Rotunda, inequívoca, valerosa posición personal del sacerdote católico y médico Álvaro Sánchez Rueda, quien objeta doble e insalvablemente contra la timovacuna covid-19. Objeción,  tanto moral (utilizar en la mayoría de las timovacunas, Línea celulares de embriones abortados) como médica (es un fármaco experimental, los inoculados devienen ratas de laboratorio).

Juicio de Dios, juicios de los hombres

Timovacunas cuyos "efectos a medio y largo plazo son desconocidos", ocasionando "decenas de miles de muertos y lesionados". Para siempre. Y ante esta "locura planetaria", Álvaro estima que los últimos y directos responsables deben ser juzgados penalmente. Acusados de genocidio, cargos criminales varios y plurales crímenes contra la humanidad

…Y soberbio broche final: nos hallamos ante un "atentado contra la especie humana en una escala jamás visto". En fin.

Álvaro Sánchez Rueda