Jesús Muñoz, jefe de prensa del sindicato TNS y de la Coalición ADÑ nos habla en esta ocasión del programa “La hora del CAFÉ” que dirige en Radio Ya. Invita a todos los lectores de “El Correo de España” y a aquellos a los que haya caído esta entrevista en sus manos y que hasta ahora no eran oyentes de “La Hora del CAFÉ”, que escuchen una vez este programa, sólo una. Estoy seguro de que la inmensa mayoría de ellos repetirán y los que no lo hagan, no será porque escuchen mentiras en él, sino quizás porque no se atrevan a escuchar la Verdad al desnudo.

¿Qué supone para usted hacer “La hora del CAFÉ” junto con Nacho Larrea?

Presentar un programa único por sus contenidos, sus invitados y su línea editorial en la radio española, como es “La Hora del CAFÉ”, siempre es un honor y a la vez un reto, ya que nuestros oyentes (y ahora televidentes) escogen este espacio por ser como es, por decir lo que dice y por cómo lo dice, así que mantener el listón tan elevado en los tiempos que corren hace que quienes lo presentamos compartamos sensaciones tan gratificantes como exigentes de orgullo y responsabilidad.

Yo había participado como invitado en la primera etapa del programa, aquella en la que se emitía exclusivamente en Radio Patriotas y era quincenal, así que cuando Nacho me propuso dirigir y presentar el programa con él de manera alterna, unas semanas él y otras yo, en la segunda etapa, la de Radio Ya con periodicidad semanal, lo acepté encantado sin dudarlo. Y ahí estamos, dando caña desde hace ya casi 4 años y con la convicción de que nuestro programa es más necesario que nunca. Intentamos abrir una ventana a la Verdad entre tanta mentira del sistema.

¿Un poco tarde las 8 de la noche para hacer un café no? Por si algún lector no lo sabe explique qué significa CAFE...

Cualquier hora es buena para un buen café y más si es nuestro “CAFÉ”. Aparte de la bebida, CAFE, por si alguien lo ignora, es el acrónimo de “Camarada Arriba Falange Española” y era la consigna utilizada por los falangistas para identificarse en secreto desde antes del inicio de la guerra civil, y recordemos que lo utilizaban de manera “críptica”, no para jugar a los espías, sino porque los perseguían socialistas, comunistas y anarquistas para asesinarlos.

Una de las anécdotas más conocidas sobre “la utilización de CAFE”, fue la del 12 de Julio de 1936 en “Llano Amarillo” lugar donde el Ejército de África estaba terminando sus grandes maniobras estivales anuales. Allí estaba presente el Alto Comisario de España en Marruecos, Álvarez Buylla, militar colocado exprofeso en ese cargo por el Frente Popular. Durante la comida, que puso fin a las maniobras, antes de que cada unidad volviese a sus cuarteles, la oficialidad más joven (muchos de ellos de ideología falangista) comenzó a brindar al grito de: «¡CAFE, ¡CAFE!», mientras que desde otras mesas sus compañeros les jaleaban, «¡Siempre! ¡Siempre!» El teniente coronel Yagüe, jefe del Tercio y también falangista, les escuchaba emocionado.

Álvarez Buyllas, al oírles gritar «¡CAFE!» se extrañaba de por qué lo pedían tan pronto si no había terminado la comida… Ese mismo día los socialistas asesinaron a José Calvo Sotelo y unos días después comenzó el Alzamiento Nacional, que se inició en África, precisamente, con muchos de esos militares del “CAFE” como protagonistas.

 

Háblenos de la importancia de que siga vigente en los medios el ideal falangista...

Para cualquiera que conozca el ideal falangista sabe que su vigencia es total porque los problemas de España para los que propone soluciones, soluciones nacionalsindicalistas, siguen estando vigentes. El recordar lo que ha sido y lo que ha hecho la Falange en España no es sólo una necesidad histórica y de Justicia por lo que ha representado ese ideal falangista en nuestra nación, sino que, desgraciadamente, la inmensa mayoría de los problemas que padecía España en los años treinta del siglo pasado cuando nace y se extiende por toda España la doctrina falangista, son problemas que se están reproduciendo en su inmensa mayoría, casi calcados, un siglo después. Y otros problemas que asolan España en la actualidad que hace un siglo no existían, también tienen remedio con la doctrina nacionalsindicalista. Por eso, el que en un programa de radio se hable, al tratar los temas de actualidad, sin complejos ni medias tintas de lo que ha sido la Falange y lo que propone en nuestros días, es imprescindible. El falangismo es sentido común en estado puro, si nos conocieran más, en España habría muchísimos más falangistas, de hecho, hay innumerables españoles defensores del sentido común que son falangistas y no lo saben.

