Más de 15 millones de españoles se ven negros para llegar a final de mes y más de 7 millones no tienen ni para comer

En los últimos 2 años se han hundido más de 200.000 empresas y 300.000 autónomos han cerrado. Según los últimos datos ya hay más de 5 millones de parados

 

European Anti-Poverty Network (EAPN) es una Plataforma Europea de Entidades Sociales que trabajan y luchan contra la Pobreza y la Exclusión Social en los países miembros de la Unión Europea. La EAPN busca permitir que aquellas personas que sufren la pobreza y la exclusión social puedan ejercer sus derechos y deberes, así como romper con su aislamiento y situación, y tiene como objetivo principal situar ambas cuestiones en el centro de los debates políticos de la Unión Europea.

El pasado 17 de octubre se ha celebrado en el mundo el día de la pobreza y exclusión social y con ese motivo me entretuve en indagar cómo estaba España en esa materia y me encontré con el Informe AROPE que edita la  European Anti-Poverty Network (EAPN) es una Plataforma Europea de Entidades Sociales que trabajan y luchan contra la Pobreza y la Exclusión Social en los países miembros de la Unión Europea. La EAPN busca permitir que aquellas personas que sufren la pobreza y la exclusión social puedan ejercer sus derechos y deberes, así como romper con su aislamiento y situación, y tiene como objetivo principal situar ambas cuestiones en el centro de los debates políticos de la Unión Europea.

En España, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) es una organización horizontal, plural e independiente que trabaja para trasladar este objetivo a la realidad española y por incidir en las políticas públicas, tanto a nivel europeo como estatal, autonómico y local. Actualmente está compuesta por 19 redes autonómicas y 18 entidades de ámbito estatal, todas ellas de carácter no lucrativo y con un componente común: la lucha contra la pobreza y la exclusión social. En total, EAPN-ES engloba a más de ocho mil entidades sociales en todo el Estado.

 

Entre nuestros objetivos, al igual que entre los objetivos de EAPN en Europa, se encuentra el de implantar un método de trabajo en Red para trabajar de manera conjunta y aunar esfuerzos para la consecución de mayores y mejores resultados en la lucha por la erradicación en España de la pobreza y la exclusión social.

 

Aunque de entrada hay que decir que los estudios que realiza European Anti-Poverty Network van siempre con un retraso de un año, ya que los datos de las fuentes oficiales siempre van con retraso. pero así de entrada los datos muestran la incapacidad económica de un amplio porcentaje de población para afrontar, por ejemplo, una crisis de la envergadura que ha producido y está produciendo el Coronavirus. Sobre todo cuando llueve sobre mojado. 

 

En el año 2019, un total de 11.870.000 personas, que suponen el 25,3 % de la población española estaba en Riesgo de Pobreza y/o Exclusión Social. Con una reducción de ocho décimas con respecto al año pasado, la cifra supone mantener la tendencia descendente por quinto año consecutivo. En combinación con el aumento de la población, la reducción del AROPE implica que unas 301.000 personas dejaron de estar en riesgo de pobreza o exclusión social este último año.

 

A pesar de recuperar gran parte de lo perdido en los años de crisis, el indicador se mantiene, aún, 1,5 puntos porcentuales por encima de los registrados en el año 2008. En términos absolutos, si en el año 2008 había unos 10,87 millones de personas en AROPE y en 2019 hay 11,87 millones, entonces, para hablar con propiedad de una verdadera recuperación, es decir, volver a los valores anteriores a la crisis, es necesario, aún, reducir en 1 millón el número de personas que viven en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Si se mantuviera el ritmo de reducción del año pasado, se tardarían otros cuatro años en conseguirlo.

