Santa Ana que en tu vientre

llevaste a la Madre de Dios,

poco más sabemos

con certeza de ti,

pero ese solo hecho

desbordados nos deja

de perplejidad.

Bendita seas por siempre,

tú que a la más hermosa

criatura trajiste a este mundo

para esperanza y consuelo

de la humanidad.