Valencia, 15 de abril de 2021. La diputada del Grupo Parlamentario VOX Comunidad Valenciana, Miriam Turiel, ha presentado una Proposición No de Ley (PNL) en la que insta al Consell a defender la literatura valenciana medieval poniendo en valor su riqueza y a sus autores, así como la lengua valenciana después de que la Biblioteca Nacional de España haya organizado la exposición ‘La luz de la Edad Media en la literatura catalana’ donde se atribuyen autores y obras valencianas como catalanas, cuando no es cierto.

Asimismo, ha solicitado que se inste al Gobierno de España a que garantice el respeto a las señas de identidad propias del pueblo valenciano, historia, tradición y, en este caso particular, la lengua, de acuerdo con lo dispuesto en el marco de nuestra Constitución Española de 1978 y el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana.

Tal y como explica Turiel: “Es curioso el agravio que de forma continuada viene sufriendo nuestra Comunidad frente al leviatán expansionista que constituye el fenómeno catalanista, en el que la mayor parte de los autores citados no son catalanes sino de origen valenciano. Resulta tan impropio incluir a Joanot Martorell, natural de Gandía, precursor de ‘El Quijote’ con su novela de caballerías ‘Tirant lo Blanc’ como autor catalán, y más cuando el mismo declaró escribir ‘en vulgar lengua valenciana’ como a Jaume Roig o Jordi de Sant Jordi dentro de la literatura catalana”.

La diputada valenciana de VOX afirma que nuestra Constitución, en su artículo 46, establece que los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de España y de los pueblos que la integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad”.

Para Turiel, con esta desafortunada iniciativa, desde la institución, “el patrimonio histórico, cultural y artístico valenciano es expoliado y despojado una vez más al pueblo valenciano, de parte esencial de su historia e influencia en la literatura medieval, para ponerlo al servicio de la pretendida unidad lingüística catalana”.

Y ha añadido: “Se da por hecho el requerimiento de cierto conocimiento y rigurosidad e imparcialidad para dirigir solventemente una entidad tan relevante como es la Biblioteca Nacional. Unos conocimientos de los que, bien por ‘casualidad’ o bien por ‘causalidad’, se carece y así ha quedado evidenciado”.

Por último, la parlamentaria valenciana ha incidido en que “de poco sirven las disculpas por parte de la Biblioteca Nacional de España, cuando el daño ya está producido; nuestra historia y nuestra lengua nos han sido arrebatadas con la alevosa y abusiva prepotencia que caracteriza a los defensores de esa falsa realidad inexistente que son los países catalanes”.