32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34

Ahora que estoy viendo nevar y que la "Filomena" ha hundido España en la nieve no he podido evitar que de este baúl de los recuerdos salga mi primera nieve. Quiero decir la primera vez que vi nevar. Fue en 1958...y fue así.

      descargar_64                     

 El día 12 de abril es mi Santo y siguiendo la costumbre de mi pueblo había  que celebrarlo  (luego, en Madrid descubriría que se celebra más el cumpleaños que el Santo) con los amigos de la "pandilla"... tan es así que todavía recuerdo muy bien el santoral de todos. El 1 de Enero se celebra el Santo de los Manueles (por Jesús, Enmanuel) y allí teníamos cuatro (Manuel López, Manolo Martínez, Manuel Merino y Manuel Izquierdo "Manolín"). El 19 de marzo es el día de los Josés (por San José) y allí estaba Pepe Cabello, José Antonio García y José María, el "Rebanás". El 12 de abril San Julio (por San Julio, Papa) y estábamos tres, Julio Oteros, Julio García "Julipi" y yo. El 30 de Mayo es San Fernando (por San Fernando III el Santo) y allí estaba Fernando, el de los Ortegas. El 13 de junio, San Antonio (hay muchos Santos Antonios, pero los nuestros celebraban el de San Antonio, presbítero y Doctor de la Iglesia) y teníamos tres: Antonio Pérez  Oteros, Antonio Ortega y Antonio Flores...y el 21 de Junio, San Luis, y estaba para celebrarlo Luis Márquez, y el 24, San Juan (con Juan Roldán, nuestro campeón de ajedrez) y el 18 de Julio, San Federico (con Federico Ortega, Federico Merino y a veces Federico Izquierdo)... y el año, para nuestras celebraciones, terminaba con los Franciscos, el 3 de octubre, Paco Izquierdo, Paco Urbano y Paco Ortega.

                   

Pues bien, aquel 12 de abril de 1958  (ojo, 12 de abril, en un pueblo andaluz y con 30 grados normales) y cuando ya estábamos en "Casa Pepe" en plena celebración de San Julio, o sea, con las copas llenas y rellenas  (¡llena, Pepe!) de Fino Camarena unos, otros con el Montilla y algunos con el Ortega) y andando los chorizos ( ¡cocina, 10 de chorizo, 5 de lomo, 4 de pajaritos...y!!) el jamón, el queso, los pajaritos, el lomo de orza, los pimientos rellenos, la tiras de bacalao y no sigo...porque cuando ya estábamos cantando flamenco (bueno, allí el único, el mejor, el que cantaba flamenco "jondo" era el Manolete Martínez, el que cuando se arrancaba con uno de sus profundos "martinetes" y su voz ronca nos ponía la carne de gallina y sin acompañamiento de guitarra, sólo con las palmas de todos (menos las mías, tan negado he estado siempre para la música que me callaban porque desentonaba)...

                         

Sí, pues cuando ya estábamos "casi" alegres, de pronto, entraron algunos de la calle gritando  ¡¡¡ está nevando!!! y como aquello, la nieve no la habíamos visto ninguno de la pandilla, pues según los viejos del pueblo (y entre ellos Pepe el padre, que hasta echó sus lagrimitas, porque hacía 50 años que no había visto nevar en el pueblo), fue la locura, ya que sin pensarlo, y con las copas en la mano, nos echamos a la calle y hasta terminamos bailando con los vecinos, hombres, mujeres y niños, como locos.

        OIP_-_2021-01-11T184906.239                                                      

Y nevando siguió toda la tarde y toda la noche, hasta convertir el mar de olivos verdes que rodeaban, y rodean, Nueva Carteya, en plena campiña cordobesa, en un mar de olivos blancos... ¡Y era el 12 de abril y yo tenía 18 años!

                 

SÍ, HAY COSAS EN NUESTRAS VIDAS QUE NO PUEDEN OLVIDARSE.