VIENE DE UN ARTÍCULO PREVIO.

 

CONCLUSIONES:

 

Algunas inscripciones indican que el edificio original fue construido por los Reyes legendarios, conocidos como “los discípulos de Horus”.

Pero fueron otros Faraones y bajo distintos reinados los que construyeron nuevos edificios sobre el mismo templo y alrededores. El Faraón Keops (en la edad de piedra) ordenó construir un Templo sobre el mismo sitio y bajo el reinado de Pepi I el Templo fue reconstruido.

También durante la Dinastía XI fue el lugar de una gran biblioteca de papiros. Se volvió a restaurar en tiempos del Faraón Tutmosis III, encontrando en las paredes los nombres de otros Faraones como Tutmosis IV, Ramsés II, Ramsés III.

Se volvió a reconstruir bajo Ptolomeo VIII, ampliándose por Ptolomeo X, XI y XII, Cleopatra VII, Julio César, Cesarión y los emperadores Augusto y Tiberio.

También se pueden leer en el edificio principal los nombres de Calígula, Nerón, Claudio, Domiciano, Nerva y Trajano.

Estos templos así como los de todo el planeta jamás fueron terminados de construir y fueron abandonados o inutilizados hace 12.500 años, por lo cual las supuestas dinastías egipcias jamás existieron. Y todos esos personajes históricos fueron a ese templo a dejar su nombre Para salir en la “foto”. Y quizá también como señal de respeto a los Dioses, en los cuales en esa época se creía mucho más que ahora. Y tampoco estoy muy de acuerdo con este otro dato: Esta cámara está datada a finales del periodo ptolemaico y su pronaos fue añadida durante el reinado del emperador Tiberio.

Esto llevó a Jean-François Champollion a fechar el relieve en el periodo grecorromano, pero muchos de sus contemporáneos postularon que databa del Imperio Nuevo.

La fecha aceptada mayoritariamente en la actualidad es hacia el año 50 a. C., pues muestra estrellas y planetas en las posiciones en que se observarían en esa época. Se ha conjeturado con que el relieve sirviera de base para la confección de sistemas astronómicos posteriores.

1º Esta cámara jamás fue añadida durante el reinado del emperador Tiberio. Y por lo tanto la afirmación de Champollion de fechar el relieve en el periodo grecorromano es errónea.

2º Así como la fecha aceptada mayoritariamente en la actualidad hacia el año 50 a. C. Que también es errónea de acuerdo con los datos que ya tenemos.

3º Y desde luego la apreciación de las posiciones de estrellas y planetas 50 a. C. Solo puede ser errónea. En todo caso podrían ser las posiciones que ocupaban estos astros hace 12.500 años. Y por otro lado este dato que se da en cuanto al peso del zodiaco redondo, 60 toneladas tal vez sea excesivo:

El llamado Zodiaco de Dendera es un conocido bajo-relieve del antiguo Egipto en el techo de la pronaos (o pórtico) de una cámara dedicada a Osiris en el templo de Hathor de Dendera, en Egipto. Está expuesto en el Museo del Louvre de Paris y Mide 253 por 255 cm. Con un grosor de un metro y 60 toneladas de peso. Contiene imágenes que parecen corresponder a las constelaciones de Tauro y Libra.

 

Veamos también esta información cortesía de:

https://jorgepalazon.wordpress.com/tag/zodiaco-de-dendera/

 

El Zodíaco de Dendera  revela un patrón de la experiencia de la humanidad hace 26.000 años. Dendera demuestra el conocimiento iniciado del ciclo completo de 26.000 años del calendario astronómico (precesión), incluyendo la hora del punto de comienzo o la hora cero del ciclo completo. Tal precisión no es posible, sin el conocimiento de la dirección hacia el centro galáctico y la alineación precesional con el centro. El calendario maya, también consta de un ciclo de 26.000 años. El zodiaco muestra el marco general de todas las Edades del Mundo, con especial referencia a la época actual, y los dos siglos venideros, y codifica secretos de un antiguo culto de biología sagrada, trayendo un mensaje profético para la Era de la biotecnología, en la cual la humanidad aspira a superar a la naturaleza y manipular la vida. Poder descodificar toda su simbología y significado, nos puede enseñar cómo vivir en el presente con más sabiduría.

