Es sobradamente conocido que en los años treinta, los inventores del denominado "nodo informativo" (noticiarios cortos de menos de 10 minutos , al estilo de los que se ven en el film de Orson Welles "Ciudadano Kane") fueron las productoras audiovisuales norteamericanas (Paramount, Fox,). También la Pathe francesa.
 

Asimismo tuvieron mucho éxito las íntimas alocuciones radiofónicas de Franklin Roosevelt ("charlas junto a la chimenea") realizadas durante la Gran Depresión para lograr atenuar sus efectos.

Pero fue la labor propagandística del Nacionalsocialismo, gobernada por el  mago Dr. Goebbels, (aunque los alemanes habían inventado también la TV mecánica, en aquella época no se supo utilizar como propaganda) la que dio los mejores frutos. En esa misma época el NODO de los años del franquismo, representó un magnífico ejemplo de propaganda. Cómo no existía otra oferta de comunicación, el éxito de la información ofrecida estaba garantizado.

El Gobierno de Sánchez, mediante su gurú comunicativo, Sr. Iván Redondo y con la inestimables ayudas de RTVE y las cadenas privadas (casi todas afines), parece que incluso puede superar a todos sus antecesores.

Las intervenciones del Sr. Presidente, excesivamente largas (unos 60') preparadas, ensayadas y parece que (a pesar del rótulo DIRECTO,) grabadas íntegramente. Como entran siempre de sopetón, sin previo aviso y con un plano fijo. Da la impresión que acaban de terminar" la puesta en escena", la grabación más correcta. Entonces se aparece el Presidente ,súbitamente.Como un mensajero recién caído del cielo.

Al menos, hace 50 años, el Sr. David Cubedo avisaba de la presencia del caudillo y entonces aparecía la grabación realizado en el palacio de El Pardo.

Desde mi punto de vista estás representaciones pierden efectividad, ya que :

1.- Todo" busto parlante" que dure mas de 15 minutos produce la desconexión automática de la audiencia.

2.- Aunque trate de disimularse, se nota demasiado la elaboración (autocue) y grabación del discurso propagandístico. El Sr. presidente es muy mal actor y no puede improvisar.Tiene que aprenderse antes muy bien el papel. Alarga excesivamente sus argumentos y por tanto reitera los mensajes. El televidente entra a los pocos minutos, en un irremediable estado de sopor. Especialmente en las comparecencias después de comer.

3.- Lo de las preguntas filtradas, previas, por el "gatekeeper "de Presidencia, presupone asimismo un conocimiento anterior de las mismas. Lo que con el juego "plano y contraplano" de los dos únicos protagonistas del espectáculo, pone más en evidencia la farsa del DIRECTO grabado.

Si se sale en TV de esta forma tan chapucera, mejor no comparecer. Si se quiere tener éxito,debe realizarse con todas las consecuencias. A pecho descubierto. Con sometimiento a las preguntas DIRECTAS de TODA la prensa y en directo total.

De la actuación y las reiteradas comparecencias de los componentes del equipo de expertos del coronavirus, mejor no hablar. Da vergüenza ajena.