Encaro el artículo de hoy con una queja basada en una realidad evidente. ¿Por qué en el mundo del arte ser comunista ha sido hasta un ayuda y el ser de otras ideologías es una rémora?
 
Baso la pregunta en mi experiencia personal. Asistimos a como los Autes, los Sabinas, los Ismaeles Serranos, etc, etc no tienen ningún problema en proclamar su ideología criminal, sin ningún tipo de contestación ni veto, ni por los medios de los obispos siquiera, y en cambio en cuanto huelen que eres falangista empiezan las escusas a la hora de publicarte o de concederte entrevistas.
 
Digo todo esto con el desánimo que a veces le invade a uno cuando se encuentra ante este tipo de tropelías. Como están demostrando los hechos, la batalla cultural es muy importante a la hora de decidir el destino de un país y los medios no progresistas parece que no se enteran de ello.  Llevo más de tres años solicitando entrevistas a la COPE y otros medios del mismo espectro ideológico para hablar sobre despoblación, mis libros y el disco hecho a medias con el gran Freddy Billy, y cuando ven de que pie cojeamos las negativas se presentan. Pero no es que sea el caso mío, pues a fin de cuentas estoy empezando con ello, es que vemos por ejemplo como un artistazo como José Manuel Soto es relegado por los ayuntamientos a la hora de ser contratado para que cante antes que él el mamarracho de turno con carnet. 
 
No lo entiendo, la verdad. Por que el ser comunista es un plus en el mundo del arte y porque si eres falangista no puede salir nada bueno de ti. Pero la realidad es esa. Y no hablemos con los problemas a la hora de la distribución con los que se enfrentan hoy en día los realizadores de películas no políticamente correctas. Estamos perdiendo la batalla cultural, la ideología izquierdista domina los medios de comunicación de masas, y los medios de comunicación un poco independientes de esta marea se ponen estupendos con nosotros y no nos dan cancha ninguna en un acto de estulticia que no deja de tener sus consecuencias.
 
Luego vienen los llantos y los rechinar de dientes cuando estas sectas sacan sus leyes ideologizadas a la palestra. Las memorias históricas, las leyes de educación, ahora la ley de protección de menores....
 
Por ello quiero agradecer al Correo de España que publiquen mis artículos escritos con total libertad y de que me ayuden en la difusión de mis libros y nuestro disco. Y también en que estemos hablando de publicar un libro mío escrito hace 20 años ya y vetado por las editoriales políticamente correctas.
 
Y a pesar de todo lo dicho, los Pepes de las Heras, los Freddys Billys, los Eduardos Garcias Serranos y los Alvaros Romeros permaneceremos inasequibles al desaliento a la hora de dar la batalla cultural a la izquierda. Nos asiste la razón, como se la asistía al General cuando cruzó el estrecho. Y a pesar de la limitación de nuestros medios y de nuestra lucha en soledad, ganaremos, al igual que ganó el General a las regiones más ricas de España.
 
Por que tenemos la razón y por qué seremos inasequibles al desánimo. Por que tenemos más talento y más ilusiones que ellos. Venceremos a pesar de la desigual lucha con la ayuda del Señor como David venció a Goliat. 
 
Y nos da igual que los medios tibios no nos hagan caso. Allá ellos. Cuando sus hijos se encuentren esclavos en un país comunista, ellos serán los culpables únicos. Por su frivolidad y por su irresponsabilidad.
 
Hoy estoy escribiendo el artículo a una hora temprana. Se oye el canto de los gallos y la luz penetra por las rendijas de la ventana de la habitación. Este articulo ha sido un desahogo para mi pues me he encontrado con muchas injusticias en mi camino de escritor. Aquí se las he contado. Pero una vez desahogado me vuelve el ánimo, miro a la Virgen de Fátima que tengo en la mesilla de noche y me dispongo nuevamente a esa batalla cultural cual si fuese un caballero cruzado. Me dan igual los vetos y los rechazos por mi ideología falangista. Confío en mi talento y en el de Freddy y en que El Señor nos dará la victoria final. Por ser mejores y por qué nos estamos jugando mucho en el envite. El ser una nación libre o una nación esclava, enferma de comunismo.
 
Y volveré a pedir entrevistas a los medios tibios y estos volverán a negarse a concedermelas.  Pero es igual. Hoy hace un día razonablemente bueno para la fecha en que estamos y no pienso dejar que nadie me lo estropee. Acabaré mi artículo y bajaré a desayunar y a empezar el día. Hoy tengo una entrevista telefónica con Álvaro acerca de la publicación de mi libro Traiciones sunitas, enredos cortesanos y amoríos desdichados. No es comunista el libro pero creo sinceramente que es un buen libro. Muy bonito y fácil de leer, aunque todo el esté escrito en verso. Y perdonen la inmodestia.  Espero que lleguemos a un acuerdo. Luego iré al monte a por un remolque de carrascos de encina para encender la chimenea. Que el fuego de esta nos caliente a mi familia como el fuego de nuestro espíritu nos calienta a todos a la hora de enfrentar esta definitiva batalla. La cual ganaremos por el bien de España y de nuestros descendientes. 
 
Pondré la radio cuando desayune y escucharé seguramente a algún cantante comunista soltar su retahíla sin que el presentador del medio tibio le oponga ningún contraargumento. Que le vamos a hacer. El mismo presentador que me niega una entrevista para hablar sobre un tema tan urgente como es la despoblación debido a mis desvaríos falangistas. Pero no pienso ponerme de mal humor. Tengo la suerte de luchar por una causa justa y el Correo de España es mi altavoz. Pondré todo mi talento y saber al servicio de ella por que España lo necesita. Y ganaremos al final. Por que es hora de que el pueblo español se reencuentra con esa paz y prosperidad que ya tuvo hace 45 años.