El pasado día 18 le dirigí una carta al Rey Juan Carlos que les reproduzco hoy, pues muchos, muchísimos españoles y yo entre ellos, no nos ha parecido acertada la actuación que ha tenido en el último “incidente” de su venida a España, porque ha aceptado sin más la presión del Gobierno comunista (que con el beneplácito de su hijo le están triturando) y aunque lo haya ocultado con lo del virus traidor no ha convencido a nadie.

 

Señor, usted tiene que comportarse como un español y los españoles como le decía en la carta ni huyen ni se esconden, cuando de por medio está el honor.

Señor, usted no puede esconderse, usted tiene que presentarse en Madrid y declarar todo lo que haya hecho de bueno o de malo a lo largo de su Reinado… y si ha hecho algo que incluso le pueda llevar a la cárcel ¡¡¡A LO HECHO PECHO!!!

Porque, además, ese sería el mejor modo de ayudarle a su hijo (aunque no se lo merezca) y salvar a la Monarquía.

 207767808

Así que le remito de nuevo la carta que usted debía enviar, incluso antes de que termine el año “horribilis” que ha vivido y que está viviendo a los españoles… y actuando así, tal vez, deje sin armas a los lobos que ya vienen con la República entre los dientes… porque no crea, ni usted ni su hijo, el actual Rey de España, que los comunistas que ya están en el Gobierno los van a dejar que se vayan de rositas.

Ellos quieren cargarse la Monarquía, como, incluso, demuestran en el libro que acaban de sacar a la calle y no se detendrán hasta conseguirlo (y más pronto si ustedes se lo ponen facilito):

Señor, lo dicho, un español de bien no se esconde ni huye… y como le dijo su padre al cederle los Derechos Hereditarios a la Corona: ¡POR ESPAÑA, TODO POR ESPAÑA¡” 

"Españoles, hasta aquí he llegado...y siguiendo el camino que me marcó mi padre cuando me cedió la Corona, POR ESPAÑA, TODO POR ESPAÑA, he decidido afrontar mi situación y poner sobre la mesa mi vida y hasta mi Reinado, a sabiendas de que cometí errores y hasta tal vez posibles delitos. Lo sé, pero como tengo la conciencia tranquila, puesto que todo lo que hice fue de buena fe o pensando que no le hacía mal a nadie, y menos que a nadie España, he pensado, para evitar el acoso mediático y político que estoy sufriendo, que lo mejor es enfrentarme a mi destino con la cabeza alta y sin miedos...                    

En consecuencia, hoy mismo he dirigido  a la Moncloa y a la Zarzuela comunicándoles mi decisión de volver a España para pasar las Navidades con los míos y ponerme a Disposición de la Justicia e incluso de las Cortes, si así lo considera el Gobierno.

        9788412148336         

Sé que esta decisión puede dañar a mi hijo y a la Monarquía, pero he meditado largamente y he llegado a la conclusión que Don Felipe, SM el Rey, tiene razón cuando ha puesto como bandera de su Reinado la TRANSPARENCIA.. pero, además, he pensado, pienso, que si sacrificándome yo se salva la Monarquía y mi ejemplo sirve para imponer la TRANSPARENCIA a todos los niveles mi sacrificio no habrá sido en vano. Eso sí, me gustaría que en los platos de la balanza, para ser justos, se pusiera lo malo y lo bueno que haya podido hacer en los 4o que Reiné.                

Y por hoy nada más, sólo desearos a todos que, a pesar del Estado de ALARMA y las limitaciones en la convivencia, tengáis unas Navidades dignas y esperanzadoras y un Año Nuevo que nos haga olvidar este que tanto nos ha castigado.              

 ¡Españoles, por España, todo por España..! ¡Viva España!"