Poco a poco El Correo de España sigue incorporando nuevos autores, nuevos guerreros en la batalla cultural. Hablamos con el último de ellos, José Manuel Bou, muy comprometido en la militancia, especialmente en la faceta intelectual.

Háblenos un poco de usted, para que le conozcan los lectores.

Soy licenciado en derecho. En la universidad, entré en la asociación Renovación Universitaria, de la que llegué a ser representante, porque era la única que plantaba cara a las conferencias de proetarras como Pepe Rei o terroristas de Terra Lliure como Nuria Cadenas, que se impartían en la Universidad de Valencia por aquel entonces. A través de esta asociación entre en el mundo del activismo valencianista en defensa de la lengua y la cultura valencianas y de la unidad de España frente al separatismo catalanista en Valencia, llegando a ser miembro del Consell Foral Culturals Valencianistes, la promotora de las grandes movilizaciones contra el separatismo en Valencia. He publicado dos libros (Asociacionismo en la UVEG, una mirada crítica y Crisis y Estafa) y está a punto de salir un tercero, titulado El Sueño de España.

¿Cómo valora la labor de El Correo de España?

Se trata de un trabajo fantástico de información y lucha cultural en un momento especialmente importante, donde las ideas políticamente correctas dominantes empiezan a ser cuestionadas y los medios mayoritarios reaccionan defendiendo el statu quo con asfixiante unanimidad, olvidando la ética periodística más básica y los resortes del poder comienzan incluso a censurar y perseguir el pensamiento disidente.

Una labor necesaria que debe oírse con fuerza en medio de la dictadura del pensamiento único.

Así es, resulta fundamental que medios como El Correo de España contradigan las ideas dominantes del posmodernismo decadente y del marxismo cultural.

¿Por qué es tan importante la llamada batalla de las ideas?

Porque, al final, determinará si se produce un cambio de timón que salve a nuestra Civilización de la decadencia a la que parece abocada o si persisten las políticas globalistas que nos llevan al suicidio de nuestras sociedades. En las últimas décadas el poder nos ha llevado de la mano por la Ventana de Overton hacia la locura y es el momento de plantear una resistencia que nos devuelva a la cordura.

¿Qué espera aportar y de qué temas va a tratar?

Escribiré, como llevo haciendo en mis libros y en artículos en otros medios, sobre temas de política general bajo tres ejes: la defensa de la unidad de España y de la revalorización de su historia, libre de leyendas negras; la justicia social y la resistencia ante las políticas globalistas que amenazan nuestra identidad y nuestro bienestar; y los valores cristianos y tradicionales sobre los que se levanta nuestra Civilización; todo ello con el fin de contribuir a articular una doctrina patriota que enmiende a la totalidad al globalismo y contribuya a la preservación de nuestra Civilización cristiana.

¿Se puede decir que los escritores, por mucho prestigio académico que tengan, si no son fieles al poder, siempre estarán en cierta manera silenciados?

Sin duda, salvo casos puntuales de autores que alcanzaron una gran fama antes de oponerse al poder y no pueden ser silenciados del todo, aunque lo intentan y, en ocasiones los criminalizan, todos sabemos que oponerse a la dictadura globalista o defender tesis políticamente incorrectas garantiza no solo el silenciamiento, sino la persecución y el acoso. Aun así, debemos persistir porque su poder empieza a resquebrajarse.

¿Hasta dónde cree que va a llegar esta censura tan agresiva a los medios disidentes?

Probablemente irá en aumento, pero también aumentará el escándalo que causan sus abusos y los conatos de resistencia ante ellos. No hay que desfallecer, por tanto, sino redoblar esfuerzos en defensa de la patria, de la justicia y de la Civilización.