Escasos dos minutos. Y esta anciana benedictina lo tiene suficientemente claro. “Nuevo Reinicio”. Economía global, la timovacuna deviene un "arma patológica para destruir nuestro cuerpo". Y provocar una gran matanza mundial. Y tener férreamente controlados a los supervivientes.

Los sospechosos habituales

Los de siempre: Soros, Gates y, por supuesto, el gran lacayo de este satánico genocidio liberticida: Pancho Primero de la Pampa y de la Pachamama. Vulgo, Francisco I, obispo de Roma. Papa, dizque. Grotesco y Luciferino AntiPapa, tal vez…

…Si desea concluir la lectura del artículo pinche aquí.