Como ser humano, con corazón, mente y alma, no creo en un animal racional o irracional, superior al LOBO.

Mucho tenemos que aprender de ellos y ellos poco de nosotros, pues nos encontramos en muchos escalones por debajo.

Los lobos, enseñan al ser humano muchas cosas y entre ellas están:

1º).- LA JERARQUÍA: El respeto al Jefe de la manada, al “Macho Alfa”, más importante y milenario que el Patriarca, entre la etnia gitana.

El macho Alfa, es respetado en sus decisiones, él dice cuando hay que cazar, por donde hay que hacerlo y como se lleva a cabo la cacería. Toda la manada actúa a sus órdenes, buscan la presa la rodean y la abaten.

El macho Alfa, se sienta en la mesa en el sitio privilegiado, los comensales esperan a que les llegue su turno y no antes de que él haya terminado. Hay para todos, pero él come el primero. Alguno, le amenaza, pero rugen y enseñan sus dientes y si ello no es suficiente, atacan al “machito” que se le enfrenta, confirmando su supremacía y potestad adquirida. El insensato que intenta destronarle, lo entiende, se echa al suelo boca arriba, mete el rabo entre las patas, sabiendo que al rendirse, el macho Alfa, no le ataca, porque ya ha demostrado quién es el jerarca.

El niño lobo de Sierra Morena, Marcos Rodríguez Pantoja - El Lado Bueno de las Cosas

2º).- LA MANADA: La manada es vital para conseguir unos miembros que luchan por el mismo objetivo y los cachorros crecen en ese ambiente y cuando se hacen mayores, no tienen otro remedio que independizarse, para crear su propia familia o el mayor, ante la vejez del macho Alfa intentar destronarle, pues ya no tiene la fortaleza que tuvo para dirigir a la manada.

3º).- LA PAREJA: El lobo es un animal fiel y su pareja es de por vida. La fidelidad es absoluta entre ellos. Y el macho Alfa y su pareja son líderes y respetados, dentro de la manada. Si uno de ellos está moribundo, por viejo o por haber sufrido heridas mortales, en una lucha, contra un oso o los disparos de un cazador, su pareja se queda a su lado lamiéndole, el resto de la manada se va, pero él o ella permanece fiel a su lado lamiéndole, como si le besara tiernamente y le diera el cobijo necesario hasta su muerte. Después de muerto, sigue a su lado, hasta que entiende, que ya no puede hacer nada por él. Se va y mira hacia atrás, lo mira desde su más profunda tristeza, quizás llore más que un ser humano, sin duda, pero a su manera.

Mientras esto ocurre en los lobos, el ser humano, salvo honrosas excepciones, cambia de pareja en vida y si es por muerte, vuelve a rehacer su vida, hasta caliente aún, el cuerpo de su pareja.

4º).- LA MATERNIDAD: El lobo, siempre tiene la misma meta en la vida y es la procreación, trayendo al mundo nuevas camadas que puedan supervivir, para que la especie, no muera, aún a sabiendas, que los peligros son muchos y variados, en particular el hombre, que siempre ha sido su enemigo acérrimo.

Mientras el ser humano está inmerso en un genocidio terrible, asesinando las madres a sus propios hijos dentro de su seno, con ayuda de unos médicos, que estudiaron y obtuvieron el título, como salvadores de vidas, mientras los gobiernos aprueban y aprueban Leyes, más ignominiosas y criminales contra unas criaturas inocentes, llegando las endemoniadas feministas radicales a no solo ser ellas, quienes asesinen a ese ser vivo dentro de su cuerpo, cubiertas y encubiertas con una superioridad total, sin contar con la pareja que quiere tener ese hijo, pero no puede hacer nada por él, pues ellas mandan sobre su cuerpo y sobre la criatura, que no tiene derecho alguno de ser respetado, siendo ultrajado, asesinado, sacado a cachos con tenazas y él, que confiaba que estaba en un palacio bien guardado, comido y protegido, nada entiende, ni nada comprende, emitiendo una posible súplica, un socorro no oído, porque asesinar con Leyes aprobadas por endemoniados y diabólicos hijos de Satán, es UN DERECHO DE LA MUJER, sobre el nasciturus, abocado a morir asesinado DEMOCRÁTICAMENTE.

Incluso hay  unas femistalinnistas, que no solo se creen en ese derecho,  que la Ley les otorga, sino que algunas dicen que si no pueden abortar durante el embarazo, tienen el derecho, de nada más nacer su “hijo”, asesinarle con sus propias manos. Vista la situación de este endemoniado mundo, quizás llegue ese día, como ya llegó para los ancianos con la Eutanasia.

¿Alguien se imagina que una loba, hiciera esto? Cuando preserva a todos sus cachorros, ella sola, permanece amantando a todos y luchando para que ninguno se le escape y encuentre el peligro, cambiándolos de refugio, en refugio, para darles mayor seguridad, cuando perciben que han sido descubiertos. Incluso se encuentra en la tesitura, de cómo va de cacería y como los deja solos, en el caso de que la manada se hubiera disgregado.

Sin duda, el lobo, no tiene parangón, ni hay un ser superior a él, con la única excepción de su hembra, la LOBA.

La loba de las nieves

D. Félix Rodríguez de la Fuente, fue el mayor defensor del lobo, vivió en una manada y lo reivindico, surtiendo sensibilidades y pasiones, pero ese gran hombre, sin duda el mayor naturalista, divulgador, defensor de la naturaleza, de la flora y en particular de la fauna, defendió a ultranza al LOBO, su LOBO. Murió en un supuesto accidente de avioneta en Alaska, con infinidad de dudas sobre su “accidente”, que manos superiores, así lo determinan y eliminan aquel osado que intente meter sus manos y su voz, para descubrir tan vil asesinato.

El hombre y la tierra: Capítulo 55 - El lobo | RTVE Archivo

¡Vamos, como el caso de D. Alfonso de Borbón, en aquél “accidente”! Crimen que fue encubierto por la autoridades Gringas, encubriendo al asesino intelectual coronado por la desdicha del General Invicto. Muchas pruebas son evidentes. El sheriff del Condado, dijo que eso no era un accidente sino un asesinato y el tal sheriff desapareció de la “Faz de la Tierra”. Cuando el Juez del caso, dijo lo propio, fue relegado y se impuso un nuevo Juez, más proclive a la causa. ¿Por qué se tardó en auxiliarle, entre 30 y 50 minutos?

Los ganaderos de ovejas y cabras, se quejan de que pierden animales por las heridas de los lobos, que al verlas correr, atacan y matan, sin llegar a podérselas comer, pues tienen que poner las patas en polvorosa.

Y digo yo: ¿Por qué las Administraciones, no pagan en tiempo, forma y adecuadamente ese ganado muerto?

¿Por qué las Autoridades no proporcionan carne pagada a esas manadas, para satisfacer sus estómagos?

Desde la famosa “Fiebre de las Vacas Locas”, los cadáveres de reses, no solo no se les dejan en el campo, para que los buitres coman, sino que el ganadero, está obligado a pagar porque lo recojan para su incineración. Por eso, ya hay buitres, que también atacan a animales domésticos, ante la falta de comida.

¿No sería más positivo, que un veterinario sacara sangre al animal muerto y al demostrar que no tiene enfermedad alguna, que lo dejaran en el campo o bien lo trasladaran a los comederos habituales?

¡Vivimos en un mundo, regido por los más locos, los más mediocres y los mayores descerebrados, que jamás ha habido en época alguna!

Nat Geo-Viviendo con lobos 1de5