Es difícil, muy difícil, que una tertulia sobre la actualidad nacional e internacional así se pueda hacer en otras radios.

Es prácticamente imposible, y no lo digo por suposiciones, sino porque lo sé por experiencia. Llevo muchos años llevando temas de prensa en las organizaciones en las que he militado o con los colectivos que he colaborado como portavoz y hay orden expresa en todos los medios de comunicación del sistema (y todas las cadenas de radio, excepto Radio Ya, lo son) de silenciar nuestra voz hasta que sea imposible hacerlo, y cuando ya es imposible el silencio porque la noticia relacionada con nosotros ha trascendido demasiado, entonces el siguiente paso es calumniarnos. De hecho, nos han prohibido, por supuesto pagando, la difusión de anuncios de nuestros actos o publicidad electoral.

Y los pocos espacios radiofónicos que hemos tenido los falangistas (me consta que también les ha ocurrido a otros patriotas) en emisoras convencionales, por ejemplo, Radio Inter, de buenas a primeras esos espacios radiofónicos desaparecieron para siempre y eso que estábamos pagando por su emisión en la emisora. Podría contar innumerables anécdotas, pero lo esencial es que el sistema tiene tanto miedo a que alguien denuncie la verdad no aceptada por el régimen, que aquel que diga que el rey va desnudo sabe que no tendrá jamás ningún micrófono ni altavoz mediático controlado por el propio sistema. Por eso hay que buscar alternativas y canales para decir que el rey va desnudo, porque, coño, va desnudo. Y, de momento, el único sitio donde podemos decirlo es en Radio Ya.

Destaca la calidad de invitados y el contenido...

Así es, por los micrófonos de “La Hora del CAFÉ” han pasado y pasarán falangistas reconocidos y no falangistas, líderes políticos y militantes de base, historiadores y estudiantes, hombres y mujeres, periodistas y simples oyentes del programa a los que hemos invitado, jóvenes y veteranos, civiles y militares, personas que han sido “famosos” por un hecho en concreto y otros de los que casi nadie habla pero que llevan toda la vida luchando…En su inmensa mayoría personas que por su ideología o por sus acciones no tienen cabida en ningún otro programa de radio y menos en otra emisora.

Y en cuanto a los temas creo que hemos podido coordinar temas de “candente actualidad”, con monográficos sobre hechos históricos; contenidos basados en lo que ha ocurrido en la semana de emisión del programa, con otros tratamientos más generales de la noticia que ayudan a entender precisamente esos temas de actualidad de la semana. Y, además, lo hemos hecho sin pelos en la lengua, sin correcciones políticas cómplices, ni pensando en lo que puede pasar cuando alguien escuche el programa y no le guste. La mentira tiene muchos amigos y altavoces, la verdad cada vez es más perseguida, por eso siempre hay que darla a conocer como si fuera la última vez que pudiéramos decirla.

Por todo ello en estos 4 años de andadura el éxito de audiencia ha sido notable....

Y creciendo, y ojalá que dure mucho. En realidad, el programa comienza su andadura en enero de 2014, grabado en un estudio improvisado y con la dirección de Nacho Larrea y la colaboración inestimable de Javier Marcos. En esa primera etapa el espacio era quincenal, se grababa y sólo se podía escuchar en “podcast” posteriormente por Radio Patriotas. Más adelante se grababa en la sede de La Falange manteniéndose la periodicidad y la forma de escucharlo. Es a partir de Junio de 2017 cuando se nos invita a que “La Hora del CAFÉ” se incluya en la parrilla de Radio Ya, que acababa de nacer como emisora de radio, invitación que aceptamos encantados y agradecidos, y desde entonces, ya conmigo incorporado a la dirección y presentación del programa, Nacho Larrea y un servidor intentamos todas las semanas llevar a los oyentes una hora de radio completamente distinta a la que pueden escuchar en otros lugares, como decía antes, tanto por los invitados, como por los temas y como por la manera de abordar la actualidad y temas históricos e ideológicos.

