El futuro de la edificación pasa por la prefabricación y la eficiencia energética. No es sólo una tendencia, sino una verdadera necesidad para la industria de la construcción a la que cada vez abandonan más los oficios artesanales, salvo para la rehabilitación del patrimonio.

Hoy veremos como un diseño sencillo, estudiado, adaptable y de fácil transporte y montaje, ha pervivido más de 100 años en muchos de los lugares de clima más extremo del mundo.

EL MODELO NISSEN

Partimos de un diseño militar del Teniente Coronel Peter Nissen, un oficial canadiense de los Ingenieros Reales, durante la Primera Guerra Mundial. Este ingeniero, desarrolló la cabaña Nissen a mediados de 1916 para albergar tropas en la cruenta Batalla del Somme, en Francia. Las primeras cabañas tenían tierra o pisos de hormigón y carecían de aislamiento. Estaban equipadas con una sola estufa de carbón para calentarla, y de ellas se produjeron 100.000 unidades después de su introducción en agosto de 1916.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.30.42

 

ESTRUCTURA DE METAL.

En 1930, la Columbian Steel Tank Co., con sede en Kansas City, comenzó a comercializar una estructura de almacenamiento de estructura de acero de 12x27 m., utilizando una estructura hemisférica con costillas de arco y correas, sorprendentemente similar a la cabaña 'Elephant Quonset 40' de la Armada que apareció 13 años más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.31.25

La producción de Nissen Huts disminuyó entre las guerras, pero su diseño versátil se recuperó en 1939, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial.

La Nissen Buildings Ltd. renunció a sus derechos de patente para la producción en tiempo de guerra. Los pequeños kits de Nissen Hut solo pesaban 3 toneladas y empleaban ocho costillas en forma de T con una separación de 1.8 metros. Se atornillaron tres piezas para formar cada costilla, con 24 secciones de costilla en cada kit.

Las cabañas Nissen se podían construir en cualquiera de los tres anchos: 5, 7 y 9 m. aproximadamente de ancho, y cualquier longitud, en múltiplos de 1.8 m., lo que le daba una gran adaptabilidad según los usos que fueran necesarios.

Se utilizaron ampliamente en las antiguas bases aéreas inglesas ocupadas por las fuerzas estadounidenses en Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte e Islandia, y en todas las bases aéreas en Terranova y el Caribe durante la Segunda Guerra Mundial.

 

UN DISEÑO ADAPTABLE: DEL MODELO NISSEN A LA CABAÑA QUONSET

Otra de las mayores ventajas de este sistema es su versatilidad para adaptarse a todo tipo de climas, los Marines estadounidenses instalaron Nissen Huts en Islandia, donde fueron desplegadas en 1941-42 para auxilio las tropas británicas.

El Nissen Hut era más pequeño que el estadounidense Quonset Huts, y empleaba dos capas de láminas de acero corrugado en los lados inferiores y una sola lámina sobre el techo. Los utilizadas en Islandia eran más sofisticadas ya que incluían aislamiento, que se muestra a la foto derecha. El kit incluía herramientas de ensamblaje, siendo capaz un equipo de seis soldados de levantarla en un par de horas. Estaban equipadas con cunas de lona y podían acomodar a 24 hombres.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.32.03

Con el fin de proporcionar aislamiento y resistencia a la intemperie adicionales para sus Nissen Huts en Islandia en 1941, los marines estadounidenses apilaron césped alrededor de los cimientos y ataron los sobretejados de chapa con alambre de espinos. Para mejorar el aislamiento se incorporan vestíbulos de madera con deflector de viento, clavados en el extremo de la cabaña.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.32.45

LA II GUERRA MUNDIAL

Entre 1941 y 1945, el ejército de los EE. UU. Produjo en masa más de 150,000 estructuras metálicas modeladas a partir de las Cabañas de Nissen desarrolladas por el ejército británico desde 25 años y una guerra mundial antes.

La versión estadounidense pasó a llamarse cabaña Quonset, debido al nombre de la planta de fabricación cerca la Estación Aérea Naval en Quonset Point, donde se produjeron las primeras unidades. Las costillas arqueadas de acero de la Quonset Hut se ensamblaban a partir de dos secciones deformadas de acero.

 Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.33.23

La sencillez y resistencia del módulo básico, compuesto por una canal soldada por puntos y una ranura de clavado en forma de serpentina, admitía cualquier tipo de tornillería convencional tanto para el revestimiento exterior de acero como para el acabado interior de madera.

Una vez desmontada, era más ligera y menos voluminosa que las carpas de lona con marcos de madera que reemplazó en su momento.

