Cansado de la monserga “indigenista”, voy a dedicarle unos minutos al tema, con  la esperanza de hallar en los “lideres” del “indigenismo” un mínimo de capacidad neurónica para entender la estupidez de su postura. Empezaré por remitirme a los hechos históricos irrefutables:

1º Cuando llegan los castellanos a las “tierras indias” se encuentran a unos pueblos que luchan entre sí,  de un modo y con fines nunca vistos. Algo nunca visto por ellos, dado el absoluto salvajismo:  su obsesión es hacer la guerra con el fin de capturar miembros de otras tribus para arrancarles “en vivo”  el corazón y “ofrecerlos palpitantes” a sus ídolos.

2º Los  otros indios, “derrotados” y “sometidos al terror de los “vencedores”,  los odian a muerte, y, cuando llegan los castellanos,  los acogen como a sus “salvadores” y se les ofrecen para aniquilar a los aztecas e incas. Nunca Hernán Cortés, a pesar de ser uno de los grandes genios de la estrategia militar de la Historia, como nos decía el Dr. Alvarez Pedroso en la Universidad Católica de la Habana --y que la dominaba como Féderer o Nadal,  la raqueta-- habría podido,  con  quinientos cincuenta hombres,  derrotar a los aztecas, ni Pizarro con trece, adueñarse del Perú. Fueron los indios quienes ayudaron eficazmente a convertir América en Imperio español. Eso --¡so cabritos!-- lo sabéis vosotros, miserables y canallas, ¡indigenistas de pacotilla!, mejor que yo.

3º Isabel la Católica, reina de Castilla y, luego,  unificadora de España, junto con Fernando de Aragón, verdadera responsable de la gesta más “hermosa que vieron—y verán-- los siglos”, dejó muy claro, cómo debían ser tratados los habitantes del nuevo Contingente, ampliador del suelo patrio. ¡Nunca “colonias” al estilo sajón! Sabéis perfecamente,  que ella amó a los indios como buena madre y así ordenó a sus súbditos considerarlos.

4ª Desde el primer momento, los reyes de España,  se preocuparon de integrar a los indios con los peninsulares, no de explotarlos, y los españoles fueron creando pueblos, idénticos a los de Castilla (según el modelo: “Plaza mayor, Concejo e Iglesia parroquial”) fundando universidades, construyendo catedrales,  abriendo caminos,  con tal éxito que pocos años después, teníamos indios graduados universitarios, capaces de ocupar mismos puestos que los españoles. Hispanoamérica tuvo Universidades cien años antes de que la primera de los Estados Unidos

5º Desde el primer momento, se popularizaron los matrimonios entre nativos y  recién llegados, naciendo el “mestizaje”, y con él,  la HISPANIDAD, que permitió a las nuevas provincias españolas –mientras fueron España-- alcanzar y superar a las naciones europeas, como lo dejaron probado Humboldt y Darwin, --excelentes conocedores de Hispanoamérica por sus viajes a lo largo y ancho  del Contienen Americano y de nuestras provincias de Ultramar--. Recuerden --¡so cabritos!—esta realidad indiscutible: Cuando las naciones americanas se independizaron tenían el mismo nivel de Europa y la realidad de llevar doscientos años, tirando por la borda lo recibido, y que a pesar de todo sigan siendo lo más civilizado del mundo --junto a la futura Eurabia--, es la mejor prueba contra vuestros  embustes.

6º La colonización “sajona”, construía factorías en las costas de los países “conquistados” –esos pueblos, sí lo eran--, como base para  “sacar las riquezas del interior” de los países dominados, y enviarlas a Londres o a Holanda. Nunca se mezclaban con los “conquistados” y tenían  prohibido el “mestizaje”; les podía costar la vida si se casaban con un “conquistado”.  Hasta, gracias a su estupidez, con sus películas han dejado clara  la diametral forma de proceder de los ingleses y, muy especialísimamente el de los “gringos” de las “Trece colonias”, cuyo deporte favorito era “cazar indios y búfalos” y exterminarlos. En Hispanoamérica no se imitó ese genocidio sajón hasta que “las nuevas naciones independientes de España” olvidaron la lección de la Madre Patria. Su “liberalismo” les llevó a imitar a los sajones y ser “genocidas de indios”. La Historia demuestras que “ningún español,  ni hispanoamericano se dedicó a cazar indios mientras Hispanoamérica fue España”.

7º ¿Cómo es que vosotros --¡so cabritos!-- os dedicáis a desprestigiar a España que os dio todo,  y,  como las gallinitas que sois, no os agravéis a dedicar vuestros ataques a USA?  Ellos, sí, tribus enteras de indios.

8 º Por otra parte –y quizás lo que más debéis meditar—es “vosotros sois los hijos” de esos contra quienes van vuestros ataquesNosotros, la España de hoy, descendemos de quienes se quedaron de este lado de la Mar Océano y --sin ser Poncio Pilatos-- podríamos lavarnos las manos de los crímenes que atribuís a vuestros padres. ¿Por qué no os miráis al ombligo en vez de dedicaros a recibir órdenes de los hijos de Satanás y su Sinagoga?

Concluyo:

Sois una minoría de cretinos “manipuladores  de la Historia”. Sois unos fieles y miserables ejecutores de los ucases de la Sinagoga de Satanás. Sois el “brazo ejecutor” y  especializado --de  esa organización diabólica--  en su  “odio y guerra” a la  obra civilizadora de la nación,  “acreedora máxima” de la Humanidad. ¡No malgastéis vuestras energías!

Cuba está bañada por los refrescantes “vientos alisios” --que mitigan el calor tropical de la Perla de las Antillas--, ¿por qué no os vais a “tomar” esos vientos?