verizon. Y otros actores simuladamente menores. Airbnb, Uber, Mapbox, Lyft y Kinsa.

Los machos alfa de la hodierna y fiera tiranía tecnocientífica. Se dicta y establece la Verdad (embustera) Oficial, imponible a todos los gobiernos del planeta. En consecuencia, cualquier interpretación, planteamiento o enfoque distinto a la Mentira Oficial, destrucción. Ellos establecen lo que es "verdad" y lo que no, lo que debe asumirse como "hechos" y lo que debe aprobarse como manipulación. Clavo que sobresale, martillazo. Ninguneado, silenciado, calumniado, difamado, machacado.

Yo soy y "verifico" la "verdad"

Segundo hito, vuelta de tuerca a lo anterior. Google unta todo cristo. Qué quieren que les diga, por ejemplo, de la bestial entrada del GoogleChrome en los coles, adoctrinadoras fábricas de esclavos. Google, muerto Dios, deviene todopoderoso, omnisapiente, omnisciente. La megalocura liberticida pergeñada por Page & Brin soborna a la inmensa mayoría de los medios de intoxicación de masas. En España, sin traspasar fronteras, son tantos. Enumero alguno. El imperio prisaico, La Vanguardia (antes española), Europa Press, El Diario.es (pasquín PreEscolar), El Independiente, El Confidencial, Unidad Editorial (editora de El Mundo), InfoLibre, NacióDigital. Y muchísimos más, incluso a los denominados prototipos. Datadista, Revista 5W o Civio.

No les aburro más. La lista roza lo kilométrico. Médula axial: censurar contenidos, advertir a los "usuarios" de las informaciones "falsas" (las que discrepan de sus flagrantes trolas, obvio) y "persuadir" de que la información creíble es la difundida por las webs y plurales páginas digitales que ellos mismos controlan. Y, por supuesto, colaborar para todo ello, cual fiel y "responsable" infantería, en estos tiempos de repugnante militarización, con las variadas plataformas "verificadoras". Hipsters de baratillo, muy guays, las bautizaron como "fact checking". Censores con rostro "humano". Eso sí, de hormigón armado. El jeto, claro.

Yo soy chota, huelebragas y mamporrero

Tercer mojón. El entramado de espionaje y censura - mayoritariamente financiado por el colega Soros- detectaría "bulos". A gran escala. Ellos, intrínseco, ingénito e ínsito bulo, persiguen los bulos. Mentirosos compulsivos "rastrean" mentiras. Mamporreros del Nuevo Orden Mundial, estos huelebragas dan lecciones de veracidad. Lo que siempre les digo, La Tacones, afamada ramera, brindando lecciones de castidad. "Habló de putas, La Tacones", variante maja también.

Les pongo un sencillo ejemplo para que vean lo enredado que se halla todo este vertedero censor. Cualquier usuario de Facebook lo puede comprobar con sencillez. Cuando pretendes compartir algo que cuestione mínimamente la Mentira Oficial de la mafia médica, advertencia. Eres tonto, enano mental y te advierto. La noticia que anhelas difundir, falsa. ¿Y quién lo dice? Un "verificador independiente". Vale. ¿Y quién es el menda en cuestión? ¿Quién es el  listo  de la clase que ambiciona que piense de forma unidireccional? Health Feedback, los independientes.

Independentzia!

¿Pero quiénes son estos fulanos que me coartan, restringen y hacen perder el tiempo con sus bolas oficiales? Pues, eso, independientes muy dependientes, valga la irresoluble aporía. Health Feedback es miembro de una cosa quiquiricosa muy molona que se llama Vaccine Safety. Joder, ya estamos, acabáramos, las putas vacunas. Eso sí, seguras de toda seguridad. ¿Y la matriz, la hembra alfa pagadora? Ains, si dijimos que estos "verificadores" eran independientes de toda independencia.

Pues lástima, otro ains, son un poco muchito dependientes. ¿Y de quién? De Sciencie Feedback que a su vez es socia de la International Fact Checking, a la vez parte del Instituto Poynter que, otra vuelta de tuerca, amalgama a Facebook o Google News. Y, adivinaron, a la Open Society (cacho perro, ¿cómo pudiste traicionar de esa manera a tu gran maestro, Karl Popper?) del perejil de todos - o casi todos, a pachas con Gates- los gazpachos globalistas, el tron Soros, otra vez. Pesadilla.

Cómo mola censurar

¿Y nuestra Ana Pastor, tan neutral, la compiyogui de Don Bulón? Una piececita más de un tejemaneje censor de índole planetaria. Newtral, al igual Maldita.es - emperadores de los mortíferos amianto y transgénicos, Bill Dreyton mediante- nuestra tortura cotidiana. En ambos casos, La Sextapo sobrevuela. La checa de Atresmedia, dirigida por el citado Tres Capas de Calzoncillos, clave. Trasfusión y trasvase de troleros.

En España, junto a la Agencia France Press, auxilian, a la sazón, al colega Zuckerberg. Este trío de la bencina impide – o lo intenta- que nadie pueda salirse del redil. Agreguen también, otros dos censores patrios, en principio menos relevantes. EFE Verifica o Verifica RTVE.

Jobar, aquí a toda la basca le pone ser un puto censor. Antaño, ensotanados, tijereteando dadivosos escotes, ubérrimos pezones, peludos chuminetes. Ahora, gafapastas, amputando - o intentándolo, sin conseguir, obvio- otras cosmovisiones que se alejen de  sus paranoicas y colosales trolas.

¿De golpe o por tiempos?

Se puede y se debe llegar a disipar sus triviales, burdas y despiadadas mentiras- tan hermosamente envueltas- y transmutarlas en prueba invertida de los propios, genuinos y desnudos hechos. Por cierto,  ¿queréis decirme algo? Pues recordatorio al canto. Moza, de rodillas y enunciando la memorable pregunta de Arcadi. "La polla, ¿cómo prefieres comérmela, de un golpe o por tiempos". En fin.