VIENE DE UN CAPÍTULO PREVIO.

 

Se ha dicho que la Atlántida podía estar en el océano Atlántico y que se hundió. Pero no hay pruebas geológicas de semejante cataclismo de todo un continente en el océano atlántico, tratándose de un suceso tan reciente en términos geológicos. Esto solo ha contribuido a desviar la atención, ya que la Atlántida no se hundió; sino que se inundó el valle en el que estaba. También habría que tener en cuenta que los contornos de los continentes de América del sur y África no encajarían si como se dice habían tenido otro continente en medio.

El investigador Charles Berlitz, en su libro "Misterios de los mundos olvidados", escribe textualmente lo siguiente: 

Una gran parte del fondo del Mediterráneo está compuesto de escarpaduras, despeñaderos y valles, dando la impresión de que no se trata del fondo de un mar, sino de tierra inundada.

En 1958 Marc Valentín descubrió en el fondo de las aguas marroquíes mediterráneas unas enormes murallas de ocho metros de largo y seis de alto a una profundidad de catorce metros compuestas de bloques. El tipo de construcción de estas murallas, rodeadas de piedras más pequeñas presenta un asombroso parecido con los prehistóricos y ciclópeos trabajos de piedra descubiertos en la costa del Atlántico y en las islas mediterráneas que aún están por encima de la superficie de las aguas."

Como hemos visto más arriba, está aceptado por la arqueología oficial que en el mar Mediterráneo hay sumergidas 200 ciudades y en el mar Negro hay otras 200. (Personalmente pienso que no son ciudades, sino “templos”). Como lo atestiguan las construcciones halladas bajo las aguas del Mediterráneo que pertenecen a Heraklion la ciudad sumergida frente a Alejandría que nos dan una idea bastante clara de lo que hay más abajo, a pesar que la egiptología se apresure a decir que esta ciudad de hundió y no hable de las otras 400 que están sumergidas.

Con estos datos vamos a ver: Lo que está muy claro es que esos templos se construyeron cuando no había agua. Y por tanto el mar Mediterráneo y el mar Negro eran unos valles.

¡Nada menos que unos cuatrocientos templos! Que se construyesen cuando no había agua. Estamos hablando de dos gigantescos, fértiles y paradisiacos valles por debajo del nivel del océano atlántico. En el que tanto el Nilo, como otros 120 ríos que desembocan en el Mediterráneo y mar Negro, debieron formar islas y enormes mares de agua dulce.

El investigador, Louis Charpentier, en su obra "Los gigantes y su origen", nos ofrece aún más datos para la reflexión: "Hace algunos años, un ingeniero italiano hizo el proyecto de una presa destinada a cerrar el estrecho de Gibraltar. La utilización de esa presa estaba fundada en los siguientes cálculos: la evaporación de las aguas sobre toda la superficie del Mediterráneo es tal, que las aportaciones hidráulicas de los 120 ríos que desembocan en él, tanto los procedentes de Europa y del Mar Negro como los de África, son insuficientes para compensar dicha evaporación. (De esto puedo dar fe pues en los ferris que van de Tánger (Marruecos) a Algeciras (España) se puede ver en el recorrido como se juntan las aguas del Océano Atlántico y las del Mar Mediterráneo). Y Lógicamente no salen las aguas del Mediterráneo; sino que entran las del Océano Atlántico.

De ello se deduce que, si el nivel del Mediterráneo se mantiene constante, ello se debe a la aportación de las aguas del Atlántico que se vierten por el único paso que existe entre ambos mares, es decir, el estrecho de Gibraltar el Atlántico envía al Mediterráneo más agua de la que recibe".

Por tanto el nivel del mar Mediterráneo estaba mucho más abajo antes de la gran inundación. La pregunta es ¿Cuánto? No es difícil contestar esa pregunta: El estrecho de Gibraltar tiene una profundidad de 248 m., pero en algunos sitios ¡tiene 900 m. de profundidad! Y también se podría tener en cuenta la profundidad a la que están los supuestos templos sumergidos.

Como sabemos el rio Nilo desemboca en el Mediterráneo, pero entonces no desembocaba en el delta del Nilo, sino que bajaba por ese maravilloso y frondoso valle que entonces era el Mediterráneo y era conocido como el rio Stix.

¿Podrían los “templos” Egipcios que hay a lo largo del Nilo continuar también por el fondo del mar Mediterráneo siguiendo el curso del rio Nilo, cuando este era un Valle?

Como hemos visto en los datos y citas las construcciones halladas bajo las aguas del Mediterráneo pertenecen a Heraklion la ciudad sumergida frente a Alejandría, en el delta del Nilo, que nos dan una idea bastante clara de lo que hay más abajo, y que son de un estilo tan egipcio como los “templos” y pirámides que hay a lo largo del rio Nilo.

Está claro que ambos pertenecen al mismo asentamiento (podemos decir) y por tanto teniendo en cuenta la tecnología empleada, ambos se construyeron al mismo tiempo y también se aborto la construcción en todos ellos al mismo tiempo.

¡Pero vamos a ver! ¿Cómo es posible que buena parte de ese asentamiento este en el fondo de un mar, y la otra parte en un desierto?

Teniendo en cuenta la clase de civilización que construyo eso, si se hubiese tratado de un cataclismo natural. Esa civilización que tal vez esté un millón de años por delante de nosotros, sabría perfectamente con miles de años de antelación que ese cataclismo natural se iba a producir. Luego ese cataclismo no fue natural ni estaba previsto. Ya que entonces no hubiesen construido donde lo hicieron.

Ahora veamos: ¿Qué pudo pasar y cómo esos maravillosos valles se convirtieron en un mar?

Solo hay que ver un mapa y fijarse en el estrecho de Gibraltar. Es sabido y aceptado que hace unos doce mil años el nivel de los océanos subió unos 120 metros (según los datos oficiales). Es más que probable que el agua del Océano entrase por el estrecho de Gibraltar Inundando ese valle y el del Mar Negro.