En esta vida, tienes dos caminos, solo dos:

1º).- Si luchas con afán por conseguir una meta, te esfuerzas al límite, siempre tendrás la recompensa y llegarás a ser un GANADOR.

2º).- Si tienes en cuenta, las intrigas que te rodean y los malos consejos, entrarás en el desaliento, en la sumisión, en el abandono, …., y conseguirás ser un PERDEDOR

Tú, hijo mío, escoge, solo tú, pues es tu vida, tu futuro, desecha las malas consejeras que te rodean, no es su vida, es la TUYA, TU VIDA HIJO MÍO Y POR ELLA TE TIENES QUE DEJAR, SUDOR Y  HASTA TU SANGRE.

Ayer vi un magnífico reportaje de la vida de un deportista, que llegó al cenit, por su constancia, esfuerzo, sus ansias de luchar, su sacrificio, para llegar a ser grande, fuerte, respetado y admirado.

Según lo veía, me puse a llorar, porque pensaba en ti y deseaba con todas mis fuerzas, que ese siguieras siendo tú.

Sin duda, debes verlo y estudiar con atención, cada momento de su vida, sus apoyos, sus zancadillas, su sacrificio, pero la perseverancia, el esfuerzo y el sacrificio, en lo que quería conseguir, le hicieron GRANDE.

HISTORIA DE UN VENCEDOR:

El reportaje  y documental de Francesco Totti, es el ejemplo a seguir por un deportista, que quiere conseguir en su deporte,  llegar a cumplir sus ilusiones, sus metas, llegar a la cúspide.

Se me ocurren decenas de palabras, con las que un deportista debe contar, para llegar a lo más alto:

afán, alma, ánimo, arrojo, brío, coraje, decisión, denuedo, deseo, empuje, energía, entusiasmo, espíritu, fuerza, humor, ímpetu, impulso, intención, resolución, resuello, talante, tesón, valor, vigor, voluntad, …

  

Manu, hijo mío, lo importante en este mundo, es seguir el regalo y privilegio que Dios te ha dado. Todos, desde pequeños tenemos un “Don” y en ese regalo, tenemos que esforzarnos al límite, para conseguir la corona de laurel, la corona de olivo, …, llegar al Olimpo de los dioses.

FRANCESCO TOTTI: HISTORIA DE UN GANADOR NATO

TODA UNA VIDA DE ESFUERZO, DE LUCHA, PARA CONSEGUIR SER ADMIRADO, RESPETADO Y TRIUNFADOR

Manu; este bello documental de Totti, te vendrá bien verlo y luego estudiarlo, aprenderás mucho. Yo he pensado que era muy parejo a ti, por los problemas a que tuvo que enfrentarse, por una brutal lesión, tan grave que la mayoría de los deportistas, dejaron de hacer deporte, él no, porque su constancia, le llevó a ser el mejor.

¡MAGNÍFICO DOCUMENTAL!

 (LINK: Poner en YOU TUBE” y dar, ver….)

“ME LLAMO FRANCESCO TOTTI”

https://ver.movistarplus.es/ficha/me-llamo-francesco-totti/1846742?id=1846742&id_perfil=OTT&suscripcion=PS-APERTURALI,PS-APERTURAPC,PS-CVODPCFREE,PS-FUSBASLI,PS-FUSBASPC,PS-FUSX0LI,PS-FUSX0PC,PS-SELEPLI,PS-SELEPPC,PS-YOPLAYPC&ui=SERIES&demarcation=19

Desde pequeño, ya despuntaba maneras y vio que esa y no otra, era su línea a seguir. Toda su familia le apoyó, padres, hermano, abuelos, tíos, primos, amigos, …todos.

Tú hijo mío, eres mi familia, ni yo tengo más familia que tú, ni tú tienes familia que no sea tu padre. Nuestra familia, solo la componemos dos miembros, éramos fuertes, pues nuestro interés era el mismo, conseguir que llegaras a batir todos los records, para estar en la élite del atletismo y luego llegar a entrenador, de este bello e individual deporte.

Envié datos, fotografías, características, sobre ti a una importante Agencia de Modelos. Tenías 15 años y un futuro prometedor al lado de tu padre. Te escogieron y nos marcaron una visita para matizar y empezar lo antes posible, pero tú rechazaste, ser modelo de pasarela. Fuiste escogido, por tu cuerpo perfecto y atlético, por tu belleza, por tu altura, por tu preciosa cara, …., pero no quisiste, aportando un argumento, claro y contundente:

“Papá, si me dedico a modelo, no puedo hacer atletismo, que es lo que yo quiero”

Y ante esa lógica actitud, yo te dije: “Estoy de acuerdo, centrémonos exclusivamente en el atletismo”

Totti, tuvo un apoyo siempre, en la sombra, siempre estaba a su lado en los momentos peores, tú también, siempre tu padre, estaba ayudándote, protegiéndote y aconsejándote y en primera fila.

