Mons Schneider reflexiona sobre su visita a España, en la que analiza la pérdida del sentido sobrenatural en nuestra Patria y la desacralización de la sociedad y su consiguiente degradación moral.