Si extraemos la parte del zodiaco correspondiente al eje E (el 5º eje), y establecemos una línea que va desde la espiga (la estrella en la mano de la virgen (virgo) pasando por la pata del chacal, hasta llegar al altar con cabeza de carnero, se refleja el tiempo de precesión (diseño interno) y los procesos biológicos en el marco del ciclo lunar (diseño externo). La línea atraviesa la Constelación de Piscis (los peces), mostrando la alineación del equinoccio de primavera al final del Kalpa (nombre que recibe el ciclo de 26.000 años).

Un ángulo recto desde la pata del chacal del eje E, apunta exactamente al arquero (Sagitario), y la ubicación del centro de la galaxia cerca de la punta de la flecha del arquero.

Esto demuestra que no es casualidad, que no es coincidencia y que existe un conocimiento increíble del universo, ya que sabían de la existencia de 13 constelaciones (la 13ª es conocida como Ofiuco), y que el punto exterior es el centro de la galaxia, ubicada en la punta de la flecha del arquero. Los calendarios maya, azteca e hindú, también sabían de este calendario y su ciclo de 26.000 años, siendo el de Dendera el zodiaco del que nacieron los demás.

¿Cómo podían saber que el centro de nuestra galaxia, se encontraba entre las Constelaciones de Sagitario y Escorpio, y que en esa zona se encontraba la 13ª constelación llamada Ofiuco? El zodiaco de Dendera esconde enormes secretos, que están esperando ser desvelados.

Tal precisión no es posible sin el conocimiento de la dirección hacia el centro galáctico y la alineación precesional con el centro, o fase de bloqueo, llegando en 2216 CE. 

El Zodíaco de Dendera registra la fecha calendárica más antigua conocida, 4.241 antes de Cristo. Sólo en esa cuenta, este artefacto es único en el mundo, pero también presenta varias características notables que no se encuentran en ninguna otra reliquia antigua.

Muestra el marco general de todas las Edades del Mundo, con especial referencia a la época en la que estamos viviendo ahora, y los dos siglos venideros. Los estudios basados en el apoyo de ese marco apoyan la correlación de los calendarios hindúes, egipcios, mayas y el calendario azteca, de una manera inteligible, para poder descomponer en factores la sincronización cósmica hasta la era inmediata. 

Louis Charles Antoine Desaix, también miembro de la expedición, decidió enviar el relieve a Francia y así, en1820, el distribuidor de antigüedades Sébastien-Louis Saulnier encargó a Jean Baptiste Leloraine, un maestro albañil, extraer el zodiaco circular usando herramientas especialmente diseñadas para esa labor.

La pieza finalmente llegó en 1821 a París y al año siguiente fue instalada por Luis XVIII en la Biblioteca Real.

En 1964, se trasladó de la Biblioteca nacional al Museo del Louvre.

Albert Slosman, Doctor en Matemáticas y en Informática y colaborador para la NASA en los proyectos espaciales del Pioneer sobre Júpiter y Saturno, indicó que todos los fundamentos de la Astronomía del antiguo Egipto partían de Dendera. Sir Norman Lockyer, el famoso astrónomo estudioso de los monumentos de Stonehenge sostenía que Dendera es mucho más antiguo y que se había construido en alineación con Sirio.

Aquí quiero reseñar que no estoy de acuerdo en que Los calendarios maya, azteca e hindú, hayan nacido del de Dendera. Pues estos últimos pertenecen a distintos asentamientos de la misma especie humana que se asentaron en distintos lugares del mundo y estaban construyendo al mismo tiempo. Y el egipcio es “solo” un asentamiento más. Por lo tanto hay una correlación entre ellos como no puede ser de otra manera, ya que todos utilizaban la misma tecnología y pertenecen a la misma especie.

En cuanto a los datos que se aportan parecen bastante convincentes, aunque quizá deberían ser objeto de análisis por parte de expertos ya que podría ser una apreciación subjetiva. Y además el zodiaco de Dendera no se ha logrado descifrar. Lo que deja claro que los verdaderos constructores poseían un conocimiento astronómico que nosotros no tenemos.