Totti, tenía un líder, un referente, un ídolo, se llamaba Giuseppe GIANINI, el capitán de la Roma. Tú ídolo, tu referente, siempre ha sido Usain BOLT, tanto era así, que siempre has tenido dos pares de zapatillas, con su marca. Poco me importaba a mí el precio. Eran las mejores y tú las tenias que tener.

Totti, fue ascendiendo, hasta que llegó a su equipo de toda la vida, como romano que era, “LA ROMA”. Tuvo que sufrir a entrenadores, que a pesar de su calidad, le sacaban al final de los partidos, faltando 5 o 15 minutos, a veces calentaba y ni eso. Él no entendía nada, pero obedecía. No se rebelaba, aún sabiendo la injusticia. ¿Cómo podría demostrar su valía, en tampoco tiempo? Pero, lo hizo.

Sin embargo Totti, aguantaba resignado, esas decisiones que no entendía, mientras en las gradas, los “Tifosis” le aclamaban, gritaban:  ¡Totti, Totti, Totti,..! Pero él aguantaba y pensaba: ¿Cómo pueden hacerme esto?

Y llegó lo peor, lo inconcebible, para un deportista en el cenit, una brutal patada dada por detrás, por un jugador contrario, le rompió el nervio y al romperle el nervio el tobillo giró y se le rompieron los ligamentos, más fractura del peroné. Una lesión muy complicada, por la que muchos jugadores, cuelgan las botas. Sin embargo, Totti, sabiendo que era grave, tenía una meta y es poder llegar a disputar el Campeonato Mundial. Le hicieron un operación, complicada, le pusieron un clavo y empezó su lucha para superar, esa terrible lesión. Se esforzó al máximo, como un buen deportista debe hacer, sin tirar la toalla.

A ti hijo mío, te pasó lo mismo, una fuerte lesión, pero cuando ya la tenías curada, ya no estabas conmigo y en lugar de continuar, dejaste todo y lo tiraste por la borda.

Totti, Durante 3 meses, entrenó, duramente en su rehabilitación, empleaba 4 horas por la mañana y 4 horas por la tarde. Con dolores, pero sin quejas, siguió esos duros esfuerzos, para poder llegar y conseguir su meta. Y al final consiguió estar en el Mundial de Alemania 2006.

En ese mundial, fueron eliminando equipos, hasta llegar a la final contra Francia y en esa final: LA GANARON. ¡CAMPEONES DEL MUNDIAL 2006!

Totti, toda una leyenda. Se retiró del fútbol con 41 años y aún podía haber seguido jugando.

Totti, era como tú, un chico tímido, reservado, ………

Pero, Totti, contigo, tiene una diferencia abismal, pues mientras toda su familia le apoyaba y le ayudaba, para seguir adelante en su deporte, en lo que quería ser, en su futuro. Tú, has tenido a todos en contra, porque todos querían, que nunca llegaras a nada. Salvo tu padre,  hijo mío, que bien sabes, todo el inmenso esfuerzo que he hecho por tu futuro y por tu ilusión de ser alguien en esta vida.

No voy hablar aquí, de todos los sinsabores y luchas que he tenido contra todos, para salvarte a ti y a tus ideales. También lo hice con tu hermana, pero ella nunca me quiso y siempre me ha despreciado, siendo la mano larga de su madre. Pudo ser una chica normal, importante, no era buena en el atletismo, era del montón, porque nunca se lo tomó en serio, hasta que asesorada por su madre lo dejo. Su vida alejada de mi, tomó un rumbo siniestro. Se metió en pandillas raras. Con 14 años probó todo. Terminó siendo lesbiana y ahora, se ha convertido en un transexual, gracias a la madre, sin mi conocimiento y siendo menor de edad, SE CAMBIÓ DE SEXO, ahora, esa preciosa chica, femenina y guapísima, se llama Alex y tiene un vozarrón y unos andares viriles. Ahora, ha conseguido llegar a la NADA. Ya no es feliz, siempre amargada, siempre protestando, siempre lejos de ti, al lado de su novia.

Distinto era cuando estaba conmigo. Una chica feliz, juguetona y con buenos amigos, amigos normales. (Ver foto)

¡QUÉ DIOS SE APIADE DE ELLA Y LA AYUDE, EN  SU DIABÓLICA SINGLADURA!

 

Tú hijo mío, recordarás que desde los 4 años, os llevaba a montar a caballo y a los 6 años, os metí en un buen Club, para que tu hermana hiciera atletismo y tú fútbol Sala, aunque vi, que ese deporte no era lo tuyo y al cabo de 2 temporadas, te pase a atletismo, junto a tu hermana, en dónde por tu velocidad, los entrenadores, vieron que había madera, que se podía hacer mucho por tu carrera y yo siempre ahí, hablando con unos y otros, aconsejándote, que te quitaras el vicio de llevar los brazos colgando.

