La historia viene de largo y lo que al principio parecía falta de formación u obediencia mal entendida se ha transformado en mala fe por parte del Reverendo Salvador Gras Barutí, párroco de Malgrat de Mar y de Sant Genís de Palafolls y Santa María de Palafolls.

No entraremos en el echo que, vista en tejanos, no haya reclinatorios en la iglesia (tampoco hacen falta) o lo único importante parezca que sea darse la paz durante 2 horas… ni siquiera en que firmara para el referéndum de marras. Todo eso si me permiten, es accesorio.

A temporadas residimos en Palafolls y tenemos una familia amiga que reside en Malgrat.

En una fecha anterior al día de San Nicolas, patrón de la localidad, del año 2020 me negó la comunión y lo peor se la negó a un niño de 10 años hijo de la familia antes mencionada. Se me negó por arrodillarme y tomarla en la boca como la han tomado durante siglos nuestros ancestros. Eso sí, no se les negó a esos que cogen a Cristo con la mano y comulgan casi en la puerta de casa. No me enfade, entendí al pobre hombre… igual que cerró cuando se lo dijeron, hace lo que desde el obispado le han mandado.

A los días, estando paseando por el pueblo nos enteramos del oficio de la fiesta mayor. Acudimos a el sin pensarlo y nos encontramos que oficiaba el Señor Obispo de Gerona. A la hora de la comunión esperamos pacientemente a ser los últimos, no sea que el Cuerpo de Cristo infecte a alguien (nótese la ironía), y fuimos a comulgar como siempre hemos hecho de manos del Obispo. Y sin ningún problema mas que una mala mirada del párroco.

Olvidamos el tema y nunca mas volvimos a Malgrat a la celebración de la Santa Misa puesto que en Tordera hemos sido aceptados por el Reverendo Salvador Juanola que no tiene ningún problema con la feligresía devota y tradicional.

Por cuestiones de logística familiar, acudimos a la celebración de la Epifanía del Señor en la víspera del día 5 en Malgrat de Mar. La verdad es que primero pensé en no ir a comulgar para ahorrarme un problema, pero luego recordé al Obispo de Gerona dándome la comunión como siempre se dio enfrente al mismo párroco algo mas de un año antes, incluso al Cardenal Omella hace pocos días en San Jorge de Barcelona… si ya estaba abolida la “prohibición” si es que puede prohibirse hacer las cosas como Dios manda… ¿Por qué no voy a poder ir a recibir el Cuerpo de Cristo si no estoy en pecado mortal?

Por segunda vez el señor con tejanos que ejerce de párroco me negó la comunión por que el conoce algún pecado mortal mío que yo desconozco o literalmente por que le da la gana, puesto que esas supuestas prohibiciones han sido levantadas.

¿Se imagina alguien el escandalo que seria si un cura decente negara la comunión a todos los que van a tomarla con la misma mano que se hurgan la nariz?

No hablemos ya de todos los que jamás se confiesan, de los divorciados arrejuntados o de los novios que llevan prometidos 5 años y no se han casado, aunque hacen “uso del matrimonio” y comulgan cada domingo…

Menudo escandalo… pero negar la comunión a feligreses decentes no escandaliza a nadie.

No pasa nada… en el infierno hay una parcela con el nombre de cada sacerdote como el de Malgrat de Mar.

Como San Sebastián no renunciaremos a nuestra Fe.

Victoria o Martirio