Actualmente “La Hora del CAFÉ” se emite en Radio Ya los miércoles a las 20h, pero hay muchas formas de escucharlo y hasta de verlo. Gracias a nuestros técnicos, con Carlos Chinchilla a la cabeza, y un nutrido equipo de camaradas que colaboran en su difusión, en la actualidad los audios del programa quedan grabados y se pueden escuchar en nuestros canales de “La Hora del CAFÉ” en Ivoox, en Spotify y se pueden ver en Youtube y en VK (últimamente también lo subimos a esta plataforma ya que Youtube nos censura algunos programas). Y desde hace unas semanas también se emite los miércoles en directo el vídeo (streaming, lo llaman) desde las redes sociales de La Falange, del Sindicato TNS y de “La Hora del CAFÉ”. Vamos, que quien no lo escuche es porque no quiere, ya que tiene todo un abanico de posibilidades y eso está haciendo que cada vez tenga más difusión y lleguemos a más gente no sólo en España, sino en todo el mundo.

¿Qué aporta de novedoso el programa?

Pues como decía antes, todo es novedoso comparado con otros programas de radio, los intervinientes en el programa, las entrevistas, los temas que tratamos nosotros que no trata nadie, la historia reciente de España como ha sido de verdad, no como nos la cuentan ahora, nuestra manera de abordar los temas de actualidad que tratan los demás con su línea plana políticamente correcta y nosotros abordamos diciendo verdades prohibidas en la España actual, de ahí la censura y la polémica que generan nuestro particular punto de vista, las novedades en el mundo falangista en particular y socialpatriota en general en cuanto a actos, represión del sistema, convocatorias, noticias que nadie recoge en sus medios de comunicación…

Nuestro mayor problema es el intentar combinar en una sola hora a la semana todo esto que no se escucha ni ve en otros medios de comunicación. Siempre se nos quedan temas en el tintero e invitados a los que nos gustaría llevar al estudio, ojalá algún día este programa se pudiera hacer con más frecuencia y así conseguir tratar asuntos que por falta de tiempo no podemos abordar en sólo 60 minutos. Es lo que más nos reclaman nuestros oyentes. Yo lo dejo caer…

¿Cómo animaría a escucharlo, especialmente aquellos que de entrada no se identifiquen mucho con el ideario de Falange?

Nuestro programa es un espacio radiofónico (ahora también formato de vídeo) hecho básicamente por falangistas, pero dirigido también a los que no son falangistas bien porque no conocen nuestra doctrina o porque la conocen y no la hacen suya. Por eso acuden muchísimos invitados no falangistas y tenemos cada vez más oyentes habituales no falangistas. Me consta que personas que han escuchado el programa en una ocasión bien por casualidad o bien por escuchar en concreto un tema o un invitado en particular, se han enganchado a él y ahora son fieles seguidores de “La Hora del CAFÉ”, sobre todo porque como decía antes con el ideal falangista, este programa rezuma sentido común.

Yo invito a todos los lectores de “El Correo de España” y a aquellos a los que haya caído esta entrevista en sus manos y que hasta ahora no eran oyentes de “La Hora del CAFÉ”, que escuchen una vez este programa, sólo una. Estoy seguro de que la inmensa mayoría de ellos repetirán y los que no lo hagan no será porque escuchen mentiras en él, sino quizás porque no se atrevan a escuchar la Verdad al desnudo, o al menos una versión de la Verdad que les haga recapacitar sobre sus opiniones personales anteriores sobre tal o cual persona o tal o cual hecho, y se pregunten por qué jamás escucharon esas opiniones y como puede haber unos locos que lo dicen sin esconderse y sin recibir nada a cambio. Repito que estoy seguro de que volverán a escuchar el programa y si lo difunden entre sus conocidos, los locos que defendemos la Verdad cada vez seremos más y al final los locos serán los otros, los que la esconden y la manipulan.

Como escuchar (y ver) directamente el Programa “La Hora del CAFÉ”

En Radio Ya www.radioya.es los miércoles a las 20h

Ivoox, Canal “La Hora del CAFE”

https://www.ivoox.com//podcast-hora-del-cafe_sq_f1100580_1.html

Youtube, Canal “La Hora del CAFÉ”

https://www.youtube.com/channel/UC3q9SNAKndRWdu3Mvr9tMmw/videos

Vk, Perfil “Juan Español La Hora del CAFÉ”

https://vk.com/videos636824235

Spotify, Canal “La Hora del CAFE”

https://open.spotify.com/show/65jIjQ4ZGRwm8OnvrsRSiA

Twitter, Perfil “La Hora del CAFÉ”

https://twitter.com/LaHora_delCAFE