Vuestro deporte se paró de repente. Vuestra madre, se iba lejos con una nueva pareja. Todo un año. Luego un año en su domicilio habitual, seguimos con el deporte, pero cogió una nueva pareja y ya no se fue lejos, sino a 585 kms. de nuestra casa. Se fue a Málaga. Ya no solo no podías hacer deporte, sino tuvisteis todo un año sin ver a vuestro padre y cada vez que llamaba, 20 veces al día, me colgaban. Tampoco podía hablar con vosotros.

Volvió al año y yo seguí llevándoros  a deporte. Otro nuevo comienzo, otro reto. Los dos en atletismo. Te hicieron unas pruebas y el entrenador  se quedó entusiasmado con tus carreras. Necesitaba modificar algunos hábitos y empezaste a ser atleta, un atleta considerado, con 10 años. Yo, siempre te aconsejaba: “Tienes que hacer fuerza con los brazos, como si estuvieras apoyándolos en la tierra, son piernas también, debes levantarlos y acompasarlos con las piernas, no puedes llevarlos colgados, como si estuvieran sueltos a tu cuerpo”.

 Al final y después de años empezaste hacerme caso y la fortaleza de braceo, te ayudo a mover las piernas más rápido, fortalecer el cuerpo y acompasar los brazos, con las zancadas.

Desde entonces y antes tú, hijo mío, has sido todo mi afán, mi ilusión, mi orgullo. Todo para liberarte de tus mil tragedias sufridas y desprecios, por solicitar desde pequeño estar con su padre.

Lo que yo he luchado por tí, solo yo lo sé, tú también lo sabes, pero no quieres recordarlo, has quitado de un plumazo tu vida con tu padre. Lo quieres ignorar, pero está ahí.

Por ti, por tu protección, por tu apoyo, he tenido que soportar una Sentencia injusta, de “Violencia de género”, pero al menos, eso sirvió para salvarle el tobillo. No te quedaste cojo, gracias a su padre. Mereció la pena.

A Totti, le quería fichar el mejor equipo del mundo, “EL REAL MADRID”, pero él prefirió seguir con su equipo, que era “LA ROMA”, no cambió, ni por dinero ni por nada, siguió fiel a su equipo.

Tú, si has cambiado, has cambiado a tu salvador, a tu protector, a tu padre, ese que te hizo ganador, por no llegar a mas, llegar a la NADA.

Esa es la gran diferencia entre el Totti Triunfador y el Manuel Emilio Perdedor.

Tú, como madridista, has ido algunas veces conmigo al Estadio Bernabeu, quería hacer Socio del Club, más importante del mundo, pero ya es tarde

Mi lucha, tu lucha ha sido encarnizada, para algún día poder estar juntos. Me quitaron todos los derechos, porque no te regresé con la madre, ya que la temías y llorando me suplicaste, no volver con ella jamás. Por ello, me prohibieron verte y hasta llamarte por teléfono. Hemos sufrido lo que no está escrito, pero yo NUNCA tiré la toalla y luché por tí, como ningún padre o madre, sería capaz de hacerlo.

Te hicieron la vida imposible, te escupían, apenas te daban de comer, pero yo te llevaba comida todos los días a escondidas, te despreciaban. Te metieron en violencia de género, al cumplir 15 años, para destruirte. Como no pudieron contigo, pues seguías pidiendo auxilio para estar con tu padre, le dieron la Custodia a la Comunidad de Madrid, que se hizo cargo de tí. Te metieron en un Centro de Menores, junto con delincuentes, niños problemáticos, chicos drogadictos, … Hasta que un día un croata, te dio un pinchazo con una navaja en la mano y la promesa de que te rajaría la barriga. Atemorizado, me pediste escaparte conmigo. Te tuve encubierto 3 años, con visitas de la policía, en las que decía,  que yo no sabía nada de tí. Me jugué la cárcel, pero valió la pena.

Durante 4 años, has estado conmigo y como no podías ir a Colegio o Instituto alguno, porque estabas en “Busca y Captura”, te llevé a una Academia privada. Estudiaste con mi esfuerzo y constancia, pues siempre has sido un mal estudiante, pero gracias a tu padre conseguiste, recuperar 4 años perdidos. Sacaste el Título Graduado de la ESO. Al año siguiente, estudiaste Ciclo a Grado Superior. Aprobaste el primer examen, el otro lo suspendiste, porque no lo quisiste  estudiarlo, en contra mía.

