El Santísimo Nombre de Jesús,

como dice San Bernardo,

es luz, alimento y medicina;

luz que a nuestras almas ilumina

con sólo pronunciarlo,

alimento que da vida,

medicina de tristezas curativa.

Jesús que significa Salvador.

¡Dóblense nuestras rodillas

al oír su Nombre,

que Él es Dios que se hizo hombre,

que Él a la tierra vino

para llevarnos Consigo!

Cuando se apague nuestra esperanza,

cuando de amor tengamos hambre,

cuando la enfermedad nos alarme,

su Nombre con fe invoquemos,

que en Él seguro hallaremos

luz, alimento y medicina

que nos salvan de la ruina.