La Fundación Edad&Vida destaca el papel fundamental de los abuelos, como uno de los pilares de nuestra sociedad. Así lo refleja la encuesta que ha realizado la fundación, ya que “el 27% de los abuelos afirma que se encarga del cuidado de sus nietos más de diez horas a la semana. Además, el 16% manifiesta una dedicación semanal de entre cinco y diez horas”.  
 
Los abuelos son una pieza clave en la conciliación familiar todo el año y especialmente en época de vacaciones, cuando los padres todavía tienen obligaciones laborables. Los expertos coinciden en que se trata de algo positivo para los mayores y los niños, siempre que no se sobrecargue a los abuelos, más allá de sus posibilidades.
 
Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), los beneficios de las relaciones intergeneracionales son muchos, ya que las personas mayores se sienten más útiles y esta actividad, además, les ayuda a combatir la soledad. Por otro lado, desde el punto de vista de los más pequeños también hay aspectos positivos ya que viven nuevas experiencias con sus abuelos, descubren tradiciones y juegos que desconocían, y se refuerza el vínculo afectivo. 
 
A pesar de ello, tal como explica Maria José Abraham, directora de la Fundación Edad&Vida: “Es fundamental tener en cuenta las necesidades de los abuelos, y sus condiciones físicas, así como posibles problemas de salud, para evitar situaciones en las que se sientan sobrepasados. Cuidar de los nietos debe ser siempre una actividad llevadera, no una obligación que los estrese o haga que descuiden la atención a si mismos”. 
 
En ocasiones, los cuidadores de los nietos son personas de edad avanzada, que en muchos casos tienen la responsabilidad del cuidado de otros familiares en situación de dependencia, además de cuidar de sus nietos durante gran parte del día. 
 
En opinión de Abraham, "no debemos olvidar que los abuelos suelen ser, además, un colectivo perceptor, o potencial perceptor de cuidados, lo que puede derivar en complicaciones en su bienestar, si no se toman las medidas adecuadas o sus responsabilidades de cuidado de menores son demasiado intensivas” .
 
Desde la Fundación Edad&Vida destacan que para dejar a los nietos con los abuelos es importante valorar primero las capacidades de estos, su estado anímico y físico, así como las necesidades de los menores que tendrán a su cargo. 
 
A pesar de que para muchos abuelos cuidar de los nietos y dedicarles su tiempo es una de sus máximas aspiraciones, también ha que tener presente que tienen derecho a disfrutar de su tiempo libre, a realizar viajes o actividades con otros mayores, por lo que el cuidado de los nietos no debe convertirse en una obligación influya negativamente en su calidad de vida.