Mientras tanto, te llevaba a todas las competiciones y Carreras Populares. Te hice atleta de un buen Club de atletismo. Ibas todos los días a entrenar, los sábados y domingos competías en las pistas cubiertas Gallur o en Vallehermoso, ganabas carreras. Insistía e insistía, que debía sacrificarte y así lo hacías. Te obligaba a rebajar cronos, ya tenías 4 cronos de velocidad, como marcas mínimas de la Comunidad de Madrid. En 600 m. lisos, quedaste 3º (Medalla de Bronce de Madrid). Ese era el camino. Tu especialidad 200 m. lisos. En una carrera de 60 m. lisos en Gallur, cuando ibas el primero te “rompiste”, pero seguiste inconscientemente en terminarla, se agravó más la lesión.

Total: “Rotura del Recto Anterior, del Cuádriceps Femoral derecho”.

Tres meses con rehabilitaciones, con un excelente Fisioterapeuta. Te recuperó. Empezaste los entrenamientos suaves, ya estabas nuevamente preparado para competir. Tenías una carrera de 400 metros, en Gallur, ese domingo, pero faltando 2 días, hiciste un entrenamiento fuerte, ya estabas bien, pero notaste un chasquido. Otra vez lesionado y reproducida la misma lesión.

Traumatólogo del Hospital Madrid. Pésimo traumatólogo que nos hizo perder 3 meses. Exigí un Traumatólogo deportivo y al fin, dimos con el adecuado. Resonancias, radiografías, … todo tipo de pruebas, visitas. Nuevamente rehabilitación con Juan Carlos

 Al fin, dado de alta el 23-09-2021. Tenías que ponerte en manos de tu sabio entrenador, pero ya no quisiste, ya no lo hiciste, te habían cambiado el chip, porque…..

“Ya no estabas conmigo, me  abandonaste el 27-06-2021”

No aprendiste nada, te fuiste con tu madre y hermana y así “RECORDAR VIEJOS TIEMPOS”, preparado para sufrir nuevamente las experiencias de toda su vida. Dejaste el atletismo, dejaste tu carrera, en la que yo siempre creí y te llevé por buen camino. Tenías asegurado que en dos años, serías Campeón de Madrid en 200 m. lisos. Con esfuerzo, con mis consejos, con mi ayuda, con mi ilusión, pero … tu “nueva familia”, te ha aconsejado, para que no desarrolles tu fantástica carrera, por la que su padre luchó.

Hijo  mío, eras, un crack de atletismo. Yo hice atletismo en mis años jóvenes, pero nada que ver con la sobresaliente aptitud y poderío de tus piernas.

Al fin, con mi apoyo, trabajo y consejos, consideraba,  que tú vencerías y serías importante, muy importante, en el deporte que querías y amabas. Admirado, estimado y temido en las pistas.

https://www.flickr.com/photos/atletismomoralzarzal/38783030052/in/album-72157688002428462/

 Pero con 19 años, ya no eres libre, eres un títere en malas manos. Ya has vuelto a recordar los funestos años pasados. Ya no quieres ser nada en la vida. Solo quieres ser uno más. Sin futuro, sin ilusión sin metas.

Con mi ayuda  y tu portento, podías haber conseguido LA GLORIA, pero todo lo echaste a la basura.

Ya solo le queda el recuerdo de esas medallas, trofeos y copas ganadas, más de 60, pero ninguna más podrá exponer en su estantería.

Ya solo puedes presumir, de que eres un crack con el “Cubo de Rubik”. Todo el día en un rincón, con el móvil, mandando mensajitos a tu amigo Diego, ya eres uno más, uno más de los PERDEDORES.

Mi querido hijo, no quiero que vuelvas con tu padre, pues tú no lo deseas. No quiero, que hables conmigo, pues tú no lo deseas. No quiero que un solo día comamos juntos y podamos hablar, como padre e hijo, como amigos, pero tampoco lo deseas. Tampoco deseas ver más a tu padre. ALGO MUY GORDO TE HA PASADO, ALGO MUY TREMENDO TE HAN HECHO.

Tan solo quiero, que veas ese extraordinario video de un TRIUNFADOR, que recapacites y que vuelvas a retomar tu deporte. Ahora estás a tiempo. Estás a tiempo de todo.

Será muy triste, que cuando tengas 40 años, recuerdes y pienses: “Podría haber llegado a triunfar en atletismo, ya sería entrenador de  atletismo, ya podría tener FUTURO, pero no hice caso a los consejos desinteresados de mi padre y he conseguido al final, lo que mis enemigos han querido: “NO SER NADIE”

Espero que Totti, con este bello documental te ayude, en tus decisiones, en tu vida, en tu futuro, pues a mí, a tu padre, le has negado: “El Pan y la Sal”

¡QUE DIOS, TE AYUDE, PORQUE NADA QUIERES DE TU PADRE!

 

¡AMÉN!