Todos aquellos que tengan que volver el lunes a su puesto de trabajo se encontrarán con la dificultad de poder hacerse con una mascarilla. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció ayer que “a partir del lunes, vamos a hacer una distribución en puntos donde es recomendable su uso”, después de recomendar su empleo en el transporte público. Es decir, que se repartirán en las estaciones de metro, de cercanías, etcétera.

Un asunto no exento de polémica, máxime cuando la Organización Farmacéutica Colegial se ofreció el pasado día 7 de abril a Sanidad para hacer una distribución controlada de ellas a la población a través de la red de farmacias y “no hemos recibido respuesta aún”, precisaron las mismas fuentes.

FUENTE: https://www.larazon.es/salud/20200411/z5t7iu3kwvhq5jdlpcaccaffnu.html