A los noventa años has llegado

con porte juvenil que al mundo entero

lo tiene tan pasmado que modelo

de elegancia y glamour te ha proclamado.

 

Spanish King por todos alabado,

tu trono, sin embargo, verdadero

lo tienes en tu hogar, que con denuedo

a lo largo del tiempo has sustentado.

 

Con hombría de bien te has consagrado

a ser esposo y padre y gran abuelo

dejándonos tus hechos por legado.

 

Llegas pues a lo alto del sendero

por nosotros amado y apreciado

como rey a quien tanto le debemos.