 

Por otra parte, estos datos muestran que España está muy lejos de cumplir con su parte del compromiso de reducción de la pobreza y exclusión social asumido en la estrategia de crecimiento EU 2020, que especificaba una reducción de 1,5 millones de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social (tasa AROPE) sobre los datos de 2008, y que debe alcanzarse como muy tarde en el año 2020. Para cumplirlo, el número de personas en AROPE debe reducirse por debajo de 9,37 millones, es decir, 2,5 millones de personas menos que las registradas hasta el momento. Alcanzar esta cifra a lo largo de este año es ya imposible, incluso sin tener en cuenta las enormes consecuencias económico-sociales que tendrá la pandemia de la covid-19.

 

Finalmente, la tasa AROPE no es homogénea para toda la población y registra variaciones importantes entre distintos grupos sociales. En particular, registra variaciones importantes según el territorio, el sexo, la edad,  la  posición  socioeconómica,  la  situación  de  discapacidad, la nacionalidad, el nivel educativo, la zona de residencia, la situación ocupacional y la composición del hogar.

 

A partir del año 2014, probablemente debido al tamaño de la muestra9, la tasa AROPE de este grupo ha registrado cierta inestabilidad que no invalida la tendencia general: con pequeñas variaciones, aproximadamente  la mitad de las personas que viven en hogares monoparentales están en riesgo  de  pobreza  y/o  exclusión  social,  y  esta  cifra  es  prácticamente el doble de la que corresponde al resto de  los  hogares.  Para  el  año 2019, están en AROPE el 46,8 % de las personas que conforman familias monoparentales, cifra que es 21,5 puntos porcentuales más elevada que la tasa media total.

 

La tasa AROPE es un indicador compuesto por la suma de tres subindicadores que representan a tres conjuntos de población: personas en riesgo de pobreza, personas con privación material severa y personas en hogares con baja intensidad de empleo. A cada uno de ellos se le dedica un apartado específico en este capítulo.

 

El grupo de personas que están en la tasa de riesgo de pobreza supone para este año un total de algo más de 9,7 millones de personas y puede dividirse de la siguiente forma: 

 

·               Personas que son pobres y no sufren de privación material severa ni viven en hogares con baja intensidad de trabajo, que son casi 2/3 del grupo y suponen el 14,1 % de la población. En el año 2018 eran el 14,4 %.

 

·               Personas que están en situación de pobreza y viven en hogares con baja intensidad de empleo, pero no sufren privación material severa. Son aproximadamente una quinta parte del grupo total de pobres y suponen un 3,4 % del total de la población. En el año 2018 eran el 3,6 %. 

 

·               Personas que tienen una situación de pobreza tan grave que sufren privación material severa, pero no están en un hogar con baja intensidad de trabajo. Son aproximadamente una doceava parte del total de pobres y suponen el 1,7 % del total de la población. En el año 2018 eran el 2,1 %

 

·               El conjunto de aquellas personas que son pobres, sufren privación material severa y viven en hogares con baja intensidad de trabajo, que alcanza al 1,4 % del total de la población. En el año 2018 era, también, del 1,7 %

 

TASA DE POBREZA

El 20,7 % de la población española, es decir, unos 9,7 millones de personas, están en riesgo de pobreza. La cifra supone una mejora de ocho décimas con respecto a los datos del año pasado, con una reducción de 350.000. Además, aún se mantiene por encima de los registros anteriores a la crisis: actualmente hay unas 653.000 personas más en riesgo de pobreza y una diferencia de 0,9 puntos porcentuales con respecto a los valores del año 2008. 

Pero, como hemos dicho antes los datos del Informe AROPE están siempre un año atrasados y según otras fuentes el año 2020 y lo que va del 2021 está siendo verdaderamente catastrófico y cada día aumentan los pobres y comienza a verse las colas ante cualquier centro de distribución de alimentos. En cualquier caso les aconsejo que lean el Informe AROPE y se darán cuenta lo triste que es saber que un tercio de la población española lo está pasando mal para llegar a fin de mes y que más de 10 millones está ya en el umbral de la pobreza mientras las clases políticas, los Partidos y sobre todo los Gobiernos derrochan millones de euros insensatamente.