Si usted cree que no es el culpable, ¿por qué va a atribuirse el delito innecesariamente? Y si es el autor, bien sabe que ha de responder ante la justicia. Pero aún le queda una tercera opción, o vía de escape: el no responder y salir por piernas. Si no le preguntan, no abra la boca; que por ella muere el pez. O sea, que tampoco pregunte por saber, que el tiempo se lo dirá: que no hay cosa más bonita, que saber sin preguntar. (Según la copla)

No adelante acontecimientos: excusatio non petita, accusatio manifesta. Bien sabe que según la ley de caballería, el que pregunta queda de cuadra. El miedo planea como un águila sobre las perdices sin que éstas a veces lo adviertan. El miedo también guarda la viña, y la zorra cuando se convence de que no logrará alcanzar las uvas, se dice al marchar despreocupada: no están maduras; para qué voy a molestarme (según la fábula de Esopo) La zorra es precavida y no quiere darse un mal rato. Se engaña a sí misma, si le conviene. Y si anda así: ¿Cómo no va a engañar a los demás? Al cuervo le levantó el queso en un periquete. Mejor dicho se lo bajó del árbol al suelo, al abrir el pico el cuervo para cantar, motivado por su orgullo sin reparar en la astucia de la zorra.

A la naturaleza -según los griegos-, le gusta ocultarse; como si lo que hiciera estuviera prohibido. Por si acaso, que nunca se sabe. Y eso es lo que usted -entre el miedo y la duda-, se plantea. Muchas cosas estaban prohibidas sin entender muy bien el porqué, ni quién las prohibió. Con otras ocurre todo lo contrario. Así el marxismo empieza prohibiéndolo todo y termina legalizando el robo y el asesinato a sus sicarios.

Todo lo que no sea el partido, es malo, y que en Rusia era Lenin, y lo justificaba con el dichoso partido. Su comportamiento era el de la zorra cayendo de improviso sobre el gallinero. Al gato también le gusta ocultarse y mejor en las partes altas, por seguridad, y para librarse de la zorra.

Desde 1917 el comunismo sigue con su ceguera voluntaria disimulando que asesinó a más de cien millones de personas. Omite hasta el terrorismo de ETA con 358 crímenes sin resolver, y continúa como siempre, prohibiendo (para que no lo prohíban a él), hasta el respirar quiere prohibir, especialmente a sus víctimas, que desprecia, para que cunda el pánico y nadie se rebele. Creando enemigos para asesinarles, y blanqueando sus delitos, en pro de un hipotético mundo feliz con el terror, el odio, y la división. Sus técnicas son tan viejas como las de la misma naturaleza.

Subyuga a las masas, que seduce y engaña. Promete toda la libertad. Señala a los culpables que acusa de todos los males. Ofrece el cielo y luego les impone el infierno con la dictadura del proletariado. Ahora como LGTBI. Antifascistas... El negocio está en la trampa. Entre los mayores criminales, asesinos y ladrones que con rienda suelta trabajan encantados para el partido, escalando el poder. El negocio nace de la división y la resta, al hacer la cuenta con trampa. Dividir en buenos y malos y restar los malos; los que no comulgan con ruedas de molino. Dividir a los españoles, es lo más fácil del mundo. A otra guerra civil. Matan por amor al arte que no al trabajo, con el libertinaje de los perversos y peores instintos; matan de hambre, miseria y dolor, pero dicen que le ponen mucho amor al condimento. Y es veneno. El amor está en todos los fregados, y no solo en la revolución destructora, si no en la vida corriente. El amor es lo más socorrido, pero nadie sabe en qué medida se administra; ni siquiera entiende bien lo que es, o si se trata de otra cosa con nombre distinto. Las armas las carga el diablo, y aquí está la primera. Se mata mucho por amor, con unas buenas sopas al señor; se mata a disgustos, por eso hay amores que matan. Y lo disimulan como la zorra. Sólo un amor es verdadero, absoluto que no se anda con remilgos y nunca falla: el amor de la muerte. Es el más común, de ahí el comunismo.

-¿Por qué le llamas amor si es puro sexo?

-¡Ah!, mire usted, es una forma de hablar.

El amor es una abstracción mental. Una obsesión. Y ¿el sexo?. Otra. Es un instinto casi animal, o pasión incontrolada que mueve el mundo. Entre los mil amores que existen, está el amor de Dios que es el más desconocido. Luego viene la madre del amor hermoso. Si usted tiene dudas filosóficas o teológicas, con los mandamientos de Moisés, no necesitará más decálogos. Y si está fuera de la fe, y gravita entre la naturaleza y la Nada, no se moleste por el más allá; con el más acá, ya le basta y le sobra.

El Todo es la Nada al mismo tiempo y a Dios -según San Juan, nunca nadie lo ha visto jamás. Pero cuando se ve las orejas al lobo... ¡Ay Dios mío! Menos mal que dice la Biblia que, nadie espere ver a Dios y seguir viviendo. O sea, que el dicho de pasar a mejor vida, es cierto. Para otros las cosas no están claras. Es cuestión de gustos. Según las últimas afirmaciones científicas, extra estelares, el vulnerable eje de la tierra está muy deteriorado y a punto de partirse. Son muchos años ahí, dando vueltas y más vueltas... sin saber muy bien para qué. Verás el golpe que se pega el globo terráqueo como se caiga de encima del armario. Ese niño travieso tiene que armarla. Eso no es un niño, sino un monstruo, y más malo que un dolor.

A lo mejor, o a lo peor, el Protocolo de Sabios de Sión andaba algo ebrio el día de autos, para ver así el eje. Ese deteriorado eje que equilibra la vida y la muerte sobre el planeta, y con el que vamos resistiendo, puede traer consecuencias apocalípticas irreversibles.

Es un pulso entre el todo y la nada, fatigado, de tanto susto, emociones, miedos, necesidades perentorias, sentimientos y apetitos concupiscentes. A un miembro del Protocolo que era tuerto, se le cayó el globo del ojo bueno y ya no vio más. A nadie cayó por sorpresa.