Como bien dice nuestro colaborador Jesús Muñoz en su tuit, 

"Todo mi apoyo a mi gran camarada Elisa, que demuestra día a día su valor, compromiso y preparación Y todo mi desprecio a aquellos miserables, liberales o marxistas, que pretenden usar el término Falange o Falangista para insultar, sea a la familia García Grandes o a quien sea"
 
 

Era inevitable que algún día se supiera y ella mismo lo tenía asumido, pero claro, lo que para ella y para nosotros los falangistas es un orgullo, para algunos es una noticia luctuosa. 

La "camarada Elisa" es una camarada excepcional y muy válida, que cada vez está tomando más protagonismo por su valía y no por esas cuotas feministas que en otros lugares se usan. Toma protagonismo, porque la "Camarada Elisa" es una gran camarada con una gran formación, pero, como suele ocurrir, ha saltado la liebre en el peor momento familiar a lo que y sin tener culpa de nada, la familia falangista le pedimos disculpas.

Seguiremos escuchando en la radio a Elisa García y si Dios quiere la leeremos en El Correo de España tarde o temprano, así que con el laconismo militar que nos caracteriza:"Gracias y disculpa camarada Elisa por meterte en este lío de luchar con nosotros por el Pan, la Patria, la Justicia y la Revolución".