VIENE DE UN ARTÍCULO PREVIO.

 

Un edificio llamado el Templo de Nebkheperure-Amado-de-Amón-Que-Puso-A-Tebas-En-Orden se construyó con sillares de piedra (talatat) de los templos de Atón levantados por Akenatón en el este de Karnak, lo que indica que el desmantelamiento de estos templos ya estaba en marcha.48​ Muchos de los proyectos arquitectónicos de Tutankamón quedaron inconclusos cuando murió y fueron completados o usurpados por sus sucesores, especialmente por Horemheb. La avenida de esfinges fue completada por su sucesor Ay y Horemheb usurpó el conjunto. La estela de restauración también fue usurpada por este último, mientras que las piedras del Templo de Nebkheperure se reciclaron en los edificios de Horemheb.49

 

CONCLUSIONES:

 

En los datos aportados se dice que: Se volvieron a celebrar los festivales tradicionales, incluidos los relacionados con el toro Apis y la Fiesta de Opet. Su estela de restauración erigida frente al templo de Karnak dice:

«Los templos de los dioses y las diosas... estaban en ruinas. Sus capillas estaban desiertas y cubiertas de vegetación. Sus santuarios eran casi inexistentes y sus patios se usaban como caminos... los dioses dieron la espalda a esta tierra... Si alguien rezara a un dios pidiendo consejo, nunca respondería».47

Vamos a ver: Teniendo en cuenta que los jeroglíficos egipcios no están traducidos; en contra de lo que dice la egiptología. Es difícil admitir que la egiptología sepa lo que dice en la estela de restauración erigida frente al templo de Karnak.

Como sabemos según la egiptología los jeroglíficos egipcios los tradujo  Jean-François Champollion en 1822, junto con el erudito inglés Thomas Yaung; 100 años antes que se descubriese la tumba de Tutankamón.

Champollion vio en 1822 copias de las breves inscripciones jeroglíficas y griegas del obelisco de Filé, en el que el aventurero y egiptólogo británico William John Bankes, había “señalado tentativamente” los nombres «Ptolomeo» y «Kleopatra» en ambos idiomas, a partir de lo cual Champollion identificó los caracteres fonéticos «k l e o p a t r a».

¡Es decir! El aventurero y egiptólogo británico William John Bankes, “señalado tentativamente” los nombres «Ptolomeo» y «Kleopatra» cuando no estaban traducidos los jeroglíficos egipcios. O lo que es lo mismo; este señor no podía tener ni puñetera idea de lo que ponía en ese obelisco.

A partir de lo cual Champollion identificó los caracteres fonéticos «k l e o p a t r a». O lo que es lo mismo: Champollión dio por bueno este “dato” aportado por William John Bankes, a sabiendas que este no podía saber lo que ponía en ese obelisco, cometiendo un fraude monumental.

Uno no puede dejar de preguntarse ¿Cómo es posible que la egiptología no se dé cuenta de este detalle? Lo que nos da una idea de la credibilidad de este colectivo.

Teniendo en cuenta esto se explica que no haya nada traducido; Egipto está plagado de templos y pirámides y esos templos están plagados de jeroglíficos, ¿Por qué no hay carteles explicativos en varios idiomas de lo que pone en los muros de esos templos? La razón la acabamos de ver más arriba.

Volviendo a la tumba de Tutankamón. Y fijándonos en la famosa mascara funeraria, podemos ver que en la espalda de esta hay jeroglíficos. ¿Por qué no está traducido lo que pone? ¡Nada menos que en la mismísima espalda de la pieza más famosa de la egiptología y del mundo!... La razón la acabamos de ver un poco más arriba.

Por la misma razón datos aportados por la egiptología como: El reino era económicamente débil y se encontraba en crisis después del rupturista reinado de Akenatón. Las relaciones diplomáticas con otros reinos habían sido descuidadas, por lo que Tutankamón buscó restaurarlas, en particular con Mitanni. Los regalos de otros reinos encontrados en su tumba indican que tuvo éxito en este empeño, pero a pesar de sus esfuerzos diplomáticos, en su templo mortuorio en Tebas también hay registro de batallas con nubios y asiáticos… Podríamos decir que son erróneos sin temor a equivocarnos. Pero lo que realmente son; es un fraude monumental ya que la egiptología sabe que los jeroglíficos egipcios, de donde se supone han sacado toda la vida y milagros de los supuestos faraones, desde Menes hasta la época tolemaica, no están traducidos.

Por otra parte la llamada tumba de Tutankamón no la construyeron los antiguos egipcios para enterrar a algún supuesto faraón, ni tampoco esas construcciones son tumbas, y ya nos estamos refiriendo al valle de los Reyes donde hay 65 “tumbas” descubiertas mucho más grandes que la de Tutankamón.

