Compartimos por su interés la entrevita al P. Philippe Laguérie (IBP) en un blog tradicionalista santaiglesiamilitantebis.blogspot.com:

En nuestra traducción de Chiessa e post concilio (It.), que a su vez remite a Présent (Fr.), una interesante entrevista  de Anne Le Pape  con el P. Philippe Laguérie. Respuestas puntuales y convencidas y la afirmación de que la "batalla" de la Misa católica fue vencida definitiva e irreversiblemente por Monseñor Lefebvre en la década de 1980.  

¿Quién no conoce al padre Philippe Laguérie? Ordenado sacerdote por el arzobispo Lefebvre, fue nombrado párroco de Saint-Nicolas-du-Chardonnet en 1984 y permaneció al frente de la parroquia parisina hasta 1998. En 2004 dejó la Fraternidad de San Pío X y en 2006 fue uno de los co-fundadores del Instituto del Buen Pastor (IBP), del cual permaneció superior hasta 2019, con dos mandatos. 

- Monseñor, ¿se hubiera imaginado algún día revivir un período de caza de brujas (si se me permite decirlo) en relación con el rito tradicional?

- Si y no ! Si consideramos las causas fundamentales de la revolución litúrgica de la década de 1960, la infestación modernista del bandolerismo del Vaticano II (¡mucho más amenazante que la de Éfeso!), las mismas causas producen los mismos efectos: ¡sí! A pesar del intento, hoy podemos decir fallido, bajo Benedicto XVI, de restaurar sus credenciales nobiliarias a la liturgia bimilenaria de la Iglesia, los funcionarios eclesiásticos han permanecido y siguen siendo fundamentalmente revolucionarios. "Un árbol malo no puede dar buenos frutos..." Pero dada la violencia de los dos últimos documentos romanos ( Traditionis custodes y las respuestas a la dubia). ¡También sabemos por sus viajes que su ortodoxia es inversamente proporcional al cuadrado de su altitud! Sí: consternación. Aquí volvemos a los años 70, a las suspensiones a divinis , al "seminario salvaje", a las "excomuniones". Olor a polvo.

- ¿Cómo interpretar la actitud del Papa Francisco: puramente malévola, o simplemente consecuente con el Concilio Vaticano II?

- ¡Sobre todo, no debemos perder de vista que el Papa actual es un jesuita! Esta es la primera vez y, espero, la última. Un jesuita siempre preferirá la eficiencia a la consistencia. Bien lo sabía san Ignacio, que había sometido a sus religiosos a un cuarto voto: el de obediencia al Papa. Para limitar los genes (porque la Compañía los tiene en abundancia). Que la eficiencia entregada a sí misma no se convierta en extravagancia, presunción, megalomanía, autorreferencialidad. Los cardenales, que nunca habían elegido a un jesuita, lo entendieron. Un papa jesuita, por tanto sin superior, es un genio loco a los mandos de un Mirage o un Rafale [aviones -ndT]: detenedlos. Sin que haya que suponer la menor malevolencia en el foro interno. Entonces, ¿quién te autoriza? Un jesuita puede matar a alguien Ad majorem Dei gloriam ; es fácil, si su superior no encuentra nada malo en ello y si dirige adecuadamente su orientación de intenciones (cf. Los Provinciales ). En el siglo XVII habían inventado tantas herejías (probabilismo, molinismo, casuística, etc.) que el Papa tuvo que imponerles silencio. ¡Y se quedaron en silencio! Pero hoy es difícil ver, si no el mismo Jesucristo, quién podría silenciar a un jesuita sin superior... Al menos que ya no coja el avión.

- ¿Qué opinas de la objeción: "Querer celebrar sólo en el rito antiguo es cuestionar el valor del nuevo"?

- En esto debo ser claro, después de un período de silencio diplomático. Soy de los que piensan que nuestro absoluto rechazo a la Misa de Pablo VI no es ni afectivo, ni disciplinario, ni carismático, etc. Es teológica, teológica, dogmática y moral. ¡Absoluto! El pecado original de esta detestable disputa litúrgica en la Iglesia es la indescriptible y loca osadía del Papa Pablo VI de promulgar un nuevo ordo missae sobre la base de la investigación de expertos, F ... M ... y protestantes, y tirar (con temblores en sus voces) la misa de los papas León y Gregorio, ambos grandes. La liturgia católica no puede ni debe ser otra cosa que la transmisión del legado de los Apóstoles. Una misa inventada 19 siglos después sólo puede ser una ambición prometeica, una quimera romántico-libertaria, un populismo de mal gusto, indigno de la Iglesia de Jesucristo. La promulgación del nuevo ordo missae de Pablo VI es sin duda legal y válida, pero ciertamente no legítima. Lo que será muy instructivo en esta crisis es el reposicionamiento de todos: los que sobrevivan gracias a la diplomacia eclesiástica y las protecciones eclesiásticas se ahogarán. Solo permanecerán los apasionados por la verdad. Después de pasar mi vida luchando, estoy feliz de ver que moriré, no como un jubilado, sino como un soldado.

-  ¿Cómo ve la cuestión de las ordenaciones?

- Dejo esta pregunta al superior general de nuestro instituto, el padre Gabriel Barrero, quien la tomó en mano y con algunas buenas perspectivas, pero que con razón invita al silencio...

- En su opinión, ¿existe un riesgo real de ruptura en la transmisión del rito tradicional? De ser así, ¿cuáles serían las consecuencias?

¡Ninguno Ninguno! La "batalla" de la Misa católica fue ganada definitiva e irreversiblemente por Monseñor Lefebvre en la década de 1980. ¡Lo que se ha hecho ya no se repetirá! Hay decenas de miles de sacerdotes en el mundo que celebran la Misa Gregoriana y no son los gestos de algún secretario romano o de algún obispo residencial, que trabaja "horas extras", para cambiar nada. Es demasiado tarde: hemos ganado la batalla. No soy de los que especulan sobre un infarto o un derrame cerebral del Papa: lo encuentro lamentable, sobre todo porque el jugador muy bien podría tener que pagar el precio de su apuesta. Por otro lado, sé que TODOS los sacerdotes que conozco (empezando por mí) nunca irán a esta misa que ha arruinado a la Iglesia de Occidente, América y África. Macron habrá vacunado incluso a los fetos antes de que Francisco pueda imponernos la sinaxis de Pablo VI. Con 43 años de sacerdocio, ¿crees que le voy a pedir permiso a alguien para celebrar mi misa de ordenación?

Texto original:

SANTA IGLESIA MILITANTE - SEGUNDA ÉPOCA - BLOG ORIGINAL: P. Philippe Laguérie (IBP): la "batalla" de la Misa católica fue vencida definitiva e irreversiblemente por Monseñor Lefebvre (santaiglesiamilitantebis.blogspot.com)