Black Lives Matter quiere anarquía para destruir las estructuras de esta sociedad democrática y construir sobre sus escombros una sociedad totalitaria.

Los terroristas del movimiento Black Lives Matter están utilizando el asesinato de George Floyd por un  policía de Minneapolis para promover su agenda de destrucción y muerte. Por su parte, la prensa cómplice de la izquierda ignora en su totalidad el infierno desatado por estos vándalos y los presenta como protestantes pacíficos. Pero nada está más lejano de la realidad que presentar como ciudadanos pacíficos a unos delincuentes que queman, destruyen y matan en el proceso de transformar radicalmente una república constitucional en un estado totalitario. La piedra en su camino es un Presidente Donald Trump con posibilidades de ser reelecto el próximo 3 de noviembre. Por eso han decidido darle un golpe de estado en la forma de reducir sus posibilidades de resultar reelecto.  
Hablando claro y al grano, esta gente no quiere justicia para George Floyd y su familia. Esta gente no está ejerciendo su derecho a la libertad de expresión al amparo de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Black Lives Matter quiere anarquía para destruir las estructuras de esta sociedad democrática y construir sobre sus escombros una sociedad totalitaria. Cada vez que se les haga una concesión inventarán otro pretexto para seguir destruyendo porque su verdadero objetivo no es la justicia sino el poder absoluto. Por eso, no se han ido a casa y se han pasado más de dos meses amargándole la vida a las personas respetuosas de la ley. De ahí que, para entender mejor este acertijo, es importante que pasemos una breve revista al origen y a la conducta de Black Lives Matter.
Estos facinerosos asomaron por primera vez su cabeza diabólica en diciembre de 2014, en Baton Rouge, Louisiana. Tres días después del asesinato de cinco policías y docenas de heridos en la ciudad de Dallas, los protestantes de Baton Rouge se preguntaban a pulmón abierto: "¿Qué queremos?"  y se contestaban "Policías muertos". Y seguían: "¿Cuando los queremos?"  para contestarse: "Ahora mismo". Por eso demandan que se reduzcan los presupuestos para los departamentos de policías como una forma de debilitarlos primero y eliminarlos después.
Si alguien tiene todavía dudas sobre la maldad de estas sabandijas haría bien en echar una mirada a la página web de Black Lives Matter donde se afirma: "Defendemos la vida de los homosexuales, los transexuales, los discapacitados, los indocumentados, los que tienen antecedentes penales, las mujeres y todas las vidas negras a lo largo del espectro de todos los géneros".  Como diría el personaje de  Chicharito del antiguo teatro cubano: "Allá va eso". De las vidas blancas ni una sola palabra.
En el plano personal, tuve hace varios días un asiento de primera fila en el programa The Story, de la cadena Fox News, que conduce la periodista Martha MacCallum. En el curso de una entrevista a un representante de Black Lives Matter en la ciudad de Nueva York, Martha le preguntó al invitado cuales eran los objetivos de su organización. Con la mirada fija en la periodista el entrevistado amenazó:"Si este país no nos da lo que queremos le daremos fuego al sistema y lo sustituiremos por otro."  Martha quedó petrificada y su expresión de consternación y terror fue representativa de los millones de americanos que se sienten amenazados por la violencia indiscriminada de Black Lives Matter en los últimos meses.
Veamos ahora la otra cara de esta devaluada moneda. Comencemos por entender que aquí no estamos hablando de un movimiento orgánico cuyo objetivo principal es la justicia social; porque  Black Lives Matter es mucho más siniestro. De hecho, este movimiento ha unido estrechamente sus reclamos de justicia para los negros a ideas fundamentales que son la antítesis de cualquier convicción del cristianismo bíblico.
He aquí tres razones por las cuales Black Lives Matter es incompatible con el cristianismo bíblico: Black Lives Matter se propone desmantelar la definición bíblica de la familia. Black Lives Matter está a la vanguardia de la defensa de la homosexualidad. Black Lives Matter define como normal la confusión de género y se propone convertir en héroes a aquellos a aquellos que están confundidos.
Ya que nos hemos adentrado en el plano bíblico, cabe ahora preguntarnos: ¿Está Dios interesado en la justicia? ¡Definitivamente! En Isaías 61:8 Dios ha dicho de sí mismo: "Porque Yo, el Señor, amo la justicia". Y otra  pregunta: ¿Está Dios interesado en la vida? ¡Seguro, porque por encima de todas las cosas creadas solamente los seres humanos fuimos diseñados y moldeados según su imagen y semejanza! En Génesis 1:26 leemos: "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen (b'tsalmeinu), conforme a nuestra semejanza (kid'muteinu); y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra".
En otro aspecto de este candente tema, los militantes de Black Lives Matter  son una negación de las enseñanzas del Dr. Martin Luces King, Jr., quien siempre predicó a favor de la inclusión de todas las razas en una gran sociedad americana. Black Live Matter trabaja por la exclusión de los blancos de una sociedad ficticia donde los privilegios sean reservados para los negros. Una especie de venganza de lo que Black Lives Matter califica actualmente como los privilegios de los blancos.
Vayamos a King  para encontrar en él la vacuna contra este virus de odio que ha convertido en pesadilla el gran sueño americano. Su voz estentórea suena todavía en mis oídos cuando dijo: "Yo tengo un sueño, que mis cuatro hijos pequeños vivan un día en una nación donde no sean juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter." Y en otra de sus frases inmortales nos dio la fórmula para la convivencia civilizada cuando dijo:"La oscuridad no puede destruir a la oscuridad; solamente la luz puede hacerlo. El odio no puede destruir al odio; solamente el amor puede hacerlo." Amén.
Otro pastor cristiano, el Reverendo Franklin Graham, ha participado en este diálogo nacional. Graham ha dicho:"Las palabras Black Lives Matter son totalmente correctas y tienen un gran significado. Una cosa que los negros, los blancos, los hispanos, los asiáticos y todos los demás tenemos en común es que todos fuimos creados en la imagen de Dios. Jesucristo murió en la cruz por los hombres de todas las razas."
Por lo tanto, definitivamente debemos defender la justicia, predicar la misericordia y profesar la humildad\ ante Dios nuestro Señor. Porque tanto las vidas de los negros como las de los blancos son valiosas. Los cristianos en primera fila. Pero no intentemos hacerlo en nombre de una organización que desprecia los evangelios y contradice al único Dios con la capacidad de traernos una paz perdurable.