Como sabemos todo este tipo de construcciones enigmáticas y maravillosas; y no solo nos estamos refiriendo a las de Egipto, sino a las de todo el mundo, que todos sabemos cuales son, están sin terminar de construir y esa enormidad llamada el valle de los Reyes tampoco está terminada. En algunas de estas supuestas tumbas hay un foso rectangular de 8m. de profundidad, en el que hay un supuesto sarcófago de 20 Toneladas con las mismas características de construcción que los del Serapeun.

Estos también supuestos sarcófagos los analizo el doctor en fisca y quimia además de gran matemático José Álvarez López, gran aficionado a la egiptología. Quien descubrió que el volumen interno de cada uno de los sarcófagos debía ser igual a la mitad de la masa de roca empleada. Y además nosotros no tenemos matemáticas para hacer los cálculos de las proporciones de construcción de esos supuestos sarcófagos en los que se plantea una ecuación de 8 elementos con 6 incógnitas.

Pero al parecer  Imhotep o Imutes, que fue un sabio médico, arquitecto, matemático, astrónomo, que vivió aproximadamente entre los años 2690 y 2610 a.n.e. Y fue también sumo sacerdote y visir del faraón Zoser de la tercera dinastía, diseñó, además, la pirámide escalonada de Saqqara. Y según se dice tenía también amplios conocimientos de fontanería, fue capaz de despejar esta ecuación y hacer estos sarcófagos algunos de los cuales están pulidos a espejo, con herramientas de la edad de piedra.

Pero vayamos al famoso sarcófago de Tutankamón, como sabemos no se trata de un solo sarcófago, sino que en realidad son 8 sarcofagos uno dentro de otro a modo de muñecas rusas o  Matrioskas. Todos están ricamente adornados con oro y tanto por el exterior como por el interior están cubiertos de jeroglíficos ¿Por qué no se sabe lo que pone ahí? Porque con toda seguridad nos están hablando de la cultura de los verdaderos constructores, que nada tiene que ver con los supuestos faraones.

He podido ver en imágenes de los sarcófagos que en alguno de ellos hay deformaciones interiores que con toda probabilidad se deben a actividad eléctrica y deformaciones para inutilizar lo que en realidad son esos supuestos sarcófagos. Estas deformaciones y picotazos eléctricos los hicieron como sabemos los verdaderos constructores cuando abortaron la construcción de esos mal llamados templos, en todo el planeta y en el mismo instante. Lo que confirma, por los datos que ya tenemos, que esos enseres junto con una estatua supuestamente de Tutankamón que tiene desperfectos en las manos y en la cara sufrieron los efectos de la actividad eléctrica que los verdaderos constructores utilizaron para arrancar a estos mal llamados templos las propiedades tecnológicas que ya les habían dado.

También se pueden apreciar en estos supuestos sarcófagos, así como en el templete, el trono y otros enseres, diversos desperfectos y roturas. Pero lo más extraño es un rebaje que hay a los pies del primer sarcófago de madera decorado con oro, que como sabemos tiene forma humana. Este rebaje lo hicieron serrando esa protuberancia que tiene a los pies del sarcófago con el fin de que pudiese entrar en el sarcófago de cuarcita roja y poder cerrar la tapa de este.

Este dato junto con los otros es muy revelador, veamos: En primer lugar esos daños no pueden ser de los tres mil años que según la egiptología tienen todos esos enseres y mobiliario, porque además estaban a resguardo de cualquier agente que pudiese causar esos desperfectos y se han conservado en perfecto estado. Y por otra parte todos esos enseres se supone que eran nuevos ya que el faraón no iba a tener muebles viejos o deteriorados. Por lo tanto todos esos enseres ya tenían esos desperfectos cuando entraron en la cámara del sarcófago y con toda probabilidad se produjeron cuando los verdaderos constructores abortaron la construcción y procedieron a inutilizar esos supuestos templos de una manera eléctrica y deformarlos por ablandamiento. Tanto los templos como algunos de estos enseres, que desde luego tenían una función muy distinta a la que pueda darle la egiptología, como sabemos.

Volviendo al rebaje a los pies del primer sarcófago canopo de madera forrado con oro, que hicieron para que se pudiese cerrar la tapa del sarcófago que lo contenía. Está claro que este rebaje, o mejor dicho esta chapuza no lo hicieron los verdaderos constructores y por tanto lo hicieron los egipcios de esa época que utilizando esas construcciones como lugar de enterramiento para los reyes o la gente pudiente de esa época, que como ellos bien sabían dejaron a medio construir los verdaderos constructores o los Dioses, cuando abortaron la construcción y se fueron de una forma repentina, abandonándonos a nuestra suerte, muy a su pesar.