La sonda Juno de la NASA habría detectado una señal de radio procedente de Ganímedes, una de las lunas de Júpiter. Aunque la agencia estadounidense ha dejado claro que su origen no está relacionado con ningún tipo de vida extraterrestre, las redes sociales, locura y ludibrio ante semejante situación. Y recordamos a unos de los peculiares iconos noventeros: Carlos Jesús y su imperecedero augurio sobre la llegada de " trece millones de naves de una confederación intergaláctica" a nuestro planeta. 

¿Es posible la vida en Ganímedes?

Vayamos, para comenzar, al dato, en principio, empírico. Júpiter posee, en principio, un total de 69 lunas, una cifra ingente, cierto, aunque perfectamente comprensible, ya que se trata del planeta más grande del sistema solar.

Ganímedes puede ser definido como un satélite similar a la Tierra en algunos - bastantes- aspectos. Es un cuerpo sólido, formado por silicatos y con un núcleo fundido rico en hierro, pero además tiene diferentes capas de hielo bajo su superficie.

Agua, he ahí la clave. Dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, crucial asunto para la vida. Bajo su superficie se extienden doscientos kilómetros de capas de hielo que culminan en una última capa en forma de agua líquida. De hecho, alberga más agua líquida que la Tierra. De todas formas, recordemos: una cosa es la habitabilidad y otra la existencia de vida.

Ganímedes y La Tierra, semejanzas y diferencias

Dicho satélite tiene una atmósfera muy delgada, extremadamente fina, la verdad. Ésta contiene oxígeno, un elemento que se obtiene por el efecto que la radiación solar genera en el hielo que se encuentra en su superficie, ya que separa las moléculas de hidrógeno y de oxígeno. Dato también revelador, pero, como se comentó más arriba, es extremadamente delgada y no tiene lo necesario como para, en principio, soportar vida. Ni de lejos al nivel de la atmósfera terrestre.

Ganimedes_luna_de_Jupiter

Y otro dato decisivo: nos falta el carbono (aunque, en su defecto, nos topemos con silicatos), nitrógeno, fósforo o azufre, tan esenciales para la vida.

Síntesis, puntos de encuentro de Ganímedes con nuestra bolita azul: tiene campo magnético, una atmósfera con oxígeno, un océano líquido y restos de lava solidificada en su superficie que confirman la existencia de placas tectónicas (aunque puede que ya no se hallen activas).

Carlos Jesús, ¿un visionario?

Me surgen ineludibles preguntas. ¿Vida fuera de la Tierra? ¿El asunto OVNI deviene asunto serio? ¿Es el secreto mejor guardado (preferentemente, nucleares élites y altísima inteligencia militar)? ¿Nos ocultan algo relevante sobre el particular? ¿En este asunto, como en todos, los humanos continuamos con los ojos extremada y kubrickianamente cerrados (Eyes Wide Shut)?

¿Merecen algún tipo de credibilidad los denominados "contactados", tipo Sixto Paz o Samael Aun Weor? ¿O no son más que un caterva de vulgares estafadores cuando nos hablan de Ganímedes como un lugar donde habita "una poderosa civilización", muy superior a la nuestra, tanto intelectual como espiritualmente, cuyas "casas son construidas bajo tierra con un material suave pero firme y de una sola pieza, poseyendo  "terrenos debidamente sembrados, cultivando ellos mismos sus alimentos" y que, tienen "magníficas universidades"?...

¿Cortinas de humo? ¿Briznas de verdad?

…¿Cortina de humo (no de Ummo), en parte para ocultar otras realidades también ocultadas y que se desean ocultar ad aeternum? ¿Algo de realidad? ¿Engañabobos para los "despiertos"? Pues nada, respóndanse ustedes. Y echen un ojo, si les place, al vídeo. Al menos, en estos tiempos de falsa pandemia, además de plandemia, esbozarán una sonrisa. Tal vez, irónica. Ante el zombieland circundante, yo prefiero despollarme un rato. En fin.