32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34

En el silencio musical de mi "jaula y mi bozal" (menos mal que a mis compañeros del alma, mi Beethoven y mi Wagner, no los han confinado), y mientras me programo la cena de esta noche (sin pavo asado, porque mis dientes se los llevó el viento, y sin marisco, porque ahora me han descubierto que soy alérgico) con mi Don Miguel de Unamuno (que murió cuando ya se disponía a tomar las uvas)...he abierto el baúl de mis recuerdos para repristinar y recordar lo que fueron y cómo  pasé las 65 Nocheviejas de mi vida. Desde aquella primera de 1955 en Córdoba (ya había cumplido los 15) de tan triste recuerdo, ya que mi padre tuvo un accidente de moto esa misma noche y me la pasé con él en el hospital hasta la del año  pasado, también en Córdoba, pasando por las 53 que pasé en Madrid.

                 

Y ha sido cómo remover el mar y la tierra y los cielos y los infiernos, porque, como dice Don Juan en "El Tenorio", yo a los palacios subí y a las cabañas bajé... o sea, que hubo de todo, como en la viña del Señor, pero como recordar lo malo no conduce a nada, me voy a referir a las "Nocheviejas de Don Emilio", ya lo saben, Emilio Romero, mi Jefe, mi Director en "Pueblo"... Porque Don Emilio organizaba la Fiesta Fin de Año en su chalet de la Sierra y aquello era como entrar en el cielo (o en Hollywood), pues allí podía haber más Ministros que en el Gobierno o más actrices y actores famosos que en la capital del cine mundial. Desde Girón a Solis o Fernández Sordo o desde Carmen Sevilla, Lola Flores a Paco Rabal o Sancho Gracia "El Curro Jiménez"...o "El Cordobés" y Palomo Linares o Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé o... Fueron tres Nocheviejas las que  pasé en aquel Paraíso de belleza, arte, letras, toros, música, política... y tres las amigas que yo saqué de aquellos bailes de smoking y pajarita: Enma Penella (y su Emiliano del alma), Luisa María Payán (y su Raúl de entonces) y mi Carmen (Carmen Sevilla...¡Pobre Carmen!).  

                           

Grandes actrices las tres y grandes amigas antes de que llegaran la dispersión , los divorcios o la Dama del ALBA.

                               

¡¡DIOS, 65 NOCHEVIEJAS Y CON LA DE MAÑANA 66!...si mi Angel de la Guarda me acompaña, al menos hasta después de que suenen las 12 campanadas y me coma las 12 uvas, que espero que no sean las uvas de la ira.

                               

Feliz Año Nuevo a todos los hombres y todas las mujeres de buena voluntad... aunque este año que viene  con el virus que tenemos y el virus comunista que nos persigue, tal vez, suba el precio de las sonrisas.

                           

Y con la Virgen del Pilar que me acompaña grito para que se escuche al menos en mi pueblo:   ¡¡ Viva Don Miguel de Unamuno!!...  y  ¡¡¡ Arriba España!!!