32501_imagen

AYER

"¡Ay, mi señor, ya lo ves, ya te lo decía yo, todo ha salido como tenía que salir...!"
       --Pero, ¿a qué te refieres, Horacio? ¿Te has vuelto loco o es que tu mente desvaría?
      "Hamlet, Hamlet..., pero ¿no te das cuenta? ¿No te das cuenta de que este hombre es un Dios?"
      --¿Quién es un Dios? ¿Claudio?...
      --"No, mi señor, ¡déjate de tonterías!... Me estoy refiriendo a Suárez..."
      --¿Qué Suárez es un Dios?... ¡No me hagas reir, Horacio! Que me puedo partir de un ataque de risa...
    "Tú di lo que quieras, mi señor, Pero, ahí lo tienes otra vez. Cambian todos, menos él. ¡Cinco gobiernos, cinco! Y él sigue como si tal cosa. España se hunde y él sigue... Te lo digo yo, Hamlet: este hombre tiene siete vidas, como los gatos. ¡ O es Dios!
     --¡Anda, anda... no exageres, Horacio! Suarez ni tiene siete vidas ni es Dios. Lo que pasa es lo que pasa: que España tiene lo que se merece... y lo que se merece en estos momentos es un hombre como Suárez.
    "¿ Y los demás? ¿Qué te parecen los nuevos ministros?"
    --Mira, Horacio, mi gran amigo, mi fiel compañero... a ver si de una vez por todas entiendes lo que está ocurriendo en "esta" Democracia... ¡Convéncete a ti mismo! Aquí ya no se trata de hombres o "caras"... aquí lo que ocurre es que falla el sistema... y que mientras no se cambie de sistema da igual quién esté en el Gobierno. ¡ Fíjate: ni siquiera Suárez es malo! Suarez hace  tal vez lo que haría cualquier otro. Si un coche va por mal camino, por un camino que conduce al precipicio, da igual, totalmente igual, quien vaya al volante.
   "¿Entonces?"
   --Entonces... ¡que mientras la clase política (desde el Rey hasta el último alcalde del último pueblo) no se decida a reconocer su error, "esto" no tiene arreglo! Aquí haría falta un puñado de hombres honrados y honestos que una mañana se plantase y dijese basta! "Españoles: lo reconocemos; nos hemos equivocado... y vamos a rectificar... ¡Que rectificar es de sabios! Esta Democracia no le va a España. Aquí hace falta una democracia con autoridad y con prestigio... sin consumismo y sin Camachos. Que inspire confianza y fe. Que dé confianza y no robe libertad... Así que, a partir de ahora mismo,  donde dijimos digo, decimos Diego... ¡, lo que España necesita y se acabó! Ni Franco fue tan malo ni nosotros somos tan buenos. Ni los sindicatos de Solís eran tan malos ni los de Nicolás y Marcelino son tan buenos. Lo de Europa ha sido un cuento y lo de Gibraltar sigue siendo un robo. Menos huelgas y más trabajo es lo que está haciendo falta... Así que lo dicho: ¡Viva España! ¡Arriba España!... Y Rusia que  se quede con el oro y con Carrillo!"
     "Ahora el que desvaría eres tú, mi señor, príncipe de Dinamarca, Hamlet..."
     --No, Horacio, aunque tú lo creas así, no desvarío. Es pura verdad, lo que España necesita. Poner los pies en el suelo y caminar con los ojos abiertos.
     "Pero, Hamlet... ¿cómo vamos a volver ahora a aquello?
     --No, si no se trata de volver a "aquello". Si de lo que se trata es de hacer ahora lo que debió hacerse entonces... Sentarse a una mesa, y sin fobias, ni filias, examinar qué era bueno, que era malo y qué se podía remediar... ¡Y actuar en consecuencia! ¿O es que cambiando el nombre de las calles y cambiar de ministros cada tres días se han resuelto los problemas de España?
      "Pero... ¡ha llegado Leopoldo Calvo Sotelo!... ¡la lumbrera económica del país!
      --Mira, Horacio,... ¡déjate de cachondeos o te mando a la horca! Estamos hablando de cosas serias... y hablar de ese cursi no es serio... ¡aunque lo hubiesen puesto de corneta de la banda de mi pueblo!
     --"¡Está visto que no tienes arreglo, Hamlet! Ahora con razón, te perseguirá el gran Leopoldo..."
     --Te digo que hablemos de cosas serias. ¡Claro así no me extraña que España se hunda en la miseria! Porque mientras se despeña el río --como decía Ignacio--, se está secando la huerta. Algún día los españoles sacarán sus hoces y sus martillos... ¡y hasta tendrán razón!
HOY
Señor, mi Príncipe, no te quejarás, ha llegado Don Leopoldo, la lumbrera económica del país, Suárez ya es historia. ¡¡ Horacio, déjate de cachondeos o te mando a la horca!! Estamos hablando de cosas serias. España es una cosa seria... ¡¡¡¡  o era !!!!!