Podría ser enviada en cualquier lugar del mundo en que las tropas se desplegasen y, gracias a sus ingeniosas costillas de acero clavables, ensambladas por un equipo de 10 personas en un día, usando solo herramientas manuales.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, la Quonset Hut se convirtió en complemento militar estándar de todas las regiones y climas, desde la los glaciares de Groenlandia hasta el Pacífico Sur.

La pintura final le daba un "aspecto elegante y bien cuidado", a elegir: blanco, crema, rojo, verde y gris.

BASES AMERICANAS

La US Air Force ocupó 126 bases aéreas en Inglaterra entre 1942-45. Desde de la RAF tipo Nissen con paredes de ladrillo en Deenethorpe, construidas por los británicos en 1943, hasta el tipo Quonset en Molesworth, construidas por ingenieros del ejército estadounidense en mayo-junio de 1942. El modelo americano empleaba paredes de acero corrugado y era ligeramente mayor que su hermano inglés.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.34.11

CLIMA TROPICAL

El modelo tropical contaba con voladizos de dos metros para evitar el sol tropical, extremos apantallados y campanas tipo paraguas en la parte superior para permitir la ventilación por las brisas caribeñas. Los modelos de las Islas Marianna emplearon una “cubierta tipo paraguas” de 3.5 metros pies de ancho, que se encontraba a 45 cm por encima de las costillas arqueadas del marco, y los techos interiores estaban descolgados 2.5m. para permitir que el aire caliente se elevara y ventilara fuera durante las horas más frescas de la tarde, colocando mosquiteras para evitar la entrada de mosquitos.

Otra medida para mejorar el confort era elevar el suelo, aprendiendo de las construcciones locales para mejora de la circulación de aire.

En los últimos modelos de la guerra, se empleaban "cubiertas dobles", con vueltas adicionales que ayudaban a evitar que la lluvia penetrara en la parte superior abierta de las cabañas durante la temporada del monzón, entre mediados de mayo y mediados de octubre, dejando 60 cm. de altura debajo de las cabañas, lo que ayudaba a enfriar el interior y evitó problemas de inundaciones o entradas de agua.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.34.56

GRANDES ESTRUCTURAS

¿Por qué no repetir un modelo o ampliarlo?, Las necesidades de almacenamientos y de grandes estructuras provisionales también se podrían resolver con este tipo de estructuras, adecuadas al uso, reflejándose en las imágenes a continuación edificios de gran superficie o mayor altura.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.35.37

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.36.23

VIVIENDAS QUONSET

Ya desde sus inicios de plantearon usos de la estructura modificándolas para servir como viviendas.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.36.53

Al final de la guerra, cuando los militares que regresaban y la demanda acumulada de vivienda condujeron a una brutal escasez: (3.5 millones solo para el año 1946) la Quonset Hut volvió a dar el cayo en esta emergencia habitacional. Se vendieron módulos excedentes a veteranos por cantidades tan asequibles como $295 dólares de la época.

Great Lakes Steel Corp., el mayor fabricante de módulos para tiempos de guerra, comenzó a adaptar las Quonset Huts para el mercado civil. (La palabra Hut o "cabaña" se dejó de usar en esta época, tal vez porque olía a austeridad de los tiempos de guerra).

La revista Arts & Architecture. Incitaba a comprar este tipo de estructuras para viviendas con lemas como éste: "Aproveche su forma sencilla. Evite buhardillas con techos convencionales, por aquello de su mayor aprovechamiento del espacio que con los techos abuhardillados. Desde entonces y hasta ahora, esta estructura ha demostrado su versatilidad en numerosos modelos y usos, también en la arquitectura, como se observa en las imágenes siguientes.

Captura_de_pantalla_2020-06-27_a_las_12.37.42

Para un ojo que sabe qué buscar, estos diseños le aparecerán en casi en cualquier parte del mundo, de las praderas del medio oeste americano a Groenlandia, de la Patagonia a la estepa. ¿Y ustedes, se han fijado alguna vez o la han considerado parte del paisaje? Yo tengo una a 100 m. de casa

Santiago Durán García

Arquitecto Técnico (UPM) MDI Máster En Dirección Inmobiliaria (UPM) EEM Gestor Energético Europeo (UPM European Energy Manager)

  1. 618.519.717 www.sduran.es /santiagodurangarcia@gmail.com / s.duran@sduran.es

BIBLIOGRAFIA:

NISSEN and QUONSET HUTS J. David Rogers, Ph.D., P.E. Missouri University of Science & Technology

http://www.alsdiscount.com/quanset_quonset.htm

http://www.nasm.edu/nasm/ext/constr_photos/02-28-02_5.htm

http://www.jimmylescalle.com/

http://adak.orneveien.org/allstock/quon5755.htm

http://www.nuwc.navy.mil/hq/history/quonsetpoint.html