32467_whatsapp_image_2020-07-26_at_20.47.34

Conocí a don Federico Carlos Sainz de Robles en 1963, cuando era Director de la Hemeroteca Municipal de Madrid y yo un estudiante de último curso en la Escuela Oficial de Periodismo. Por normativa de la Escuela los alumnos de tercero teníamos que hacer una Tesina Fin de Carrera y yo, por consejo del profesor de literatura y periodismo, don Emiliano Aguado, propuse hacerla sobre "La Generación del 98 en busca de la fama y la gloria" ... y eso, naturalmente, me obligaba a encerrarme muchas horas con los periódicos y las revistas de aquellos años que los Unamunos y compañía aterrizaron en el mundo literario y periodístico. Trabajo que pude realizar, y que luego más tarde publiqué, gracias a don Federico, porque, y tal vez porque mi otro profesor don Enrique de Aguinaga me había recomendado más incluso de lo que yo me merecía, me abrió las puertas de la Hemeroteca y me guió por las varias y variadísimas publicaciones en las que comenzaron a escribir y publicaron sus primeros artículos y ensayos, Miguel de Unamuno, José Martínez Ruiz "Azorín", Pio Baroja, Ramiro de Maeztu, Antonio Machado, Valle Inclán y otros que sí brillaron también en esa época y luego se perdieron para la Historia.

También descubrí muy pronto que don Federico Carlos Sainz de Robles era quizás, o sin quizás, el hombre que más sabia de la Historia de Madrid y el que más había escrito desde la aparición con los árabes. Así que me encerré y robándole horas al sueño me leí las obras que ya por entonces tenía publicadas sobre la capital española:

·        Historia y estampas de la Villa de Madrid

·        Por qué es Madrid capital de España

·        Madrid: crónica y guía de una ciudad impar

·        Autobiografía de Madrid

·        Cuerpo y alma de Madrid

·        Los teatros de Madrid

·        Mis primeros recuerdos madrileños

·        Crónica y guía de la provincia de Madrid

·        Cielo y tierra de Madrid

·        La estrella de Madrid

 

¡Ah!, pero a mí la que me cautivó fue "Autobiografía de Madrid",  porque era la biografía de Madrid contada por la propia Madrid y nadie mejor que la propia ciudad podía conocer su historia, sus leyendas, sus miserias, sus virtudes, sus manolos y sus manolas, y sus motines... lo cual no me extrañó, ya que otro de los descubrimientos que me encontré hablando con don Federico fue que además de sus conocimientos de la capital de España era un verdadero estudioso de la obra de Benito Pérez Galdós. Tanto que nadie, antes o después de él, supo recuperar y darles vida a todos los personajes galdosianos de todas sus obras (más de 5.000).

Pero, por encima de todo don Federico Carlos Sainz de Robles me abrió sus brazos de la amistad y junto con su gran amigo y mi "profe" Enrique de Aguinaga, un día, cuando presenté mi Tesina sobre la Generación del 98 tuvieron el gesto de invitarme a comer para celebrarlo en el viejo "Lhardy" de la Carrera de San Jerónimo a cuatro pasos de la Puerta del Sol .

¡Dios, lo que esconde este "baúl de Mis Recuerdos".