De confirmarse la noticia del archivo, por parte del PSOE, del expediente abierto a la Alcaldesa Noelia Posse tras los nombramientos irregulares porque supuestamente habría cumplido la sanción prevista en sus propios estatutos, estaríamos ante un nuevo escándalo de la factoría PSOE de Móstoles. Esta decisión viene a ser una maniobra más de distracción de cara a la opinión pública para tapar este bochornoso caso que venimos arrastrando desde que se inició el mandato.

Tenemos que recordar, que las colocaciones irregulares se siguen sucediendo en
nuestro municipio.

Los escándalos sabidos de la colocación de la hermana de Noelia Posse, del ascenso
del tío, la colocación de la amiga, de un dentista a cargo del Instituto Municipal del
Suelo, la subida de sueldo del ex novio, de la sentencia contra el nombramiento del
Gerente de Urbanismo y la dimisión de toda la cúpula directiva, hay que añadir que
hace poco se ha intentado volver a colocar a un candidato pre seleccionado con una
plaza a su medida y que el Grupo Municipal de Vox pudo paralizar tras alertar de la
irregularidad que se estaba cometiendo.

El archivo del expediente disciplinario, va a permitir que se cronifiquen estas malas prácticas a la hora de la selección de personal. La impunidad con la que sale nuestra alcaldesa de esta situación es tan sólo de cara a su propio partido, ya que los vecinos de Móstoles sabrán apreciarlo y recordarlo a la hora de ir a las urnas.

La imagen de la ciudad, gracias a sus decisiones ha quedado manchada, y esto es un daño que difícilmente podremos revertir.

La situación en la que nos deja, hace muy difícil que podamos recuperar la credibilidad ante los vecinos y ante los inversores que ven un motivo más para no traer su capital a nuestra ciudad.

En cualquier caso, Noelia Posse pasará a la historia de la ciudad por ser la primera Alcaldesa reprobada y así lo seguiremos denunciando.

Nuestro Grupo Municipal, considera que la administración pública debe ser adelgazada de inmediato, el PSOE de Móstoles tiene empleadas a 21 personas de sus confianza y ha convertido al Ayuntamiento en su cortijo personal mediante la colocación de sus amigos.

Lo esperable en un político que se precie, y tras un escándalo de esta índole, hubiera sido dimitir tras reconocer que nunca se hubieran tenido que producir estos nombramientos. Pero la pandemia le ha servido Noelia Posse, para que su gestión quedara en un segundo plano.